Las borrascas derriban el nogal de Licín, el más viejo de Galicia

El árbol tenía unos cinco siglos de edad, según algunas estimaciones


monforte / la voz

La sucesión de temporales se ha cobrado una víctima ilustre en el sur lucense. El nogal centenario de Licín -en el municipio de O Saviñao-, incluido en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia, se vino abajo entre el miércoles y el jueves de la semana pasada coincidiendo aproximadamente con el paso de la borrasca Qumaira. El árbol, con un perímetro de más de ocho metros, era probablemente el ejemplar más antiguo de esta especie que se conservaba en Galicia y sin duda el de mayor grosor. Según algunas estimaciones, su edad podría rondar los quinientos años. Lo que es seguro es que aparece mencionado en documentos históricos del siglo XIX.

Los propietarios de la finca en la que se halla el nogal explican que tardaron algún tiempo en enterarse del suceso, ya que el árbol está a cierta distancia de su vivienda. «Unha veciña díxonos que oíra un ruído e pensaba que á nogueira se lle partira unha póla, pero cando fun mirar ao sitio vin que era toda a árbore a que se viñera abaixo», explica José Antonio López, dueño de los terrenos. El árbol era el único ejemplar de nogal incluido en el Catálogo de Árbores Senlleiras. «Aínda que estaba nesa lista, os técnicos da Xunta nunca viñeron mirar se se podía facer algo para protexela», se lamenta el propietario. Hace unos años, la Asociación Veciñal do Saviñao pidió que se tomase alguna medida para garantizar su conservación.

El nogal de Licín no es el único árbol de la zona que ha sufrido las consecuencias de las borrascas de los últimos días. Otro árbol, de notables dimensiones, cayó en un área recreativa de la carretera LU-533 en las cercanías de Rubián, en el municipio de Bóveda. En el paseo fluvial de Monforte también se desplomó un árbol que cayó sobre el cauce del Cabe. En el recinto ajardinado del centro de salud mental de Monforte fue derribado otro árbol, este de pequeño tamaño.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Sober retiró ayer el pino que cayó en la madrugada del jueves junto al santuario de Cadeiras, destrozando el palco de la música y los antiguos cobertizos de piedra que se utilizan tradicionalmente en la romería de los Remedios. El gobierno municipal empezó a evaluar los daños y el alcalde, Luis Fernández Guitián, tiene previsto examinar el lugar en los próximos días junto con técnicos del obispado a fin de estudiar cómo reparar los destrozos.

Votación
39 votos