¿Cuándo me van poner el nuevo Facebook?

La red social da una nueva vuelta de tuerca a su diseño con la idea de convertir el clásico muro de publicaciones en un «periódico personalizado»

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
https://www.facebook.com/
https://www.facebook.com/

El nuevo Facebook llega presumiendo de ser el mayor rediseño de la historia de la red social. Y no han sido pocas las idas y venidas que Zuckerberg ha dado a las cajas y elementos que, como un rompecabezas, estructuran la página principal y los perfiles de la plataforma social con más usuarios del momento. La cuestión es si ahora, con tanto desajuste aquí y allá, nuevas opciones, botones espontáneos y promesas de integración con todo tipo de servicios, que levantan más dolores de cabeza que entusiasmos, Facebook conseguirá consolidar de una vez por todas a su público, llegar a los usuarios finales con más precisión, hacerles la navegación más fácil y sumar nuevos adeptos o, por el contrario, provocar una desbandada general. Cuidado Facebook, que los cambios, muchos y de golpe, no suelen gustar.

El caso es que el enfant terrible de las redes sociales presentó este jueves lo que ha bautizado como «News Feed», una especie de «periódico personalizado» que ocupará el lugar del timeline habitual de noticias. Traduciendo las consignas lanzadas ayer frente a la prensa en Palo Alto -«un diario visual», «Adiós al desorden», «Historias más ricas»- lo que realmente hará Facebook en la práctica es, textualmente, «reducir el ruido y concentrarse más en las historias de la gente que nos preocupa».

Mientras esperamos a que, un buen día, al introducir nuestra contraseña, Facebook nos salude con una apariencia totalmente distinta y tengamos que pasarnos una hora intentando averiguar cómo actualizar un estado o etiquetar a alguien en una foto, más otros 45 minutos revisando que las condiciones de privacidad se mantengan tal y como las teníamos configuradas -porque, al menos en ocasiones anteriores, con cada convulsión de la red social, el desbarajuste era tal que de un dia a otro cualquier usuario podía repasar toda nuestra «biografía» virtual, fotos, vídeos y demás contenidos que se nos antojase colgar según épocas y ánimo en nuestros perfiles-, podemos ir haciéndonos una idea de qué aspecto lucirá la nueva, y esperemos que última durante un tiempo, actualización de su diseño.

Fotos y vídeos más grandes y atractivos

Una cosa está clara: los cambios van encaminados a mejorar la estética de la red social. Conseguir un diseño más atractivo en el que los protagonistas (fotografías, eventos, artículos y mapas) presenten un aspecto más llamativo y atrayente. En primer lugar, los iconos de las aplicaciones y de las listas se mudan directamente al margen izquierdo de la pantalla, donde se istalarán en una columna estática -de uno en uno, cada uno bajo el anterior- que permanecera igual en la pantalla, facilitando la navegación, aunque vayamos bajando en el muro para consultar publicaciones más antiguas.

En segundo, las fotos y los vídeos pegan el estirón definitivo en el nuevo Facebook. Se mostrarán a partir de ahora más grandes, más visibles, y será la propia red social, «colándose en nuestra mente» e intuyendo qué haríamos nosotros, quien agrupe las noticias compartidas y nos de la opción de filtrar los contenidos por intereses. La música también pasará a un primer plano en el renovado diseño. La plataforma empezará a dar mayor relevancia a lo que escuchamos y escuchan nuestros contactos, añadiendo datos a mayores de los artistas y los discos favoritos.

Evidentemente, en el transfondo de la necesidad estética y útil que defienden los de Facebook, late una estrategia orientada a optimizar su publicidad. Conseguir «sonsacar» a sus usuarios información sobre sus intereses y preferencias y orientar cada perfil según gustos supone una herramienta de oro para la red social y su gestion publicitaria. De esta forma, podrá segmentar su público y «colocar» promociones y anuncios estratégicamente para llegar de forma más directa al cliente final. Si un usuario agrupa sus intereses, filtra contenidos según sus inquietudes, Facebook sabrá exactamente qué publicidad ofrecerle. En cuál será más fácil que pinche.

¿Pagar a cambio de prescindir de la incómoda publicidad?

Sin embargo, consciente de que los internautas pueden llegar a hartarse de tanto anuncio -y, de confirmarse, este sería el punto más novedoso del cambio-, Facebook podría ofrecer la opción de suprimir la publicidad a cambio de un desembolso mensual. O lo que es lo mismo, pagar por que la red de Zuckerberg deje de atosigarnos con promociones dos por uno, ofertas de fin de semana o saldos en algún gimnasio del barrio. Esta idea lleva horas circulando por la Red después de que se filtrase la noticia de que Facebook cuenta ya con una patente intelectual registrada donde se enumera el acceso a características adicionales a cambio de una cuota de dinero al mes.

El nuevo Facebook comenzará a implantarse lenta y progresivamente a partir de ahora en la versión para los ordenadores. De momento, solo un pocos que decidan participar en esta fase de prueba y se apunten en la web de noticias de la red social podrán ser testigos de sus virtudes. Las aplicaciones móviles, sin embargo, tendrán que esperar un par de meses.

Más información:

https://www.facebook.com/
https://www.facebook.com/
Saber más...