Winsor McCay sigue haciendo soñar a Little Nemo 107 años después

El clásico por excelencia del cómic, «Little Nemo in Slumberland», inspira un doodle interactivo y animado. Google rinde homenaje a su creador, Winsor McCay, en el 107 aniversario de la famosa historieta con una serie de viñetas que se van desplegando al tiempo que se narra un nuevo sueño del pequeño Nemo


Redacción

Winsor McCay vuelve a llevar a su mundo onírico a Little Nemo más de cien años después. Para festejar los 107 años de la publicación del primer clásico del cómic, la serie Little Nemo in Slumberland, Google ha recuperado hoy la ilusión de los sueños gracias a un nuevo doodle interactivo que rinde homenaje a esta tira cómica y a su creador. Un largo sueño que da lugar al doodle más largo hasta el momento. Google despliega hoy en su portada una tira cómica que cuenta una nueva aventura de Little Nemo. Esta vez las historias ilustradas por Winsor McCay nos llevan al mundo de los sueños de Google.

Winsor McCay, es uno de los historietistas estadounidenses más importantes del siglo XX. Publicó por primera vez Little Nemo in Slumberland en la edición del suplemento dominical del New York Herald el 15 de octubre de 1905. Un pequeño niño llamado Nemo, Little Nemo, se aventuraba cada día en un nuevo sueño. Winsor McCay lo desarrollaba con su excepcional creatividad y su impecable dominio del color a lo largo de las páginas del suplemento. Al final de cada entrega el protagonista acababa despertándose, a veces entre llantos o cayéndose de la cama, para comenzar en la siguiente tira cómica una nueva hazaña en el mundo de los sueños. Cada nuevo sueño de Little Nemo encadenaba con el anterior, con una continuidad narrativa que permitía a Winsor McCay introducir numerosos personajes secundarios y acercar al lector a su imaginario y espectacular mundo onírico.

La serie original de Winsor McCay partía de la visita de un emisario del rey Morfeo a Little Nemo para llevarle al País de los Sueños. Allí el pequeño protagonista se convertía en compañero de juegos de la Princesa, hija del rey, hasta que aparecía Flip, un extraño personaje con un sombrero de copa en el que podía leerse la frase «Wake Up» («Despierta»), lo que devolvía a Nemo directamente a la realidad. Con el tiempo, en el cómic comenzaron a aparecen otros personajes secundarios, como el Doctor Píldora, el Imp, el Niño Caramelo y Santa Claus.

Fiel al argumento de Little Nemo in Slumberland, Google narra hoy a sus usuarios una historia titulada Little Nemo in Google-land que arranca con una gamberra letra «G» que interrumpe el plácido sueño de Nemo para enviarle directamente a un mundo paralelo en el que el pequeño se reúne con la Princesa. Juntos recorren, al igual que en las aventuras ideadas por Winsor McCay, el país de los sueños montados sobre una «o» y sobre su cama, a la que le crecen largas patas y de la que finalmente Nemo se descuelga para precipitarse al vacío, ante la atenta mirada de una sonriente luna llena y un ejército de pajes que vigilan las escaleras de un palacio, y despertarse, una vez de más, cayéndose de su cama real.

Little Nemo pasó a publicarse el 30 de abril de 1911 en el New York American y en otros periódicos propiedad de William Randolph Hearst, con el nuevo título de In the Land of Wonderful Dreams, una etapa en la que la serie se alargó hasta 1914 y Winsor McCay perdió los derechos de la historieta del niño soñador. Entre el 3 de agosto de 1924 y el 26 de diciembre de 1926, Winsor McCay recuperó a Little Nemo en las páginas del New York Herald, con un tímido éxito que no alcanzó el de la primera época del personaje.

En 1911 Winsor McCay produjo su primera cinta de animación, inspirada en el pequeño Nemo, dibujando y coloreando a mano las miles de imágenes que componían la película. A esta animación, distribuida por Vitagraph, le siguió How a Mosquito Operates y, en 1914, Gertie the dynosaur.

Pero Winsor McCay fue con las aventuras de Little Nemo un auténtico visionario. Solo cinco años después de que La interpretación de los sueños de Freud viese la luz, la serie comenzó a relatar el mundo onírico de un pequeño de diez años, con increíbles visiones y escenas imaginarias que arrasaron entre los lectores, incorporando además al cómic la estética modernista del art déco. Little Nemo exprimió al máximo la imaginación de Winsor McCay rozando casi un temprano surrealismo y anticipando con la estructura de sus viñetas los montajes cinematográficos modernos.

Winsor McCay nació el 26 de septiembre de 1869 -algunos aseguran que en Canadá y otros que en Spring Lake, en el estado de Michigan, en Estados Unidos- y falleció el 26 de julio de 1934. El estadounidense fue, además, uno de los más destacados pioneros del cine de animación y su obra influyó en otros autores como Walt Disney. Interesado desde niño en el dibujo, Winsor McCay se empeñó en meterse de lleno en el mundo de la animación y, aunque su familia intentó que se dedicara a los negocios, el homenajeado hoy por Google se trasladó a Chicago en 1889 donde entró como aprendiz en la prestigosa National Printing and Engraving Company.

La primera tira cómica de Winsor McCay fue Tales of the jungle imps of Felix Fiddle, que apareció en la prensa por primera vez en 1903. A ella le siguieron una gran cantidad de historietas entre las que destacan, además de Little Nemo in Slumberland, The Man From Montclair, The Faithful Employee, A Pilgrim's Progress, Dull Care, Poor Jake y Midsummer Day Dreams.

Más información:

Votación
124 votos
Etiquetas
Cómics Walt Disney Google Canadá EE.UU. Arte Disney Caramelo Doodle Winsor McCay