Hollande integra a toda la izquierda en el primer Gobierno galo paritario

Aubry rechazó un superministerio en un Gabinete con jóvenes promesas y multirracial

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El nuevo Gobierno francés es paritario y se pretende integrador. François Hollande y su primer ministro, Jean-Marc Ayrault, han dejado paso a las jóvenes promesas de la izquierda y abierto hueco a todas las sensibilidades del partido, aunque con la ausencia de Martine Aubry. El primer reproche, la falta de experiencia de muchos de sus integrantes.

No es el caso del nuevo ministro de Economía. Pierre Moscovici, el mejor alumno de Dominique Strauss-Kahn, representa al ala socialdemócrata y se ha hecho imprescindible para el presidente desde que dirigiese su campaña. Tampoco el del elefante Laurent Fabius, que asume la cartera de Exteriores a pesar de haber sido el más firme defensor del no a la Constitución europea. Volará esta tarde con Hollande hacia EE.UU. para acompañarlo en las cumbres del G-8 y la OTAN.

El moderado francoespañol Manuel Valls en Interior compensa a la radical Christiane Taubira, en Justicia, y a Arnaud Montebourg, en Industria (rebautizado como Recuperación Productiva). Entran también los ecologistas con Cécile Duflot en Igualdad del Territorio, y están presentes las minorías raciales de la República, como la joven Najat Vallaud-Belkacem, que será portavoz del Gobierno, además de ministra de los Derechos de la Mujer.

Se bajan los sueldos

Hollande presidirá hoy su primer Consejo de Ministros. El primer decreto será reducir en un 30 % los sueldos del presidente y los miembros del Gobierno. Los nuevos ministros tendrán que firmar un documento deontológico por el que se comprometen a actuar de forma irreprochable. Las tomas de posesión serán a primera hora de la mañana, a pesar de que en Francia es día festivo. «Lo esencial es ponerse a trabajar enseguida por Francia», aseguraba ayer Jean-Marc Ayrault, al frente del primer Gobierno francés de total paridad: 17 hombres y 17 mujeres. También anunció que los ministros que se presenten a las elecciones legislativas y no obtengan escaño tendrán que abandonar el Gobierno.

Para Martine Aubry era Matignon, sede del Gobierno, o nada. La primera secretaria socialista no aceptó la oferta que le hizo Hollande el lunes para ponerse al frente de un superministerio que agruparía Educación, Cultura y Juventud, una vez adjudicado el palacio y el puesto a Ayrault. «Estuvimos de acuerdo en que con esa configuración mi presencia en el Gobierno no hubiera tenido sentido», explicó la rival de Hollande en las primarias socialistas. Quería mandar de verdad, ya había sido segunda en el Gobierno de Lionel Jospin.

Aubry comprende que Hollande haya preferido a alguien de su confianza. Solo su futuro inmediato está claro, las legislativas de junio, en las que piensa poner «toda la energía». Ya ha dicho que no será candidata a la reelección como secretaria general en el congreso de otoño.

Relaciones Exteriores

El que fue primer ministro con Mitterrand se enfrentó violentamente con Hollande en el referendo sobre la Constitución europea. Su defensa del no le costó la exclusión temporal del PS.

Justicia

Una vieja luchadora natural de la Guayana que intentó ser presidenta en el 2002 con el Partido Radical de Izquierdas. Dio su nombre a la ley que reconoce la esclavitud como crimen contra la humanidad.

Interior

Barcelonés naturalizado, representa el ala derecha del PS y a la vez las nuevas generaciones. Se hizo imprescindible en la campaña y sigue considerándose amigo de Strauss Kahn.

Portavoz y Derechos de la Mujer

De origen marroquí, detesta que la consideren símbolo de la integración. Su carrera se ha desarrollado en el Ayuntamiento de Lyon. fue portavoz primero de Ségolène Royal y ahora de Hollande