Bersani pierde votos y Berlusconi saca conejos de la chistera

Mario Monti intenta zafarse de su imagen de profesor serio y aburrido

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

A tres semanas de las elecciones anticipadas en Italia, se recrudece la caza al voto indeciso entre los partidos sobre todo para conseguir una mayoría cómoda en el Senado, donde el premio de la mayoría se concede por regiones. Campania, Lombardía y Sicilia, donde las fuerzas están igualadas y los escaños a repartir son muchos, se redoblan los esfuerzos por captar votantes, mientras la campaña electoral se hace cada día más virulenta con ataques de todos contra todos.

Tras el rechazo de Silvio Berlusconi a participar en un debate televisivo en la cadena pública RAI junto a Pier Luigi Bersani, candidato del Partido Democrático (PD); Mario Monti, de la Lista Monti; Beppe Grillo, del Movimiento 5 Estrellas; Antonio Ingroia, de Revolución Civil, y Oscar Giannino, de la lista «Actúa para parar el declive», restan pocas posibilidades al elector para comparar programas.

Una campaña centrada en la economía, pero en la que apenas se habla de temas como los problemas en las escuelas, el fuerte déficit en sanidad o la política de empleo juvenil.

Si hasta hace pocos días el PD disfrutaba de una holgada diferencia de entre nueve y diez puntos sobre su adversario el Pueblo de la Libertad (PdL) de Berlusconi, ahora las distancias parecen acortarse tras la entrada en campaña el escándalo del banco Monte dei Paschi de Siena, donde el PD ejercía su poder.

En los últimos días, Bersani está intentando contraatacar y para ello cuenta con la ayuda de Matteo Renzi, el carismático alcalde de Florencia que lo retó en las primarias y con el que quiere ofrecer una imagen de partido unido y capaz de gobernar.

Anuncio bomba

Y mientras el centroizquierda de Bersani pierde votos, Berlusconi saca conejos de la chistera. Esta semana la sorpresa fue el fichaje del jugador Mario Balotelli por su el Milan que, dicen los expertos, le puede suponer Il Cavaliere entre uno y dos puntos en las encuestas. Para hoy ya ha anunciado «una bomba» que podría ser la promesa a los italianos de reembolsarles el discutido impuesto sobre bienes inmuebles (Imu).

El tercero candidato en discordia es el movimiento de Beppe Grillo, que los últimos sondeos le dan una 18 por ciento de intención de voto. A diferencia de sus rivales Berlusconi y Monti que monopolizan la televisión, el cómico metido a político se niega a pisar los platós de las cadenas de televisión, mientras llena las plazas de las ciudades a las que llega con su campaña Tsunami tour.

Mario Monti ha estado muy activo esta semana en un intento de dar un vuelco a su imagen de profesor serio y aburrido en un incesante saltar de una cadena televisiva a otra donde no ha dejado de atacar con dureza tanto a Berlusconi como a Bersani.

En su visita a Nápoles apareció un nuevo Monti sonriendo ante una pizza y acariciando niños con los que coloreaba dibujos. Son algunos de los milagros electorales en una campaña alejada de las preocupaciones de los ciudadanos de a pie y de la que aún se esperan sorpresas.

faltan tres semanas elecciones en Italia

Bersani viajó el viernes al feudo de Florencia. ANDREAS SOLARO AFP