Silencio en una readmisión relámpago

Ni el alcalde de Quiroga ni el gerente de Primaria ni la propia Consellería de Sanidade se pronuncian sobre la destitución durante horas de José Benito Pardo


24/04/2010 02:00 h

Mutismo total fue el que se generó después de que trascendiera públicamente que el director gerente de Atención Primaria, José Benito Pardo, estuvo cesado durante unas horas por un enfrentamiento con el alcalde de Quiroga, Julio Álvarez. Ninguno de los dos quiso ofrecer su versión sobre lo ocurrido. La Consellería de Sanidade, a través de su gabinete de comunicación, insistió en que no había existido tal cese y por tanto, no había nada que explicar. Lógicamente tampoco quiso entrar en si hubo presión por parte del equipo del propio Pardo, que presentó su dimisión en bloque, una vez que trascendió internamente el resultado de la acalorada discusión entre ambos.

La única persona que sí quiso aclarar su posición fue la médica de Quiroga, coordinadora del centro de salud y cuyo nombramiento fue el detonante de la discusión entre Pardo y Álvarez. Emilia García insistió que no tuvo diferencias en ningún momento con el alcalde de Quiroga, que no trabaja con él porque Álvarez solicitó la excedencia como enfermero del centro hace dos años. Según explicó, hace tiempo que no ve al alcalde porque ella ni siquiera vive en Quiroga. Eso sí, apuntó que la acaban de nombrar coordinadora del centro de salud. El nombramiento salió publicado en el DOG del pasado martes. Se presentó a la convocatoria pública , envió el currículo y la seleccionaron.

El origen del pulso entre gerente y alcalde parece ser que fue el nombramiento de esta médica frente al de otra persona, que aspiraba al mismo puesto.

La resolución de la convocatoria pública para la provisión de puestos de personal licenciado sanitario aparece publicado en el DOG del pasado martes, con la firma del gerente de Primaria. Quedaron desiertas dos plazas, una en Viveiro y otra en A Milagrosa.

«Sin interés informativo»

Julio Álvarez, el alcalde de Quiroga, cuando fue preguntado sobre su versión de los hechos, restó importancia a lo ocurrido. Se limitó a decir: «non teño nada que comentar», «É un asunto que carece de importancia e dimensión» y «Non pasa nada que non sea unha cuestión sin interés informativo».

José Benito Pardo también declinó hacer declaraciones sobre el incidente que lo mantuvo fuera del puesto unas horas.

Las desavenencias entre Álvarez y Pardo, que llevaron al primero a pedir su cabeza en bandeja al PP, fueron abordadas ayer en una sesión del Parlamento en la que trataron, entre otros asuntos, las listas de espera. El diputado socialista, Modesto Pose, felicitó al equipo directivo de Atención Primaria de Lugo «por manter a súa profesionalidade diante das presións do alcalde popular de Quiroga».

El PSOE censuró la actitud de la conselleira de Sanidade, Pilar Farjas por «non apoiar precisamente esta profesionalidade» y por cesar al gerente «que non cedeu ás presións do alcalde de Quiroga e logo readmitiuno ao recibir a dimisión en bloque do equipo directivo». La decisión que la Consellería de Sanidade quería mantener en el más absoluto de los secretos, el cese del gerente de Atención Primaria corrió de boca en boca en los numerosos actos sanitarios del pasado jueves.

El propio José Benito Pardo López-Abad cuando acudió a la lectura de textos de Florence Nightingale, en el salón de actos del Sergas había recibido la comunicación de su destitución y sabía que con él se marchaba su equipo. Cuando Pilar Farjas abandonó Lugo, después de asistir a las jornadas de enfermería, por la tarde, ya había contraorden y se daba por solucionado el conflicto.

Votación
3 votos