«Madeleine murió en un accidente y su padre ocultó el cadáver»

El inspector expulsado del caso recuerda que una familia irlandesa reconoció a Gerry McCann como el hombre que llevaba en brazos a una niña el 3 de mayo del 2007


11/09/2008 02:00 h

Afirma que fue apartado del caso de la desaparición de Madeleine McCann, cuando estaba en vías de resolverlo, debido a presiones políticas. Gonçalo Amaral, el inspector portugués que dirigió las investigaciones hasta el 2 de octubre del 2007, argumenta en Maddie. La verdad de la mentira (Esquilo) su tesis sobre lo que sucedió. Ya ha vendido 200.000 copias en Portugal. «La mayor mentira que se ha dicho es que la niña está viva», afirma este hombre de 49 años que ha decidido abandonar la policía después de 27 de servicio, en los que presume de haber resuelto todos sus casos.

-¿Cuál es su teoría?

-La conclusión a la que llegaron los investigadores portugueses y británicos, que está en el sumario y en mi libro, es que la niña murió accidentalmente en la habitación del apartamento aquella noche del 3 de mayo del 2007. Que hubo ocultación del cadáver, simulación de rapto y negligencia en la custodia de los niños. Esto constituye un delito muy penado en Gran Bretaña, pero allí no se ha abierto ningún procedimiento. Si los McCann hubieran admitido que fue un accidente habrían perdido la custodia de sus gemelos. No solo ellos, también sus amigos que estaban allí.

-¿Quién ocultó el cuerpo de Madeleine y dónde?

-Kate encontró a la niña muerta, y su esposo, Gerry McCann, ocultó el cadáver. Fue identificado, con un 80% de certeza, por una familia irlandesa como el hombre que llevaba una niña, en brazos, la noche del 3 de mayo, en dirección a la playa. Creo que allí escondió el cadáver. Lo hizo con conocimiento de su mujer. También pudo intervenir una tercera persona.

-¿En qué se basa la acusación a los McCann?

-Hay muchos indicios, testigos y pruebas materiales. Las contradicciones y mentiras de algunos amigos del matrimonio, el invento de que había un sistema de vigilancia de los niños. El trabajo de los perros es muy importante, porque detectaron olor a cadáver y sangre humana, que tenía partes de un perfil coincidente con el de Madeleine, detrás de un sofá del apartamento. También detectaron sangre y olor a cadáver en un coche que los McCann alquilaron 22 días después de la desaparición de su hija.

Votación
80 votos
Tags