Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Al menos 27 muertos de 18 nacionalidades distintas en el atentado en Burkina Faso

Cuatro atacantes han tomado el Splendid Hotel, frecuentado por occidentales, con unos 126 rehenes que finalmente han sido liberados por las fuerzas de seguridad

Europa PressUagadugú, 16 de enero de 2016. Actualizado a las 18:41 h. 4

0
0
0
0

El Gobierno de Burkina Faso ha informado de que al menos 27 personas han fallecido al ataque perpetrado este pasado viernes por la noche por milicianos yihadistas contra un hotel de la capital de Burkina Faso, Uagadudgú, según un recuento «parcial» de fallecidos ofrecido por el presidente Roch Marc Christian Kaboré, que ha calificado el atentado de «vil y cobarde».

Los fallecidos pertenecen a 18 nacionalidades distintas entre los que se encuentran un hombre y una mujer franceses. Del resto de las víctimas, hasta el momento no se conocen más detalles sobre su procedencia. A estas víctimas mortales habría que sumar otra decena de muertos en el café Cappuccino, el lugar desde el que los yihadistas iniciaron el ataque al hotel, según estimaciones del Cuerpo de Bomberos de la capital todavía no ratificadas por el Gobierno.

El mandatario visitó el hotel después de que el Ejército diera por finalizado el asalto de un comando de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que se atrincheró en el edificio con más de un centenar de rehenes. En declaraciones a los periodistas, Kabore instó a los ciudadanos mantener la guardia y ser valientes ante un acto que calificó de «despreciable».

Por su parte, el grupo yihadista, un nuevo mensaje reproducido por la agencia privada mauritana Al Ajbar, indicó que ha habido «más de treinta muertos» en el ataque. Se trata de un mensaje de audio en lengua árabe realizado por un portavoz no identificado y que habla en el dialecto hassaniya, el utilizado en Mauritania, norte de Mali y el Sáhara Occidental.

Las fuerzas de seguridad aconsejaron a los ciudadanos que eviten los alrededores de la zona, ya que se ha iniciado una operación de rastreo en un hotel cercano y otros establecimientos para asegurarse que ninguno de los atacantes ha escapado y se ha escondido en lugares próximos.

Reivindicado por AQMI

La cafetería Capuccino y el hotel Splendid, situados en la capital de Burkina Faso, Uagadugú, se han convertido este viernes por la noche en los escenarios del último gran atentado de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) hasta que las fuerzas francesas y burkinesas han conseguido tomar piso por piso esta mañana las posiciones de los terroristas atrincherados en las plantas superiores del hotel.

El Ministerio de Seguridad del país africano ha informado de que cuatro yihadistas han muerto en la operación del hotel, donde yacen sin vida, según testigos, al menos una veintena de personas, que se suman a otras diez víctimas mortales en el ataque inicial al café Capuccino.

La toma del hotel ha sido particularmente lenta porque los yihadistas habían colocado explosivos en varias plantas del edificio, lo que ha dificultado el avance de las fuerzas de seguridad, según fuentes cercanas al operativo que ha puesto fin al primer gran atentado islamista del que se tiene constancia en el país.

El hotel está frecuentado por occidentales pero todavía se desconocen las nacionalidades de las víctimas. Sí se sabe que 126 rehenes han sido liberados, de los cuales 33 se encuentran recibiendo tratamiento médico con heridas de diversa consideración.

El ataque es el primero de estas características que tiene lugar en el país, el último escenario de la campaña de terror de Al Qaida. En un comunicado, recogido por el diario The New York Times, el grupo se dirige a los «cristianos, a los ocupantes de nuestras tierras, a los que saquean nuestras riquezas y a los que abusan de nuestra seguridad».

AQMI ha afirmado que combatientes de Al Murabitún, liderado por Mojtar Belmojtar y alineados con el propio grupo, atacaron el hotel porque «es frecuentado por personal de países de desconfianza global». En el texto, la organización asegura que el ataque busca «castigar a los cristianos por sus crímenes contra nuestro pueblo en República Centroafricana, en Malí y en otras tierras musulmanas», así como «vengar a nuestro profeta, que la paz y bendiciones de Dios sean con él».

Asalto desde un café

El ataque comenzó en torno a las 20.30, hora local (una hora menos en la España Peninsular), cuando al menos cuatro terroristas (dos de ellos mujeres, según testigos) comenzaron a abrir fuego contra el café Capuccino, cercano al hotel. Los asaltantes quemaron coche y dispararon al aire, alejando al primer operativo de respuesta de las fuerzas de seguridad burkinesas, antes de entrar en el hotel Splendid.

El hotel suele acoger de cuando en cuando a militares franceses involucrados en la Operación Barjane, una fuerza con base en Chad y cuyo objetivo es la lucha contra las milicias islamistas de la región del Sahel, en el África Occidental.

El presidente de la República francesa, François Hollande, ha trasladado este sábado su «total apoyo» a su homólogo burkinés, Christian Kaboré, y a su pueblo tras el ataque. El dirigente ha trasladado su solidaridad en un comunicado difundido a través del servicio de prensa del Elíseo por lo que ha definido como «un odioso y cobarde ataque».

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0