La derecha explota el escándalo del banco que salpica a Monti y Bersani

El PdL pide una comisión de investigación sobre la entidad «roja»

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La campaña electoral italiana se calienta con el escándalo del Banco Monte dei Paschi de Siena que salpica al Partido Democrático, favorito en las elecciones del 24 y 25 de febrero y que siempre ha estado detrás de la fundación que dirige la entidad financiera. Y es la derecha, tanto la Liga Norte como el PdL de Silvio Berlusconi, los que intentan sacar tajada política al meter en el mismo saco de críticas al aún primer ministro, Mario Monti. A este le echan en cara haber concedido al banco rojo un rescate de 3.900 euros y de estar dispuesto a darle otro por una cantidad superior. El secretario del PdL, Angelino Alfano, pidió ya una comisión de investigación parlamentaria.

La reunión de accionistas celebrada ayer en Siena fue escenario de las protestas de militantes de izquierda y de la separatista Liga Norte por la mala gestión del banco. «Ustedes solo saben robar», tarareaban los de la Liga contra los del PD y también contra los ministros.

A la asamblea extraordinaria convocada para pedir un rescate de 4.500 millones de euros al Estado, acudió como accionista el cómico y líder del Movimiento 5 Estrellas, Beppe Grillo, quien atacó duramente al PD. Dentro de la sala, el ambiente era tenso. Grillo se enfrentó al presidente de la entidad, Alessandro Profumo, al denunciar un agujero de 14.000 millones de euros, lo que este desmintió airadamente.

Berlusconi, un buen cliente

El escándalo ha sido aprovechado por los adversarios políticos. El propio Monti puso en evidencia «la gran influencia del PD en el banco y en la vida política de Siena». Para el demócrata Pierluigi Bersani también él tiene responsabilidad, ya que «durante un año no dijo nada y ahora solo nos critica», en alusión a los datos que el Gobierno poseía desde hace tiempo.

Sorprende la actitud de Silvio Berlusconi, quien aparentemente no ha querido entrar en el problema porque «es un banco que aprecio». Y es que en en 1970-1980 le ayudó en su lanzamiento como constructor. Ahora sigue siendo uno de sus principales clientes. Allí está la cuenta para pagar a sus chicas.