Lotería de Navidad 2011: El 75869 precipita un orvallo de 2,5 millones de euros desde Ribadumia

Quinientos décimos, distribuidos a través de dos bares, permitirán tapar los agujeros de muchas familias

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Hace doce años, cuando el euro solo era un extraño presagio, la lotería de Navidad descargó en O Salnés 7.200 millones de pesetas gracias a un número feo, el 07308, que encarnó el segundo premio de la jornada. Desde entonces la fortuna navideña se había hecho la de Cobas con la comarca hasta que ayer otra cifra, ahora de inconfundible terminación erótica, 75869, devolvió el aroma del dinero caído del cielo a las tierras del albariño. No es para tanto esta vez, 500 décimos de un quinto premio, pero en una mañana plomiza la suerte se comportó en Arousa como el orvallo incesante, arrojando una lluvia fina de 2,5 millones en forma de 500 décimos extraordinariamente repartidos desde la administración de Ribadumia.

Pocos billetes se vendieron directamente en la ventanilla de la modesta oficina. La mayoría fueron a parar a dos bares de clientela fiel y sólidamente instalada en la barra. El primero, A Charanga, en Vilanova, una taberna de carretera ubicada en la parroquia de San Miguel. Juan Morgade y Carmen, su mujer, colocaron la mitad del lote, veinticinco series a razón de 5.000 euros el décimo. En total, 1,25 millones. Sara, la camarera, baila ataviada de rojo Noel. La jefa le regaló un billete como aguinaldo. El segundo, Gachipe, acrónimo de Galicia, Chile y Perú, regentado por Loli, gallega, y Ana, chilena, en Os Duráns, Vilagarcía, barrio popular y maltratado. Allí cayó otro millón. Chavales y veteranos del paro, parejas con su primer crío en camino, abuelas que ganan una inesperada pelea al día a día. Nadie se retirará con 5.000 euros, pero hay muchos agujeros que tapar. Brindis a base de cava, sidra y cubatas. A quién le amarga un trago así.