Saqueos en varias ciudades y represión política agravan la crisis en Venezuela

Dos muertos en el multitudinario asalto a un mercado mayorista en Maracay

.

CARACAS / CORRESPONSAL

Una multitud de aproximadamente 5.000 personas saqueó ayer el mercado mayorista de Maracay, donde murieron al menos dos personas, mientras el Gobierno reprimía con dureza las manifestaciones opositoras en las principales ciudades que tenían como objetivo solicitar la activación del referendo revocatorio contra Nicolás Maduro.

La crisis agrava la conflictividad en Venezuela. También en Guatire, ciudad satélite de Caracas, se registraron otros intentos de saqueo. En Maracay, el asalto comenzó cuando la multitud se cansó de esperar infructuosamente la venta de productos subsidiados. Los consumidores saltaron el portón del mercado y abrieron boquetes en tres galpones, que fueron saqueados.

En Caracas, el líder opositor Henrique Capriles tuvo que ser trasladado a una clínica después de que la Guardia Nacional Bolivariana vaciara un bote entero de gas pimienta sobre su rostro, durante la represión con gases lacrimógenos, perdigones y camiones de agua a alta presión de las protestas. Semejante represión sufrieron los manifestantes en al menos cinco capitales de estado.

Jorge Rodríguez, alcalde de Libertador, uno de los cinco municipios de Caracas, declaró que la manifestación opositora «carecía de permiso», pues, con posterioridad a la convocatoria, el chavismo llamó a otra concentración para «celebrar» que el Supremo había declarado inconstitucional una ley que daba la propiedad de sus viviendas a los residentes de pisos de interés social.

Mientras en la marcha oficialista se garantizaba la seguridad, y las televisiones le daban amplia cobertura, la opositora era reprimida. El metro de Caracas cerró 12 estaciones y unas 20 calles fueron cortadas por militares para evitar las movilizaciones. Un estudiante de Caracas que logró burlar el cerco militar y llegar a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), que era el lugar al que se dirigían las marchas opositoras, fue detenido, y según muestran vídeos de aficionados, brutalmente agredido por agentes.

La crisis alimentaria y de medicinas está alcanzando tal gravedad que el director del Centro de Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros, que publica un índice mensual de precios de la cesta básica, Óscar Meza, aseguró que «mayo debería declararse el mes del hambre en Venezuela». Los venezolanos toman por oficial este índice, ya que el Banco Central dejó de publicar cifras el año pasado. 

Retrasar la consulta

Maduro emprendió, junto con el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia, controlados por su partido, una estrategia para retrasar todo lo que pueda el referendo revocatorio en su contra que promueve la oposición. Según sondeos realizados el mes pasado, entre el 65 y el 70 % de la población apoyarían su salida del Gobierno.

El referendo revocatorio, en vilo

Aunque la oposición cumplió con creces el requisito de recoger más del 1 % de las firmas para iniciar el proceso de revocación de Nicolás Maduro, el Consejo Nacional Electoral (CNE) no ha cumplido los lapsos para verificarlas y será, como mínimo, el próximo lunes cuando comience a hacerlo. El chavismo, que controla el CNE, señala que «es imposible que el referendo se realice este año», lo que ha despertado la ira de los opositores. Si el referendo no se realiza antes del 10 de enero del 2017, aun perdiéndolo, el chavismo retendría el poder, pues aunque Maduro se viera obligado a dejar la presidencia, el vicepresidente quedaría como encargado hasta el final del vigente período constitucional, que es en el 2019.

Votación
3 votos
Comentarios