«Estoy orgulloso de ser uno de los jugadores que cambiaron al Celta»

20 años después de su debut, el primer israelí en la Liga española asegura que el club vigués se lo dio «casi todo» y que en él vivió «parte de los mejores años» de su vida

.

Vigo

A Revivo el Celta le cambió la vida. Así lo asume y lo celebra veinte años -se cumplieron ayer- después de su debut con el equipo. Si echa la vista atrás, sus palabras se llenan de gratitud hacia el club, la ciudad y todos los que se cruzaron en su camino en Vigo. La próxima semana revivirá viejos tiempos en un derbi de veteranos en Riazor. Y precisamente en un derbi visitó la celeste en partido oficial por vez primera.

-20 años desde su debut. ¿Cómo termina usted, primer israelí en la historia de la Liga, en la disciplina del Celta?

-Era el año 1996 y para mí era una opción magnífica. Jugaba en el Maccabi y tenía equipos que querían firmar conmigo. Pero mi sueño era llegar a la liga española. Llegó la oferta de Vigo, ciudad que no conocía de nada hasta el momento que llegué, y ahí viví algunos de los mejores años de mi vida. Primero por vivir y jugar en España, y luego por triunfar allí. Llegué a un equipo que el primer año fue difícil, pero luego vinieron los mejores años de mi vida.

-Nadie contaba en ese momento con que conseguirían lo que lograron.

-Es cierto. Tampoco yo pensaba que íbamos a triunfar como lo hicimos. Llegué a un equipo de los que suelen llamar pequeños y al estar en Primera lo que querías era poder jugar contra Madrid y Barcelona. Al final conseguimos mucho más que eso y yo personalmente aprendí mucho rodeado de muy buenos compañeros, conseguí también para mí casi todo.

.

«Llegaba por primera vez a un país nuevo y no conocía el idioma; tenía miedo»

-Venía de un país y una cultura muy diferente y aquí su fichaje llamó mucho la atención. ¿Cómo fue su adaptación?

-Tenía mucho miedo de cómo iba a vivir en España, sobre todo por no conocer el idioma, aparte de que tenía un hijo de dos meses. Llegaba por primera vez al país y creí que iba a ser más difícil. Pero la gente me ayudó y me lo puso fácil. Horacio me dejó el coche de su hija y conocí a un amigo, Carlos Sánchez que me ayudó con el idioma. Casi nadie sabía inglés y la llegada de Javi González también me ayudó. A veces una ciudad pequeña te ayudan más que en una grande.

-Hablaba antes de lo que aprendió «rodeado de bueno compañeros». En lo futbolístico, ¿con quiénes se queda?

-Con casi todos. Mazinho era un campeón del mundo, era increíble verlo y estar con él; también los rusos, Karpin y Mostovoi. O Makelele y Míchel Salgado, que luego triunfaron en el Real Madrid. Fuimos un equipo con calidad, pero no solo eso; los hay que con calidad no triunfan y creo que nuestra clave fue que fuimos todos muy amigos, la relación que teníamos fuera del campo.

.

«Cuando marqué en Liverpool sentí que firmar por el Celta era lo mejor que había hecho en mi vida»

-¿Cuál es el momento que le quedó más marcado de sus cuatro años celestes?

-Muchos, pero sobre todo el partido del Liverpool. Fue un partido en el que marqué y en ese momento en toda Europa se hablaba del Celta de Vigo. Sentía que lo mejor que había hecho en mi vida deportiva era firmar por el Celta, fue impresionante.

-Así que ese gol será también el que más recuerda.

-Sí, desde luego. Luego también hay algunos otros, como contra el Barcelona, que te pones muy contento porque sabes que se ba a recordar para siempre; o contra la Real Sociedad, que nos ponía primeros en Liga y nos daba mucha confianza.

-¿Qué fue lo peor que vivió como céltico?

-Ahora echo la vista atrás y no lo veo como algo malo, pero en aquel momento fue que Horacio no me dejara ir ni al Madrid ni al Barcelona habiendo ofertas. Siempre quieres ir a uno de esos equipos, pero no pudo ser, no me lo permitió. Pero al final salió bien, me fui a Turquía y pude triunfar también allí.

.

-¿Cómo recuerda el adiós al Celta?

-Tenía 28 años y me quedaba uno en Vigo. Después de no haberme dejado ir al Barcelona, llegó la oferta del Fenerbahce y en un año allí ganaba como en tres en el Barcelona. Me fui por ese lado. Y eso que soy judío (risas), pero era una oferta muy buena.

-¿Le ha guardado rencor a Gómez por ese episodio?

-No, nunca miro hacia atrás. Pasó lo que Dios quería y yo quiero mucho al presidente. Me dio la oportunidad de jugar en Vigo y siempre lo recuerdo por eso.

«Hoy en Israel todo el mundo va con el Celta cuando antes no lo conocían, como yo»

-¿Qué significado tuvo el Celta en su trayectoria?

-Está siempre en mi corazón, no solo el equipo y la época que vivimos, también Vigo. Además, hoy cuando juega el Celta todo Israel va con él, cuando antes no lo conocían como me pasaba a mí. Cuando apoyas a un equipo cuatro años por estar allí un jugador, al final lo sigues aunque ese futbolista ya no esté. Para mí fue llegar a la mejor liga del mundo, estar desde el principio en el once siendo joven y triunfar. Estoy orgulloso de ser uno de los jugadores que cambiaron al Celta.

.

-¿Es aficionado al club?

-¡Claro! No solo yo, toda mi familia y también mis amigos. Somos del Celta juegue contra quien juegue. Tengo cinco hijos, todos celtistas. La que ahora tiene 18 años nació en Vigo y lo va a llevar con ella para siempre, cada vez que le pregunten dónde nació, recordará a la ciudad.

-No llegó a coincidir con Berizzo, pero ¿cómo valora su papel en el Celta?

-Creo que está haciendo un trabajo fenomenal.

.

«Sigo al Celta y tiene un gran equipo; con una victoria cogerá confianza»

-¿Y cómo valora este comienzo de Liga sin haber puntuado en las dos primeras jornadas?

-La marcha de Nolito es importante, pero creo que aun sin él el Celta tiene buen equipo. El año pasado empezaron bien y este por ahora no, pero como siempre el Celta es un equipo que con una victoria cogerá confianza. Ya contra el Real Madrid jugó bien y pudo haber ganado, hay mucha calidad y con este equipo no vamos a tener problemas.

-¿Hay similitudes entre esta plantilla y la de su época?

-Buenos delanteros, jugadores rápidos y una defensa segura con jugadores de calidad. Son cosas que sí veo similares.

.

-La próxima semana participará en un derbi de veteranos. ¿Cómo recuerda los partidos contra el Deportivo de su época?

-Todos sabían que había que ganar y que era más que un partido, como pasa con todos los derbis, también en Israel o en Turquía. Recuerdo que la mayoría de las veces empatábamos y que nunca tuvimos problemas ni cuando nosotros fuimos ni cuando ellos vinieron, aunque sí me hablaron de problemas que habían pasado muchos años antes.

-¿Y ahora cómo vivirá este duelo contra el Deportivo?

-Pues aparte del partido me ilusiona ver a compañeros con o contra los que jugaste, te trae buenos recuerdos.

-¿Sigue en contacto con célticos de esa etapa?

-Sí, hablo mucho por teléfono con Patxi Salinas y Javi González.

.

-¿Ha regresado a Vigo tras el partido de las Cíes que organizó Salinas?

-No, no volví desde entonces. También por eso ahora podré reencontrarme con muchos amigos y por eso cuando me llamaron dije que sí.

«Cada vez que el balón llegaba a mis pies, la afición del Celta me empujaba»

-¿Qué huella le dejó la aficición celeste?

-Llegué siendo un deconocido, nada que ver con Israel, y me daba miedo. Recuerdo que mi primer partido no oficial fue el Trofeo Cidade de Vigo con el Inter. Intenté hacerlo lo mejor que pude y creo que ahí la afición ya vio que había llegado un buen jugador. Me recibieron de manera impresionante, me querían mucho y un jugador no puede pedir más que eso. Te da confiana. Cuando el balón llegaba a mis pies, ellos me empujaban.

-¿Cómo es ho la vida de Revivo?

-Vivo en Israel, tengo cinco niños y me dedico a la construcción, al sector inmobiliario. Me sigo acordando mucho de Vigo y quiero mucho a la ciudad y a mucha gente a la que mando un abrazo.

.
Votación
5 votos
Comentarios