Lotería de Navidad: Las máquinas expendedoras llevan la suerte a más sitios aunque en pequeñas dosis

Ochenta décimos del Gordo se ha vendido por esta vía. También un décimo del quinto premio, vendido en Santiago

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

En este 2012 no han sido solo los propietarios de las administraciones los únicos que han repartido suerte en la Lotería de Navidad sino que, tanto en el caso del Gordo como en el de otros premios menores, han sido máquinas expendedoras situadas en distintos puntos de venta (como bares, quioscos o centros comerciales) las que han alegrado las fiestas a muchas personas. Del 76.058, número agraciado con el Gordo, se han repartido 80 décimos -32 millones de euros- a través de este sistema que todavía se utiliza muy poco y que aún despierta recelos entre los aficionados a la lotería.

Estas máquinas vendieron en los últimos meses décimos de venta por terminal, un formato muy similar al de los boletos de otros sorteos, como el de la Bonoloto. Su precio de venta es el mismo que el de los décimos tradicionales, 20 euros, y con ellos los compradores también pueden aspirar a los mismos premios.

Este sistema de venta, más frío que el tradicional, se puso en marcha en el 2010 aunque es en este sorteo de la Lotería de Navidad cuando el porcentaje de números disponibles para el Gordo es mayor. Así, a través de estas máquinas se pudieron comprar el 6,8% de los guarismos que giran en los bombos, uno de los cuales fue el Gordo. De esta circunstancia deriva el reparto tan grande que ha tenido el principal premio del sorteo. En general, cada máquina vendió un solo décimo, aunque en varias se vendieron varias fracciones seguidas del 76.058. Este es el caso de Benidorm, donde se han vendido seis décimos por este método, cinco de ellos en el mismo establecimiento.

Esta vía, aún denostada por muchos, ofrece a los compradores, junto a la opción de obtener el número de forma aleatoria, elegir, de entre los disponibles, la terminación del número adquirido. Sin embargo, este sistema priva al sorteo de Lotería de Navidad de una de las instantáneas más esperadas, la de saber cuántos décimos del número premiado se han vendido en el establecimiento. Ante la llegada de los periodistas a alguno de estos puntos de venta con máquinas expendoras, la respuesta de los dueños de los establecimientos se repite. Desconocen quién ha tenido suerte, al no quedarles constancia de lo suministrado y poder comprobar así las ventas de cada número.

«Para que luego digan que los décimos de máquina no tocan»

Eso sí, el hecho de que en este 2012 se hayan vendido décimos del Gordo por esta vía ha alegrado a los dueños de estos locales. «Para que luego digan que los décimos de máquina no tocan», ha manifestado hoy a EFE Susana Fernández, una de las propietarias de la Librería Fernández Gela de La Robla (León), donde se vendió un décimo del 76058. Fernández está contenta por vender este décimo, aunque solo sea uno, pero especialmente por haberlo hecho desde una terminal de venta, ya que algunas personas desconfían de ellas.

«Son tonterías, tocan igual en máquina que en papel», ha insistido esta mujer, satisfecha de haber vendido un décimo del 76.058, que ha dejado 400.000 euros, aunque desconozca dónde ha ido a parar.