«O Parto é Noso» cree que la suerte marca los nacimientos en el HULA

La asociación dice que depende del profesional que toque en cada caso


06/09/2011 06:00 h

El factor suerte es fundamental a la hora de parir en el hospital Lucus Augusti, según asegura la coordinador de O Parto é Noso en Galicia, Patricia López Izquierdo. Esta organización, formada por usuarias y profesionales, inició una campaña para demandar el cumplimiento de las recomendaciones sobre embarazo y parto del Ministerio de Sanidad y de la Guía técnica del proceso de atención al parto normal y al puerperio del Sergas. Asegura que solamente se aplican estas recomendaciones en el hospital comarcal de O Salnés. Este recibió varios premios por las medidas adoptadas para la humanización de los partos. De hecho cuando el Lucus Augusti estaba en la fase de diseño tomaron como referencia las instalaciones del centro de la comarca de Barbanza.

Según López Izquierdo, en ese factor suerte influye fundamentalmente que toque el profesional adecuado y que «todo vaya bien». La coordinadora de esta asociación para Galicia insistió que no existe una uniformidad de actuación. «No tenemos constancia -señaló- de que existan unos protocolos de actuación y cada profesional va por libre y muchos siguen trabajando de la forma antigua».

La coordinadora de O Parto é noso reconoció que con el traslado al Lucus Augusti hubo cambios. «Se están haciendo las cosas mejor -apostilló- pero queda camino por recorrer». Insistió en que el complejo dispone de los medios necesarios para humanizar los partos. «Pero -puntualizó- la atención al parto de forma correcta no depende de los medios».

Cambios

La coordinadora reconoció que los medios disponibles desde el traslado, como las bañeras para la fase de dilatación sí fueron utilizadas en algunas ocasiones.

Patricia López insistió que el parto correcto es aquel en el que no se producen intervenciones innecesarias e incluso dañinas para la parturienta o para el bebé, como la episiotomía, las inducciones con oxitocina sintética y las cesáreas, salvo en los casos recomendados.

Ginecólogos consultados admitieron que las decisiones las toman en función de criterios clínicos, aunque reconocieron que sobre sus espaldas pesan las posibles denuncias que la familia pueda presentar cuando se produce algún problema en el parto, algo que no es descartable.

Las condiciones de los partos en Lugo cambiaron en algunos aspectos antes del traslado al Lucus Augusti, como consecuencia de las movilizaciones habidas para reclamar la epidural en los casos en los que fuera posible y la madre lo solicitara. En aquellos tiempos también reclamaban la presencia del padre en el paritorio en los casos sin complicaciones. Estos cambios se produjeron. Sin embargo, según la asociación de referencia, que tiene ramificaciones en todo el Estado, quedan muchas cosas que modificar y una de ellas es respetar las directrices que proceden del Ministerio de Sanidade sobre atención al parto normal.

crónica campaña para humanizar los paritorios

Votación
7 votos