Lotería de Navidad 2011: Una serie con 50.000 euros para repartir entre peregrinos y gallegos emigrados

La administración número 1 de la localidad coruñesa comercializó diez décimos del 73684

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Susana Quintela contaba hace tan solo una semana para este periódico que «sellar un número premiado también es una lotería para nosotros». En la administración que regenta en la localidad coruñesa de Arzúa se había validado un segundo premio de la Bonoloto agraciado con más de 114.000 euros. Ayer Susana también expresó su alegría compartida con los portadores de los diez décimos que despachó del número 73684, uno de los quintos premios con los que ha sido agraciada la comunidad gallega en la lotería de Navidad.

La serie completa, con 50.000 euros asignados, «se vendió en ventanilla a gente, casi con toda seguridad, de paso porque fue de las que se vendieron al principio, creo que no más allá de agosto», cuenta la propietaria de la administración Rey Midas. La lotera dice desconocer la identidad de los afortunados, aunque no descarta «que sea gente de aquí, pero que está fuera», como sucedió cuando hace tres años despachó diez décimos agraciados también con un quinto premio, que recayeron en vecinos «de Brandeso y A Castañeda» -dos parroquias del municipio- emigrados a otras comunidades.

«Hasta me llamaron deuna radio de Sabadell»

Pasadas las doce del mediodía, Susana Quintela no había recibido llamada alguna que le confirmase ese extremo, por lo que tampoco descarta como opción más probable aún que los boletos del quinto premio viajasen en mochila portados por peregrinos. La localidad es final de etapa de la ruta jacobea más concurrida, el Camino Francés.

A falta de noticias de los ganadores, Susana se convirtió en el centro de atención para medios de comunicación de toda España. «Hasta me llamaron de una radio de Sabadell», cuenta la mujer, que dedicó la mañana, casi por entero, a atender a una buena tropa de reporteros.

El discreto paso de la diosa Fortuna por la comunidad también dejó en la localidad coruñesa «pedreas a patadas, sobre todo del segundo premio», cuenta Susana Quintela, que, en este caso, sí está segura de que los agraciados son de la zona.

Desconoce si ha sido una de la afortunadas con alguno de esos pellizcos de la lotería de Navidad porque, confiesa, «con la ilusión que me hace repartir un número premiado, no miro ni los que yo tengo». En efecto, la propietaria de la administración Rey Midas estaba visiblemente contenta. Con un efusivo abrazo recibió a muchos de los vecinos que se acercaron al despacho para felicitarla y, presa del entusiasmo, presagió: «Vamos a convertir Arzúa en la suerte de Galicia». Que así sea.