candilejas

Lotería de Navidad: Tras la lluvia de euros, tocó volver a trabajar

La vida ha cambiado muy poco para los nueve empleados de la sede coruñesa de la aseguradora AMA desde que el pasado sábado se hicieran con un pellizquito gracias al cuarto premio del sorteo de Navidad

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La vida ha cambiado muy poco para los nueve empleados de la sede coruñesa de la aseguradora AMA desde que el pasado sábado se hicieran con un pellizquito gracias al cuarto premio del sorteo de Navidad, el 85.045, que se repartió íntegramente entre los trabajadores de esta empresa. Por lo menos ayer en la delegación de A Coruña se respiraba normalidad, casi como un día cualquiera, si no fuera porque algún que otro cliente hacía referencia al premio. La mitad de la plantilla que acudió al centro de trabajo -la otra se encuentra de vacaciones- estaba centrada en cerrar el ejercicio, tanto es así que no hubo tiempo ni para la celebración.

Pero si había un trabajador que tenía prisa por volver hoy al tajo, ese era José Ramón. Se enteró el pasado sábado de que el número que jugaban estaba premiado, pero no las tenía todas consigo sobre dónde estaba el décimo. «Lo primero que hice fue comprobar si estaba el boleto en el cajón. Una vez que lo encontré, esperé a que abriera el banco para ingresarlo». Lo invertirá en una casa que está arreglando en Pontevedra, por eso dice que «como realmente no lo voy a disfrutar, casi no te enteras. El dinero ya estaba invertido. Si me tocaran 800.000 euros sería otra cosa, pero bueno, esto te arregla bastante, desde luego te quita un quebradero de cabeza», dice el afortunado.

Juan Manuel Trillo es otro de los cuatro que tuvo que volver a la realidad. Estaba viendo el sorteo cuando el número que sostenía en sus manos resultó agraciado con 20.000 euros por décimo. Él tenía uno. «Estaba en el salón, y subí corriendo a decírselo a mi mujer. No sabía cuánto, pero sabía que nos había tocado», explica. De momento, el dinero está en el banco, pero espera hacer un viaje cuando se acerque el verano. La mayoría de los empleados habían comprado un décimo y, aunque «no nos va a quitar de trabajar», hoy han vuelto con unos cuantos euros más en el bolsillo.

Más información

 

Los empleados de la aseguradora, a los que les tocó un pellizco, trabajaron ayer con normalidad. gustavo rivas