«Ocultar o patrimonio é un erro»

Voluntarios destapan en O Saviñao cuatro mámoas en montes comunales

Trece túmulos funerarios megalíticos señalizados y tres de ellos limpios de maleza y con su perfil a la vista. Ese es el resultado tangible de las jornadas divulgativas y de trabajo comunitario que se celebraron este fin de semana en O Saviñao, impulsadas por un grupo de cinco estudiantes de la Escola de Conservación e Restauración de Bens Culturais y respaldadas por vecinos de las parroquias en las que están los yacimientos. Si de esta iniciativa surge además algo duradero, eso ya se verá.

Esta iniciativa, bautizada Á luz das mámoas, tuvo una parte divulgativa y otra de trabajo de campo. La primera consistió en una tarde de conferencias y debates el viernes en el pazo de Arxeriz. En la segunda, un grupo de treinta voluntarios, colocó la señalización en las mámoas que forman el conjunto de enterramientos prehistóricos de las parroquias de Abuíme y Piñeiró. 

Ahora los vecinos

«Nós tentaremos continuar a divulgar o patrimonio do Saviñao porque sabemos que isto non debe acabar aquí, pero a iniciativa a partir de agora ten que partir sobre todo dos propios veciños», explica Diego Iglesias, uno de los integrantes del grupo impulsor del proyecto. En realidad, él y sus cuatro compañeros ya saben que tendrán tarea en los próximos meses, porque se proponen dar charlas divulgativas en colegios e institutos de las comarcas de Lemos y Chantada. Y están dispuestos a colaborar en lo que haga falta con las comunidades de montes en las que están estos yacimientos. «Para os donos destes montes hai maneiras de manter accesibles estes xacementos de xeito sustentable», dice Iglesias.

Hacer accesibles las mámoas de O Saviñao es uno de los objetivos de Á luz das mámoas. Al margen del dolmen de Abuíme, la existencia de todas los demás restos prehistóricos y su pertenencia a un mismo conjunto funerario es algo muy poco conocido. La cautela oficial sobre la situación y las características de los yacimientos arqueológicos fue precisamente uno de los asuntos centrales a debate en la primera jornada de Á luz das mámoas.

Transparencia por secretismo

En presencia de investigadores, divulgadores y también representantes de técnicos de la dirección xeral de Patrimonio, la mayoría de los asistentes abogaron por cambiar drásticamente de política y sustituir por transparencia lo que en la práctica parece secretismo. «Houbo un acordo xeral ?explica Diego Iglesias? na necesidade de divulgar máis o catálogo de bens culturais de Galicia e consenso en que a ocultación do patrimonio é un erro que acaba favorecendo as agresións, o contrario do que pretende». El modelo que proponen los impulsores de este proyecto es el de Italia, donde la administración pone en Internet las herramientas técnicas necesarias para conocer la ubicación y características de cada resto.

Las jornadas que tuvieron lugar este fin de semana en O Saviñao contaron con el respaldo de la Dirección Xeral de Xuventude e Voluntariado y con la participación de expertos como Fernando Carrera, experto en megalitismo gallego; Miguel Carrero-Pazos, especialista en catalogación de monumentos megalíticos; o Iñaki Vilaseco, técnico del servicio arqueológico de la Xunta en Pontevedra.

La primera noticia, en 1926

La revista Nós dio en 1926 la primera noticia pública de la existencia del campo de mámoas de Abuíme y Piñeiró. En un trabajo firmado por Antón Fraguas, Pura Lorenzana y Florentino Cuevillas, la publicación que acabaría dando nombre a la Xeración Nós, subrayaba el interés arqueológico de ese yacimiento. En O Saviñao hay además otros conjuntos de mámoas, como los de A broza y el Monte da Morá, también poco conocidos. En el colectivo que impulsa Á luz das mámoas creen que tendría sentido poner en marcha en O Saviñao rutas culturales basadas en el patrimonio megalítico.

Votación
4 votos
Etiquetas
O Saviñao