Lotería de Navidad 2011: La suerte da la espalda a Ourense a pesar de las supersticiones

La ciudad ferrolana tampoco resultó agraciada en el sorteo de este año

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

«Dicen que, cuanto más tiempo pase, más posibilidades tenemos». De esta manera se iba animando, cuando todavía íbamos por la mitad del sorteo, Martiña Blanco de la cafetería Sil en Ourense, que se hizo conocida en toda España después de que un coche chocara y destrozara parte de su establecimiento. Muchos eran los vecinos, clientes y amigos que estaban pendientes del número que se jugaba en este local -son supersticiones-, que llegó a agotarse pocos días después del fatal acontecimiento.

Pero los ánimos cayeron a los pocos minutos; al igual que en el resto de la provincia ourensana, que vio como un año más la suerte no se aliaba con la única provincia gallega de interior. «É que tocou algo, aínda que sexa un pouquiño, en todas as provincias, pero aquí nada», se lamentaba un vecino ante otros tres, en pleno centro de la capital. Recursos como: «Lo importante es la salud», «seguro que toca el del Niño», o «ya lo sabía yo» fueron las frases más escuchadas en la fría y lluviosa mañana ourensana. De todas maneras y aunque pocos creían que la suerte estaría en la ciudad de As Burgas y en su provincia, los locales comerciales, bares, restaurantes y oficinas tuvieron como música ambiente durante la mañana el soniquete de los niños de San Ildefonso. Pasado el sorteo, la normalidad volvió a las calles ourensanas y fue el momento de que muchos establecimientos -incluido el Sil- colgaran de nuevo un cartel de ilusiones: el número del sorteo del Niño.

La suerte tampoco fue generosa ayer con Ferrol, ciudad en la que el gordo de Navidad cayó en el año 1915, cuando todas las participaciones del número ganador se distribuyeron entre la dotación del acorazado Alfonso XIII .

No obstante, en la villa de Cariño medio centenar de personas contaban ayer con participaciones de un número en el que las dos últimas cifras coincidían con la del gordo, circunstancia que conlleva un premio de seis euros por cada euro jugado.