El adiós británico a la UE arranca el día 29

La Comisión Europea afirma que tiene todo listo para empezar a negociar la desconexión

.

Bruselas / Corresponsal 21/03/2017 00:59 h

Dijo que pediría el divorcio antes de terminar el mes de marzo y así será. La primera ministra británica, Theresa May, ya ha puesto fecha para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa: el día 29. «El pueblo británico tomó la decisión histórica de abandonar la UE. Entramos en el umbral de la negociación más importante para este país en una generación», aseguró ayer en un comunicado su ministro para el brexit, David Davis. El Reino Unido está a ocho días de comenzar a enterrar sus 44 años de membresía.  

¿Cómo reaccionó la UE?

Los 27 socios europeos llevan nueve meses esperando pacientemente a que May notifique la salida del bloque. En la Comisión Europea el anuncio no fue una sorpresa. «Hemos sido informados con antelación», aseguró ayer el portavoz comunitario, Margaritis Schinas. El griego dejó claro que el negociador europeo, Michel Barnier, ya calienta motores. Esta semana mantendrán contactos con los ministros de Exteriores de la UE para tomar posiciones iniciales. «Estamos listos, todo está preparado por nuestra parte», indicó Schinas. Tras la activación del artículo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, presentará en 48 horas un borrador con las grandes líneas de negociación, según confirmó en un tuit.

¿Qué pasará con Escocia?

La líder nacionalista, Nicola Sturgeon, presentará hoy al Parlamento escocés una moción para solicitar al Gobierno británico la convocatoria de un segundo referendo de independencia (el primero fue en el 2014) que podría celebrarse hacia el otoño del 2018, cuando las negociaciones del brexit ya estén más avanzadas. May se niega. «No es el momento», le espetó ignorando que la mayoría de los escoceses votaron a favor de la permanencia. El proceso de paz en Irlanda del Norte es otro frente territorial que se le abre a Londres, sin olvidar el futuro de Gibraltar

¿Cuánto costará el divorcio?

Ese será el primer motivo de disputa. La UE ha dejado claro que no quiere hablar de una relación futura con el Reino Unido hasta que los británicos paguen la factura del divorcio. Para los Veintisiete se trata de una prioridad. Las cuentas de Bruselas se disparan hasta los 60.000 millones de euros en concepto de obligaciones adquiridas y pensiones. Los británicos no están dispuestos a extender cheques tan abultados. De forma paralela, la UE deberá ponerse de acuerdo en torno a cómo cubrir el agujero anual de 10.000 millones de euros que ocasionará el brexit en los presupuestos comunitarios.

¿Qué pasará con los ciudadanos europeos? 

Durante el proceso de desconexión, el Reino Unido seguirá siendo miembro del bloque comunitario, así que los derechos y obligaciones se le aplicarán igualmente. Al menos hasta el 2019. Si Londres y los Veintisiete no llegan a un acuerdo para entonces, la cobertura legal desaparecerá automáticamente. «Habrá un impacto negativo severo para los derechos de los ciudadanos» en términos de libertad de movimiento, residencia o acceso a las prestaciones sociales y la sanidad, advierte un informe preliminar encargado por la Eurocámara para explorar los efectos del brexit sobre los residentes europeos en el Reino Unido (casi tres millones de personas).

¿Qué impacto económico tendrá a largo plazo? 

Según un reciente informe del think tank CEPS, la pérdida total en términos del producto interior bruto (PIB) para la UE en el 2030 sería insignificante, del 0,1 % al 0,5 %. No así para los británicos, que podrían perder entre un 3 y un 7 %. Algunos estados sufrirían más que otros. Irlanda, Bélgica y los Países Bajos son altamente dependientes de las exportaciones. España sería el sexto país que más sufriría el brexit.

 

Votación
10 votos
Comentarios