2012: El año que se paró «La Noria»

Un repaso a los fenómenos televisivos del año que termina, desde Mariló Montero a Alberto Chicote pasando por La Voz

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El 2012 será recordado en el ámbito de la televisión, entre otras cosas, por la unión definitiva entre las redes sociales, y en especial, Twitter, y la televisión, y de los que ha surgido una retroalimentación casi perfecta.

Desde hace meses ya no es extraño en la parte superior izquierda de nuestros televisiores el hasgtag que promueven para hablar sobre ellos en Twitter.

A veces, los usuarios de la red de microblogging se rebelan y frente a lo que sugieren desde el programa, surgen otros hasgtags independientes que consiguen incluso auparse entre los primeros puestos de los trending topics. En cualquier caso, televisión y Twitter se han unido ya irremediablemente con un maridaje casi perfecto.

El año 2012 ha dejado grandes éxitos televisivos y algún que otro disgusto, buen ejemplo de ambos son el caso La Noria, el éxito de Alberto Chicote con su Pesadilla en la cocina, el paso de Loli Nogueira por Tu sí que vales, el Gaiás en Salvados, los tróspidos de ¿Quién quiere casarse con hijo?, las meteduras de pata de Mariló Montero o el fenómeno de La Voz.

El caso «La Noria», el poder de los telespectadores

Un ejemplo de esto último fue el caso La Noria. En octubre de 2011, el programa de Telecinco entrevistó en prime time a Rosalía, madre de Javier García Marín «El Cuco», el menor condenado por el caso Marta del Castillo. La mujer lo hacía de espaldas, ocultando su rostro a las cámaras. Y esta emisión fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de muchos espectadores.

No era la primera vez que La Noria aprovechaba los temas más polémicos y llevaba a sus protagonistas al programa, ya fue muy criticado cuando entrevistó a Violeta Santander, novia del hombre que golpeó a Jesús Neira cuando intentó interceder en una violenta discusión entre ambos y le provocó graves heridas.

Tras la emisión de la polémica entrevista Pablo Herreros inició a través de las redes sociales y de su blog una campaña de desprestrigio contra La Noria y contra las marcas que se anunciaban durante la emisión del mismo. La iniciativa cuajó entre muchos usuarios y las marcas, temiendo que su nombre se viese manchado, comenzaron a retirar sus spots.

En aquel momento, el presentador, Jordi González, manifestaba a través de su cuenta de Twitter: «estudiantes y aficionados al marketing: una empresa de embutidos ha visto la oportunidad de una campaña de imagen que le sale gratis. Y la ha aprovechado». Estas declaraciones avivaron aún más la polémica.

Durante varias semanas, La Noria vio como menguaba cada vez más el espacio dedicado a la publicidad, uno de los programas llegó a emitirse con tan solo cinco minutos de anuncio. A la semana siguiente, no tuvo ninguno, únicamente la autopromoción de Esperanza Gracia.

Desde Telecinco, muy sorprendidos ante la efectividad de una campaña surgida en las redes sociales, retiraron dos de sus programas más agresivos y polémicos y terminó relegando a La Noria tras plantearse incluso retirarla, a las madrugadas de los sábados y lo sustituyó por El Gran Debate. Finalmente en abril de 2012, La Noria fue cancelada.

En noviembre, se hizo público que Telecinco se querellaba con el bloguero promotor de esta iniciativa, Pablo Herreros, pero finalmente alcanzó un acuerdo con Telecinco para que la cadena retirase la querella interpuesta cerrándose así de forma definitiva el caso La Noria.

Chicote revolucionó los fogones con su «Pesadilla en la cocina»

Alberto Chicote, el cocinero de Pesadilla en la cocina, sufrió durante las diez entregas de uno de los programas revelación de la temporada en La Sexta, todo tipo de anécdotas entre los fogones de los restaurantes que visitó en Pesadilla en la cocina.

Ejerció de Hermano Mayor en el conflicto entre padre e hijo en el «Da Vinci», cuyo dueño tras los cambios de Alberto Chicote terminó criticando al chef y acusándolo de pedirle que no limpiara la cocina «en unos días» y de que lo había arruinado.

Puso paz entre el dueño y la cocinera de «La Tana», vomitó al ver la cocina de «El Castro de Lugo» y a punto estuvo de desesperarse con su cocinera de origen gallego. A pesar de los cambios en la cocina y de su cambio de cara, «El Castro de Lugo» echó el cierre antes de que el programa de La Sexta se emitiese, aunque el programa obtuvo uno mejores datos de audiencia de la temporada.

Chicote se comió un bacalao seco en el «Opila» y «La reina del Arenal», cuyos dueños además de estar endeudados hasta las cejas, intentaron parar la emisión del programa y acusaron al chef de homófobo.

En la cocina del «Osaka» se encontró a un cocinero de origen chino en un restaurante japonés que había aprendido a cocinar sushi gracias a los vídeos de Youtube y comparó el estado de su cocina con el chapapote del Prestige.

Pero nada parecido a lo que se encontró Alberto Chicote en el último reto de la primera temporada de Pesadilla en la cocina, un restaurante hindú donde al poco tiempo de entrar el cocinero que trabajaba allí lo echó. Solo le faltaba eso, que lo echasen de una cocina.

La compostelana Loli Nogueira puso en aprietos a Risto

La compostelana Loli Nogueira participó en la repesca que emitió Telecinco del programa Tú sí que vales en marzo. Entre las personas a las que se les dio una segunda oportunidad, se encontraba la concursante gallega que logró callar a Risto en su primera aparición. En esta segunda oportunidad la cantante interpretó de nuevo un tema de Amy Winehouse, para resarcirse ante el público de la espinita que le había quedado clavada la primera vez en el que no se sentía segura con la canción.

Tras su actuación, en la que de Teo se mostró muy segura, le tocó el turno del momento más temido, la valoración de Risto. Tras su enfrentamiento, el polémico publicista le pidió explicaciones por las declaraciones que había realizado en entrevistas a los medios de comunicación criticándolo y le pidió que se tomase en serio el programa.

Loli salió del aprieto explicando que eran frases sacadas de contexto, que los periodistas «tienen que ceñirse a un espacio», pero Risto entendió sus explicaciones como excusas y le espetó: «Eres muy lista Loli, allí nos criticas a nosotros, aquí los criticas a ellos». Finalmente, el jurado aceptó sus disculpas, pero Loli, que logró quedar entre los tres finalistas, se quedó de nuevo con la miel en los labios y sin los 8.000 euros del premio.

Pero Loli Nogueira no fue la única gallega recordada por su paso por Tú sí que vales. Por el programa también pasaron Teresita Paramount que bailó para Risto, el joven vigués que Néstor que interpretó un número vocal de canto difónico, gutural tibetano y gutural diafragmático en alternancia de aspirados y exhalados que no convenció ni al público ni al jurado y volvió de nuevo el Parga son su baile del Pío Pío.

El Gaiás protagonizó un programa de «Salvados»

Jordi Évole y su equipo de Salvados se desplazaron a la Cidade da Cultura para grabar un programa titulado Cuándo éramos cultos que abordaba el despilfarro en el Gaiás.

Tras ver los casos de la Ciudad del Circo de Alcorcón y la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el programa se centró en el Gaiás, durante prácticamente la mitad. Bien es cierto que como explicó Évole, en Valencia no le autorizaron visitar los edificios sobre los que versaba el programa y tuvo que conformarse con verlos desde fuera, mientras que en el Gaiás lo recibió Anxo Lorenzo y pudo visitar la biblioteca y el museo acompañado por el periodista de La Voz de Galicia Manuel Cheda.

La visita del Follonero a Santiago consiguió que además del hashtag promovido por el programa #cuandoeramoscultos también se convirtiesen en temas del momento #AnxoLorenzo y #EuNaCidadedaCultura, en el que se daban ideas de cómo aprovechar las infraestructuras del Gaiás, muchas de ellas con grandes dosis de sarcasmo.

Uno de los mejores momentos del irreverente programa fue cuando Lorenzo resolvió como pudo la pregunta del Follonero sobre la piedra brasileña que se usó para la construcción de los inmuebles, en lugar de utilizar materia prima autóctona. «Es un tema puntual y totalmente anecdótico, además los brasileños son como primos hermanos?» respondió.

Luján Argüelles ejerció de celestina en «¿Quién quire casarse con mi hijo?»

Cuatro apostó este año de nuevo por los programas para buscar pareja de la mano de Luján Argüelles y después de varias ediciones de Granjero busca esposa, estrenó ¿Quién quiere casarse con mi hijo?. La primera temporada ya congregó a un buen número de seguidores, pero sobretodo fue la segunda, la que finalmente terminó por consolidar este formato entre el público.

En la última edición además participaron Pedriño y Mary, de Valdoviño, que acudieron buscando un novio para el joven. Los dos lograron convertir en varias ocasiones Valdoviño en trending topic y consiguieron ser una de las parejas más populares. Después de varias semanas en las que Mary «aprendió mucho del mariconeo», la madre aclaraba que «después de esto no voy a tener que contestar más a la pregunta de si tienes novia».

Pedriño fue el único que regresó a casa sin pareja ya que el resto de los concursantes eligió quedarse con sus novias. Unas gustaban más que otras a sus madres, pero al final, incluso las más reacias, parece que dieron su brazo a torcer y se conformaron con la elección de sus vástagos. ¿Quién quiere casarse con mi hiijo? dejó con la miel en los labios a muchos que se preguntaban «¿cuántas parejas seguirán juntas tres meses después?».

Mariló Montero, del «¿estás oxidada?» a Igartiburu al alma de los órganos

Mariló Montero, la presentadora de La Mañana de la 1, en TVE, protagonizó en el último trimestre del año varias polémicas.

La primera fue en el inicio de la nueva temporada cuando protagonizó una dura entrevista a su compañera de cadena y que además estrenaba nuevo programa +Gente, Anne Igartiburu. La presentadora vasca se quedó varias veces con la palabra en la boca y sin saber qué contestar tras los envites de Mariló, que le preguntó «¿Estás oxidada?», refiriéndose a que llevaba 15 años dándole paso a vídeos en Corazón de... La entrevista creó un gran revuelo en las redes sociales y Mariló pidió perdón a Igartiburu por teléfono y días después sellaron la paz en directo en el plató de +Gente.

Ante las críticas a Montero explicó que había sufrido un recorte de sueldo del 40 % y se especuló incluso con que le habían prometido a ella presentar el magacine vespertino, que al final terminó recayendo en Igartiburu. De ahí podría venir la ira contra la presentadora vasca.

A finales de octubre, Mariló Montero provocó un gran revuelo en las redes sociales cuando en el editorial con el que finalizaba cada día el programa habló sobre la existencia del alma en los órganos trasplantados. Concretamente se refirió al hombre que asesinó a una niña en El Salobral.

«No puedo negarles que he sentido tranquilidad al saber que los órganos de este hombre no van a dar vida a nadie, sinceramente» sentenció Mariló Montero, a lo que añadió, «yo no querría esos órganos». Y cerró el programa con una frase aún más increíble: «No está científicamente comprobado, pero nunca se sabe si ese alma está trasplantada también en ese órgano. Salud y suerte».

El impacto de sus palabras fue tal que al día siguiente Mariló tuvo que pedir perdón por sus palabras del día anterior. «Siento que otra vez TVE se vea comprometida por una acción mía» explicó con el semblante serio al finalizar su programa. Sin embargo Mariló Montero se reafirmó en sus dudas acerca de la existencia del alma en los órganos trasplantados y aseveró «soy donante de órganos, de todos mis órganos».

Las palabras de la presentadora provocaron las críticas no solo de los telespectadores sino de la comunidad médica y finalmente retiró su espacio editorial al final del programa.

Pero Mariló no dejó de ser noticia tras ello. En diciembre surgieron varios rumores de que la presentadora podría no renovar por TVE e incluso se llegó a hablar de que Marta Robles podría sustituirla. Sin embargo, Robles desmintió el rumor y La 1 anunció la continuidad de Mariló Montero.

Poco después ocupó las portadas de las revistas del corazón donde se afirmaba que había roto con su pareja, Santiago González y más tarde volvía ser noticia tras unas controvertidas declaraciones en las que afirmaba «soy la que más trabaja, la que más resultados de audiencia tiene y la que menos cobra». La última de ellas fue cuando de nuevo tuvo una polémica con Anne Igartiburu, cando ésta le «robó» la exclusiva del anuncio del grupo que representará a España en Eurovisión: El sueño de Morfeo.

De «Tu cara me suena» al fenómeno «La Voz»

Antena 3 y Telecinco apostaron de nuevo por los programas musicales. Paula Vázquez estrenó El número uno, donde un jurado en el que estaban Miguel Bosé, Sergio Dalma y Ana Torroja, entre otros, elegían al cantante más talentoso, obteniendo buenos datos de audiencia.

Además Manel Fuentes condujo Tu cara me suena, en la que varios famosos interpretaban cada semana a un cantante famoso, caracterizándose para la ocasión. El programa no estuvo exento de polémicas después de que José Vélez anunciase que iba a presentar una querella después de la imitación que hizo de él Arturo Valls.

Pero sin duda el programa musical revelación de 2012 fue La Voz, de Telecinco, que se convirtió en el concurso de mayor éxito en la televisión española en los últimos diez años. No se recuerda nada parecido desde los tiempos de Operación Triunfo 2, allá por el año 2002, aunque la gran final obtuvo su récord de audiencia en cuota de pantalla (37,3 % de media y picos de hasta el 54 %).

Las audiciones a ciegas, en las que dos jóvenes gallegos, Yhadira y Hugo Torreiro, mostraron su amor ante toda España, las batallas y las galas en directo, congregaron cada miércoles a una media de más de cinco millones de personas.

La Voz dejó momentos de gran revuelo en las redes sociales, como el abandono en pleno directo de uno de los concursantes, Ruiman, que afirmó sentirse discriminado. Más tarde se supo que Ruiman ya había sido muy crítico tras su participación en Factor X con el jurado.

De la mano del presentador Jesús Vázquez, y los coaches, Melendi, Malú, Rosario Flores y David Bisbal, consiguieron llegar a la final cuatro concursantes, Pau, Maika, Rafa y Jorge, sobre el que desde un comienzo hubo sospechas de favoritismos y hasta un posible tongo.

Solo uno, Rafa, se convirtió en La Voz de España, consiguiendo como premio la grabación de un disco con Universal Music. Telecinco ya anunció que habrá una segunda edición.

Más información