Macron reclama a Alemania y la UE mayor implicación en África

Su viaje a Mali desata las primeras tensiones con la prensa gala

.

parís / corresponsal 20/05/2017 05:00 h

Emmanuel Macron viajó ayer a la base militar francesa de Gao, en el norte de Malí, para reforzar el compromiso de Francia en la lucha antiyihadista en África. El presidente galo aprovechó su desplazamiento, el primero fuera de Europa, para reclamar una mayor implicación del resto de países de la Unión, y en particular de Alemania, en los territorios de influencia francófona del continente. «Mi voluntad dentro de nuestros compromisos en África, en el plano militar, es hacer mucho más con Europa y hacer mucho más con Alemania» para acelerar el proceso de paz», afirmó en un acto con su homólogo, Ibrahim Boubacar Keïta.

Pero el desplazamiento adquirió pronto otra dimensión en Francia porque, con él, ha llegado también el primer pulso con la prensa del mandato. La polémica se desató después de que Macron eligiese a dedo qué periodistas podían acompañarlo. Como consecuencia, representantes de 25 grandes medios y organizaciones de periodistas le dirigieron una carta abierta en la que denunciaban que «no corresponde al Elíseo en ningún caso decidir quiénes tienen derecho o no a cubrir un desplazamiento, sea el tema que sea».

Los firmantes expresaron su «inquietud en cuanto a la organización de la comunicación presidencial» e indicaron que «ninguno de los predecesores [de Macron] ha optado por este sistema en nombre del respeto a la libertad de prensa». La carta fue suscrita, entre otros, por los periódicos Le Monde y Le Figaro, la agencia AFP y las televisiones France Télévisions y  TF1. El Elíseo respondió inmediatamente con un comunicado enviado a Reporteros Sin Fronteras en el que afirma que «no pretende hacer el trabajo de las redacciones». Sylvian Fort, responsable de la comunicación de Macron, insistió en que no han «rechazado a nadie» sino que quisieron «acoger a periodistas especializados, según el tema».

La relación entre el partido del presidente y los medios se ha deteriorado desde que Macron tomó posesión. Le Monde, por ejemplo, denunció la dificultad de obtener acreditaciones para el traspaso de poderes, así como la existencia de restricciones a los fotógrafos. El domingo pasado se pidió a los periodistas que abandonaran la sala de prensa del Elíseo poco después de la investidura y durante la primera reunión del gabinete, el jueves, se mantuvo a los reporteros a distancia. Macron ha hecho saber que mantendrá las distancias con la prensa con el fin de restaurar la autoridad del cargo que, según él, se vio degradado por los contactos que mantenía su predecesor.

Votación
3 votos
Comentarios