Imagen:

Un polaco secuestró a su hija y la violó por sistema durante seis años


La mayoría de los medios polacos informaron ayer de un caso de incesto que evoca el terror de el monstruo en Amstetten: un hombre encerró durante 6 años a su hija, a la que violó repetidas veces. Fruto de este incesto nacieron dos hijos, que fueron dados en adopción, por decisión del padre.

El hombre, de 45 años, confinó a su hija Alicja, de 21, en un pueblo en Siemiatyce, en el este de Polonia, donde la víctima era encerrada en una habitación sin picaporte.

Según informó la Fiscalía del Estado, existen pruebas para una parte de los crímenes. Por el momento, solo es posible acusar al padre del secuestro de la muchacha y de los abusos sexuales en dos semanas del año 2002 y otra de este mismo año.

El agresor, que se encuentra detenido desde el lunes, admitió haber tenido relaciones sexuales con su hija, pero aseguró que esta lo instó a ello e incluso lo obligó. La Fiscalía del Estado no quiso comentar esta información.

Dos niños

Según declaraciones de Alicja al diario Gazeta Wyborcza, la joven estuvo embarazada dos veces, de forma que en los años 2005 y 2007 dio a luz, acompañada por su padre, a dos niños que, probablemente, fueron fruto de las violaciones. Su padre, sin embargo, la obligó a entregar a los bebés en adopción.

A pesar de que el hombre amenazó de muerte a su mujer y a su hija si alertaban a las autoridades, Alicja se dirigió hace una semana a la policía de Siemiatycze, acompañada de su madre, para declarar que estaba siendo violada por su progenitor desde los 14 años, quien le impedía, además, salir de casa.

El agresor -al que los medios apodaron el «Josef Fritzl polaco», en referencia al caso de incesto destapado en abril en Austria-, cuya identidad no fue revelada, se había dado a la fuga y fue detenido en Siedlce, una localidad del centro de Polonia, cuando trataba de huir a Italia. El hombre ha sido encarcelado por violación y secuestro, y podría ser condenado a 15 años de prisión.

Sin embargo, por ahora, el acusado permanecerá detenido al menos tres meses mientras se llevan a cabo las investigaciones y se determina la paternidad de los dos niños nacidos de ese incesto.

La joven, que abandonó el colegio a los 14 años, está recibiendo actualmente asistencia psicológica. «Su padre le ha hecho vivir el infierno en vida. La violaba, la ataba y la amenazaba con un cuchillo», declaró a la televisión un policía cercano a la investigación, Jacek Dobrzynski.

El hogar

Por su parte, los vecinos de esta familia miraban ayer con temor la casa donde tuvieron lugar los hechos, una vivienda de madera, de una sola planta, situada en la pequeña aldea campesina de Grodzisk, en el este de Polonia. «No teníamos mucha relación la con familia, pero todo esto me parece horroroso», declaró un vecino a la prensa.

En el pueblo, todos aseguran que no habían notado nada en el secuestrador. Tras el escándalo por incesto en Amstetten incluso se pronunció a favor de castrar al agresor.

Este dramático suceso se emparenta, precisamente, con lo sucedido hace meses en Austria, donde el perito electricista jubilado Josef Fritzl, conocido mediáticamente como el monstruo de Amstetten, mantuvo secuestrada en un sótano a su hija, en un cautiverio durante el cual nacieron siete hijos fruto de la forzada relación incestuosa, uno de los cuales fue asesinado por el propio Fritzl.

Votación
3 votos
Etiquetas
Abusos sexuales Austria Italia Polonia