Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Grecia empieza a desmantelar el campamento de Idomeni

Tras el acuerdo de deportación entre la Unión Europea y Turquía, se reduce el flujo de refugiados hacia el país heleno

DPA 26 de marzo de 2016. Actualizado a las 22:14 h. 2

Ampliar imagen

0
0
0
0

El flujo de inmigrantes y refugiados desde Turquía a Grecia continuó reduciéndose, con solo 78 personas llegadas en las últimas 24 horas a través del mar Egeo, informó este sábado el comité griego que gestiona la crisis migratoria.

En las 24 horas anteriores habían arribado a la islas griegas 161 personas. En total se encuentran en Grecia más de 50.200 refugiados, de ellos 11.600 en el caótico campo de Idomeni en la frontera con Macedonia.

En base al pacto firmado entre la Unión Europea (UE) y Turquía, a partir del 4 de abril serán devueltos a este país todos los migrantes que hayan llegado de manera ilegal desde el 20 de marzo. Sin embargo, antes tienen derecho a que su caso sea analizado por las autoridades de asilo en Grecia.

El Gobierno de Atenas señala que necesita con urgencia expertos en asilo en los próximos días, así como traductores y agentes de seguridad de los otros países de la UE. Hasta este sábado solamente habían llegado muy pocos de los 2.300 trabajadores prometidos, se quejaron las autoridades.

En la isla de Lesbos, adonde llega la mayoría de los migrantes desde Turquía, se encuentran 17 expertos en asilo holandeses, informó la televisión estatal ERT. Solamente en esta isla hay que procesar más de 2.600 casos y en la de Quíos otros 1.300.

«El tiempo apremia. Cómo quieren que se procesen hasta el 4 de abril cientos, si no miles de solicitudes de asilo», se preguntaba hoy un oficial de la guardia costera en Quíos.

Atenas está intentando asimismo persuadir a los refugiados que se encuentran en Idomeni, en la frontera greco-macedonia, de que se suban a autobuses costeados por el Estado para trasladarlos a otros campamentos instalados en el interior del país.

Unas 600 personas aceptaron abandonar el viernes el campo improvisado de Idomeni, que se encuentra completamente cubierto de barro. Sobre todo las familias mostraron su disposición a marcharse, señalaron a dpa fuentes de organizaciones humanitarias.

El Gobierno griego dijo que no obligará a nadie a irse. Muchos refugiados siguen allí esperando que la frontera vuelva a abrirse y que puedan seguir viaje hacia el centro y norte de Europa.

Otro problema es El Pireo, donde se han reunido unas 4.000 personas que llegaron procedentes de las islas y que también esperan aún poder seguir viaje. Los migrantes han levantado carpas a lo largo del muelle y en almacenes, según imágenes televisivas.

«Tenemos muchas personas que sufren sobre todo de problemas respiratorios», señaló una portavoz de Médicos Sin Fronteras.

El portavoz del comité de crisis, Giorgos Kyritsis, dijo el viernes que Grecia pondrá a disposición en los próximos 20 días otras 30.000 plazas en campamentos de acogida.

Publicidad

Comentarios 1