Dos ladrones entran en la casa de un octogenario y lo agreden a puñetazos

Entraron durante la noche en la casa en la que dormía la víctima, que acabó en el hospital con contusiones


Un jubilado de Sober acabó ayer en el hospital de Monforte por culpa de los golpes que le propinaron unos ladrones que entraron en su casa. Los asaltantes pensaban erróneamente que en la vivienda podía haber una importante cantidad de dinero, y trataron de hacer confesar a su víctima a base de puñetazos. Lo hicieron de noche y sin que el resto de los vecinos se diesen cuenta, pero la Guardia Civil investiga para dar con ellos. Son al menos dos hombres y pueden tener alrededor de treinta años. Al parecer, quedaron grabados por una cámara de seguridad instalada en otra de las casas de la aldea.

El suceso se produjo durante la noche del lunes al martes en Fontemaior, una localidad de la parroquia de Lobios. Los ladrones rompieron a golpes la puerta para entrar en la casa, en un momento en que el único ocupante de la vivienda dormía en su habitación. Fueron a por él y le exigieron que confesase dónde guarda el dinero.

En realidad, en la casa no había objetos de valor ni ninguna cantidad importante de dinero en metálico. Puede que los ladrones tuviesen información equivocada o que simplemente estuviesen probando suerte. El caso es que lo maltrataron hasta que se convencieron de que no iban a sacar gran cosa. Según las fuentes consultadas, le dieron puñetazos en diferentes partes del cuerpo y uno de ellos llegó a subirse encima de él y para apretarle el cuello con fuerza mientras lo amenazaba con estrangularlo.

En algún momento, se cansaron y escaparon. No se sabe exactamente a qué hora ocurrió, porque en vez de salir y pedir ayuda en cuanto se vio libre la víctima se quedó metido en casa, conmocionado por lo ocurrido.

Ya por la mañana, una vecina lo vio a primera hora apoyado contra una pared en el exterior de la casa y pensando que se encontraba mal se acercó a preguntarle si podía ayudarlo. Enseguida corrió la voz y otros vecinos avisaron a la Guardia Civil. Poco después llegaban los agentes y una ambulancia se lo llevaba al hospital de Monforte.

Un hematoma en un ojo

La víctima es M.F.L. un hombre de 81 años que vive solo en su casa de Fontemaior. En el servicio de urgencias del hospital de Monforte, los médicos comprobaron que no presenta lesiones internas y le dieron el alta unas horas después. Tiene contusiones en diferentes partes del cuerpo. Uno de los hematomas más aparatosos la presenta en un ojo y es el resultado de algunos de los puñetazos que recibió en la cara.

La Guardia Civil investiga ahora si los ladrones habían vigilado previamente al pueblo para averiguar en qué casas viven personas mayores solas. Los agentes tienen que averiguar también si los asaltantes disponían de información más específica sobre su víctima que les hiciera sospechar que guardaba una cantidad significativa de dinero en casa.

Votación
1 votos
Tags