Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

El conservador Rebelo de Sousa gana las elecciones presidenciales en Portugal 

El excomentarista televisivo logró imponerse con claridad en primera vuelta y ahora deberá cohabitar con el gobierno de la coalición de izquierdas

AgenciasLa Voz / Redacción, 24 de enero de 2016. Actualizado a las 22:08 h. 5

Ampliar imagen

0
0
0
0

Con el escrutinio en su ecuador, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa se afianza como ganador de las elecciones presidenciales lusas celebradas este domingo en primera vuelta, e incluso alguno de sus rivales ya le ha felicitado por su victoria. De confirmarse estos resultados, Rebelo de Sousa, de 67 años y muy conocido porque durante más de una década fue un influyente comentarista político en televisión, se convertirá en el nuevo jefe del Estado luso.

El recuento de los votos le otorga por el momento el 54,73 % de los apoyos, casi cinco puntos más de los que necesita para evitar una segunda ronda, frente al 21 % de su principal rival, el académico António Sampaio da Nóvoa, próximo al Partido Socialista. 

Durante la jornada electoral, Rebelo de Sousa se declaró «serenamente confiado» en el resultado electoral y pidió a los portugueses que acudan a votar. «Estoy esperanzado en que haya una tasa de participación muy significativa», dijo el conocido como profesor Marcelo, quien espera ahora el resultado electoral «serenamente confiado, ni con grandes euforias ni con grandes preocupaciones».

Rebelo de Sousa hacía estas declaraciones tras depositar su voto en un colegio de la localidad norteña de Celorico de Basto, la misma que eligió para anunciar su candidatura y en la que se encuentra empadronado pese a residir habitualmente en Lisboa. El candidato expresó su deseo de que baje la abstención con respecto a los últimos comicios presidenciales, cuando alcanzó un nivel récord superior al 53 %, y rehusó pronunciarse sobre si la elección del sustituto de Aníbal Cavaco Silva se decidirá en una segunda vuelta.

Todos los sondeos situaban como favorito a Marcelo Rebelo de Sousa, apoyado por los dos partidos conservadores lusos -actualmente en la oposición-. Sus principales rivales de entre los otros aspirantes a la presidencia de la República son los candidatos vinculados al gobernante Partido Socialista, el antiguo rector universitario António Sampaio da Nóvoa y la exministra de Sanidad Maria de Belém.

La jornada se ha desarrollado con tranquilidad, con una participación que podría superar a la del 2011. La única nota discordante han sido las declaraciones del líder del Centro Democrático y Social-Partido Popular (CDS-PP), Paulo Portas, quien pidió el voto para el candidato conservador en plena jornada electoral. La Comisión Nacional de Elecciones de Portugal ha reconocido que las palabras de Portas pueden ser «entendidas como una declaración de apoyo a uno de los candidatos» y por eso los medios de comunicación social «deben cesar de transmitir la parte final de estas declaraciones».

«No es una prohibición (...) es una sugerencia dada la naturaleza de las afirmaciones», ha señalado un portavoz del CNE al Diário de Notícias. Ahora resta esclarecer si las palabras de Portas suponen un delito por realizar propaganda electoral en el día de las elecciones, lo que está penado con multa e incluso podría imponerse pena de cárcel. En casos similares la pena de cárcel ha sido suspendida.

Las encuestas de las privadas SIC y TVI otorgan a Rebelo de Sousa entre el 50,01 y 55,7 % de los sufragios. El segundo más votado, de acuerdo con estas proyecciones, sería el exrector universitario vinculado al Partido Socialista, António Sampaio da Nóvoa. La sorpresa de la jornada sería la eurodiputada apoyada por el marxista Bloque de Izquierda, Marisa Matías, que podría colocarse en tercer lugar, por delante incluso de la exministra María de Belém, vinculada al Partido Socialista.

El futuro presidente deberá coexistir con un Gobierno de izquierdas liderado por el Partido Socialista (PS) y respaldado por comunistas y Bloque de Izquierda. Este Ejecutivo llegó al poder en noviembre del 2015 tras tumbar en el Parlamento a la coalición que encabezaba Pedro Passos Coelho, del PSD. El presidente tiene el poder de cesar al primer ministro, una situación límite que pocos se atreven a pronosticar, habida cuenta de la polémica que ya generó el papel de Cavaco Silva durante el convulso escenario postelectoral.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0