«La respuesta es proporcionada, no se puede vivir bajo los misiles»

El embajador responde a Zapatero y dice también que no se debe negociar con Hamás porque no reconoce a Israel y aboga por la «matanza de todos los judíos»


El embajador israelí en España, Raphael Schutz, rechaza que la ofensiva israelí sea desproporcionada y también que haya que negociar con Hamás, en contra de lo que ha dicho José Luis Rodríguez Zapatero.

-¿Cómo valora la posición de Zapatero, que rechaza tanto la actitud provocadora de Hamás como la reacción desproporcionada de Israel?

-Somos muy conscientes de la preocupación de España por lo que ocurre en Oriente Medio, reflejada en las palabras del presidente. Tenemos además una muy buena relación, los canales de comunicación están abiertos. El presidente mismo ha dicho que emite su opinión desde la perspectiva de la amistad hacia Israel. Nuestra política es dialogar con el Gobierno de forma directa y no discutir uno u otro punto en los medios.

-Pero usted no está de acuerdo con que la reacción israelí sea desproporcionada, sino que es la que corresponde.

-Obviamente que sí. Yo creo que hay que entrar en un análisis mucho más profundo respecto a la supuesta desproporcionalidad. Hamás ha lanzado una media de 10 misiles y cohetes diarios en los últimos tres años sobre Israel. Esto hay que tomarlo en la perspectiva de un acoso y castigo colectivos diarios a la población y no de algo que ha ocurrido recientemente.

-Durante la tregua, Hamás lanzó unos 300 cohetes que no llegaron a matar a nadie. Por eso ha sorprendido tanto la respuesta israelí.

-Es cierto, pero fue un período muy corto. Cuando caen 80 misiles un día, como ocurrió, no se producen víctimas porque Hamás no quiera o porque los misiles sean de producción casera, que es una mentira popular, sino porque la población se mantiene en los refugios. Yo invito a cualquier persona a meditar y reflexionar si es lógico vivir bajo una lluvia de misiles.

-¿Por qué rechaza Israel la resolución del Consejo de Seguridad de alto el fuego?

-No asegura el objetivo de la operación, a mi modo de ver modesto, que es restaurar la calma en el sur de Israel y asegurar que dentro de poco los ciudadanos no se encuentren otra vez con este acoso y castigo de los misiles. La resolución no recoge ningún mecanismo que asegure que esto se va a acabar.

-Pero tampoco acepta el plan franco-egipcio.

-En este plan hay elementos más positivos que en la resolución de la ONU. Hay un diálogo continuo entre Israel y ambos países para abordar los detalles y ver si esto podría servir como base para una salida.

-Zapatero apostó también por entablar contactos directos con Hamás.

-Hay que leer su carta fundamental en la que, por ejemplo, en su artículo 7 aboga por la extinción y la matanza de todos los judíos para entender que es una organización muy radical, con la cual no se puede llevar a cabo ninguna negociación hasta que modifique su posición de no reconocer el derecho a existir de Israel y de matar a los judíos. Entonces podríamos tener una base de negociación, no antes.

-Hamás no quiere un Estado palestino que comprenda solo Gaza y Cisjordania.

-Claro, para ellos todo lo que constituye hoy Israel, Cisjordania y la franja de Gaza es parte de la futura Palestina y no solo eso, su objetivo es mucho más ambicioso, forma parte de la internacional radical musulmana que quiere construir un califato mundial donde cabrían Palestina, pero también Al Ándalus.

-¿Negociar con el presidente Abás es posible?

-Estoy absolutamente convencido; yo creo que Abás y la Autoridad Palestina son conscientes de que no hay otra solución al conflicto que dos Estados para los dos pueblos. No hemos concluido todos los detalles, pero desde la cumbre de Annápolis del 2007 hemos avanzado y estoy seguro de que cuando podamos retomar la negociación llegaremos a acuerdos.

Votación
1 votos