El Reino Unido se suma a EE.UU. y prohíbe ordenadores y tabletas en vuelos procedentes de países de mayoría musulmana

Las restricciones responden a informaciones de Inteligencia que desvelan la intención de grupos terroristas de introducir artefactos explosivos en aparatos electrónicos

.

Agencias / Redacción

Las autoridades estadounidenses anunciaron este martes que obligarán a facturar aparatos electrónicos de mayor tamaño que un teléfono móvil en vuelos sin escalas procedentes de ocho países de mayoría musulmana. La prohibición de estos dispositivos -portátiles, tabletas, reproductores de deuvedés, cámaras y consolas de videojuegos- en cabina afectará a unos 50 vuelos diarios de diez aeropuertos internacionales, repartidos en ocho países: Jordania, Kuwait, Egipto, Turquía, Arabia Saudí, Marruecos, Catar y Emiratos Árabes Unidos. Al veto de EE.UU. se sumó horas más tarde el Reino Unido, que reduce a seis los países señalados: Turquía, Líbano, Jordania, Egipto, Túnez y Arabia Saudí

Fuentes oficiales aclararon que la decisión no tiene nada que ver con el veto migratorio de Trump, sino con informaciones de los servicios de inteligencia que apuntan a la intención de grupos terroristas de introducir artefactos explosivos en aparatos electrónicos. El Gobierno estadounidense indicó que está «preocupado por el interés continuado en atacar a la aviación comercial, incluidos nodos de transporte en los dos últimos años». Según fuentes oficiales consultadas por Reuters, la alerta se basa en datos obtenidos en enero durante un asalto de un comando estadounidense en Yemen contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), que incluyó técnicas de fabricación de bombas. AQPA ya planeó en el pasado derribar aviones estadounidenses.

«La seguridad de los ciudadanos que viajan es nuestra mayor prioridad», señaló, por su parte, un portavoz del Gobierno británico, que se ha mantenido en estrecho contacto con Estados Unidos para comprender su posición. «Por eso mantenemos nuestra seguridad bajo constante revisión y adoptamos medidas que creemos son necesarias, efectivas y proporcionadas», añadió.

En los diez aeropuertos señalados por EE.UU. operan aerolíneas que vuelan directamente a territorio estadounidense unas 50 veces al día y que incluyen a Royal Jordanian Airlines, Egypt Air, Turkish Airlines, Saudi Arabian Airlines, Kuwait Airways, Royal Air Maroc, Qatar Airways, Emirates y Etihad Airways, según fuentes gubernamentales. La medida no afectará a ninguna compañía estadounidense, puesto que estas no vuelan directamente a Estados Unidos desde dichos aeropuertos. Sí afecta, sin embargo, a los ciudadanos estadounidenses que vayan en dichos vuelos. 

Las autoridades no aclararon por qué las restricciones solo se aplican a los viajeros que llegan y no a aquellos que realizan esos mismos vuelos en sentido inverso. Las aerolíneas tienen de plazo hasta el viernes para acatar las nuevas restricciones, que estarán en vigor de forma indefinida. Si no se ponen en marcha las medidas, podrían perder su derecho de volar a Estados Unidos.

Reacción de Turquía

El gobierno turco reaccionó enseguida y pidió a Washington que levante la prohibición a los pasajeros de los aviones de Turkish Airlines. «Nuestros camaradas empezaron este lunes a trabajar con sus homólogos sobre esta cuestión (...) Creemos que es necesario dar marcha atrás o suavizar» la medida, dijo el ministro turco de Transporte Ahmet Arslan.

Votación
3 votos
Comentarios