«Expedición Imposible»: Mireia Canalda abandona el concurso porque está embarazada

El nuevo «reality» de Cuatro, una especie de «Pekín Express» en Marruecos con famosos, emitió ayer su segundo programa que se saldó con dos abandonos, el de la expareja de Ronaldo y el de Elisabeth Reyes, y con la expulsión de la pareja formada por Leticia Sabater y Raquel Mosquera

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Expedición Imposible es, desde la semana pasada, el nuevo reality de las noches de los miércoles de Cuatro. La cadena reinventa una vez sus recurridos shows de aventuras y, con Raquel Sánchez Silva al frente, una veterana en este tipo de concursos, reúne en el desierto de Marruecos a nueve parejas de «famosos» -rostros conocidos de la televisión, del deporte, de la farándula y del mundo de las pasarelas- en una especie de Pekín Exprés con dunas de arena y dromedarios. Si el primer programa de Expedición Imposible se saldó con la expulsión de una de la parejas más fuertes, la formada por Iván e Ismael, aquel simpático dúo que se proclamó ganador -uno ganador y el otro finalista- del primer Gran Hermano, el segundo programa terminó con, nada más y nada menos, que cuatro bajas: dos abandonos y una expulsión.

El caso más impactante lo protagonizó Mireia Canalda, que saltó a la fama en el 2004 por su relación con el futbolista brasileño Ronaldo. La modelo entró en Expedición Imposible para concursar junto a su actual pareja sentimental, el nadador Felipe López, que hace años mantuvo una relación con la gallega Paloma Lago. Ambos formaban el equipo morado. La pareja superó sin pena ni gloria la primera expedición en Marruecos -cada etapa consiste en una serie de pruebas a través del desierto, la nieve y la montaña en las que los concursantes deben intentar llegar los primeros a la meta-, pero los problemas llegaron cuando, con el cansancio ya instalado en sus huesos, encararon el segundo día del concurso. Mireia Canalda comenzó a perder fuerzas y, en el momento en el que ya no pudo más, se derrumbó ante su pareja y le confesó que no podía seguir adelante en Expedición Imposible. «He pasado la noche vomitando y no he podido dormir nada», indicó entre sollozos ante las cámaras. Felipe López, atento y cariñoso en todo momento con la modelo, la tranquilizó convenciéndola de que no pasaba nada. «Pues si no puedes más, no puedes más y no pasa nada». El nadador y Mireia llegaron a la meta en penúltima posición y fue allí cuando se sinceraron ante la presentadora de Expedición Imposible y sus compañeros. «Quiero deciros que hemos hecho trampas porque en este viaje no hemos sido dos, hemos sido tres», comenzó Canalda. «Ha habido una razón que ha marcado nuestro ritmo, yo he hecho todo lo que he podido y no he querido decir nada para que no hubiera ninguna facilidad para nadie. Nos enteramos de que estaba embarazada dos días antes de venir y queríamos estar más tiempo, pero yo no puedo». Y así, la pareja soltaba la bomba de su futura paternidad y anunciaba el abandono de la modelo.

Efecto contagio en los abandonos

Bastaron unos minutos para que un descolgado Felipe López encontrase una nueva pareja. Siguiendo el ejemplo de Mireia Canalda, aunque por diferentes razones, la también modelo Elisabeth Reyes anunció su rendición. Ya desde el primer minuto de Expedición Imposible, a la que formaba pareja con otra habitual de las pasarelas, Noelia Lóez -exconcursante de Súper Modelo y exnovia del futbolista Guti- comenzaron a fallarle las fuerzas y el ánimo. Siempre varios pasos por detrás de su compañera, intentó con uñas y dientes seguir el ritmo de los aventureros, pero al final de la segunda etapa y víctima de un ataque de ansiedad, Elisabeth Reyes se dio por vencida. «Yo no puedo más, no puedo más. Y con una persona al lado que me está todo el día presionando, menos. Me quiero ir porque estoy agotada, si ella se quiere quedar, que se quede», reventó la modelo.

Con dos concursantes «colgados», la dirección de Expedición Imposible se vio obligada a tomar cartas en el asunto y le propuso a Felipe López y Noelia López una nueva sinergia, la posibilidad de unir sus fuerzas y seguir adelante juntos en el equipo morado. Al nadador le costó un poco decidirse visto el estado de su chica, pero finalmente aceptó la propuesta del concurso y se alió con la modelo para intentar proclamarse junto a ella ganador del reality.

Leticia Sabater y Raquel Mosquera, segunda expulsión

Si en el primer programa los últimos en llegar al punto establecido fueron Iván e Ismael, lo que les obligó a abandonar la carrera, en la segunda etapa de Expedición Imposible Leticia Sabater y Raquel Mosquera, el equipo fucsia, no consiguieron encontrar entre el rebaño de cabras el papiro con la pista que les conduciría hasta la meta. Después de una hora y media de búsqueda, la dirección del programa tuvo que ir a buscar a las dos concursantes para comunicarles que, ya que no lograban superar la prueba, ellas serían las siguientes expulsadas.

La fugaz estancia del equipo integrado por Leticia Sabater y Raquel Mosquera en Expedición Imposible fue una de las más polémica de esta primera edición del reality. Durante la primera expedición, ambas concursantes, sobre todo la presentadora rubia con más alegría al mediodía, se enzarzaron en una monumental discusión con sus compañeras de aventuras del equipo rosa, las hermanas Abradelo. La televisiva y fraternal pareja comenzó a quejarse en el primer programa que Leticia y Raquel se saltaban a la torera las reglas del programa, haciendo trampas y atajando el camino que obligatoriamente debían recorrer todos los concursantes. Expedición Imposible se convirtió por momentos, durante su programa de estreno, en una mezcla entre Sálvame y Hotel Glam, donde lo que predominaba dejó de ser el afán de aventura, superado por los gritos y los llantos de las concursantes más polémicas.

El brote psicótico de Raquel Mosquera

A pesar de que uno de los mejores momentos de lo que va de Expedición Imposible, y seguramente de lo que va de televisión este 2013, nos lo haya brindado Raquel Mosquera y su súper sprin atravesando veloz la arena del desierto, lo cierto es que la pareja fucsia ha sido una de las más mediáticas y problemáticas del reality. Mientras otros equipos prefieren pasar más desapercibidos, como el que forman la torera Cristina Sánchez y su marido Alejandro Da Silva, el exconcursante de Operación Triunfo Álex Casademont y la presentadora Rocío Madrid o los exconcursantes de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? David Olid y Daniel del Río, Raquel Mosquera y Leticia Sabater no han dado más que hablar desde que pusieron un pie en esta Expedición Imposible. Y, por si fuera poco el numerito que montaron en Marruecos, Leticia Sabater, que ya había desvelado a través de su Twitter antes de que se emitiese el programa que habían sido de las primeras en ser expulsadas, se dedicó a contar de plató en plató cómo había vivido el brote psicótico que Raquel Mosquera sufrió en el concurso.

La peluquera y viuda de Pedro Carrasco tuvo que ser ingresada por cuarta vez en el hospital madrileño Puerta de Hierro a su vuelta de Marruecos, al parecer, porque dejó de tomar su medicación durante su estancia en el reality. Leticia Sabater confesó que su compañera comenzó en Expedición Imposible a hacer «cosas raras», que «no la entendía» cuando de hablaba, dando a entender que Mosquera llegó un momento en el que empezó a confundir personas.

Las parejas de «Expedición Imposible»

Además de los equipos ya citados formados por Iván e Ismael (equipo amarillo eliminado en el primer programa), Leticia Sabater y Raquel Mosquera (dúo fucsia), Mireia Canalda y Felipe López (pareja morada), Elisabeth Reyes y Noelia López (equipo celeste) -estos dos últimos ahora integrados en el morado con Noelia y Felipe-, Expedición Imposible pone a prueba a otras seis parejas. Las hermanas actrices y presentadoras María y Romy Abradelo, que integran el equipo rosa; los popularmente conocidos como «tróspidos» David Olid y Daniel del Río, concursantes de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?; Álex y Rocío Madrid (pareja verde); Cristina Sánchez, la torera, y su marido, el banderillero Alejandro Da Silva (equipo rojo); Lola González y Marbelys Zamora, profesoras del programa de baile de Cuatro Fama ¡a bailar! (azules) y, la última de las incorporaciones, el bailaor Rafael Amargo y su exmujer Yolanda Jiménez (pareja naranja), completan el conjunto de escogidos para participar en la aventura de Expedición Imposible, en la que uno solo de estos equipos, aquel que consiga aunar la fuerza física, la resistencia mental y el ánimo, será proclamado ganador.