«El Celta me dio cosas que sin él no habría conseguido»

Decidido al 99,9 % a poner el punto final a su carrera, valora lo que supuso el club vigués en ella

El excético pasa unos días en Vigo como cada verano
El excético pasa unos días en Vigo como cada verano

Vigo

Como cada verano, Juanfran pasa también este año unos días en Vigo, ciudad que considera su casa. Pero no es un verano cualquiera. Tras dejar el Levante, y aunque dijo que estudiaría otras propuestas, afirma que a un «99,9 %» va a dejar el fútbol a sus 40 años. Puesto así el punto final a su carrera, repasa una de las etapas más importantes de la misma: la que vivió en el Celta durante cinco temporadas

-¿Qué le decidió en su día por el Celta?

-Estaba jugando en el Levante, en Segunda, e hicimos un año muy bueno tanto colectivo como personalmente; ahí me vinieron Valencia y Celta y preferí la opción de Valencia porque nunca había salido de casa y estaba más cerca de mi núcleo familiar. En dos años allí jugué 50 partidos, me vino otra vez el Celta y ya no me lo pensé. Vi que cuando un equipo viene dos veces a por ti es porque tiene un interés importante y consideré que si el Celta había apostado por mí, yo también tenía que apostar por el Celta.

Eligió Vigo después de que el equipo ya se hubiera interesado por él previamente
Eligió Vigo después de que el equipo ya se hubiera interesado por él previamente

-Como decía, era su primera vez fuera de casa, pero enseguida se convirtió en un jugador protagonista.

-Sí, la adaptación fue rápida. Y eso que no es que tuviera miedo, pero sí respeto, porque en un sitio nuevo las cosas son de diferente manera. En Vigo enseguida me acogieron bien, tanto el club como la ciudad y el aficionado. Me hicieron sentir en casa, siempre he dicho y digo diciendo que Vigo es mi casa. Todo el mundo fue muy cercano, como una familia.

-Vivieron grandes momentos en esos años, con muchos resultados históricos. ¿Cuál fue su momento más especial?

-Yo creo que todos. Cuando tienes la oportunidad de estar en un club donde año tras año, quitando el último, estamos jugando competiciones europeas y incluso Champions, me quedo con el conjunto, con todo en general. No sería justo por mi parte escoger un año o un momento concreto en una época tan maravillosa.

-En el debe sí que estará aquella final de Copa del 2001...

-Sí, sobre todo pesa el no haberle dado un título al Celta y a la ciudad, porque lo merecían. Hacíamos un fútbol que era de lo mejor a nivel nacional y también europeo, porque cuando jugábamos UEFA todo el mundo hablaba del equipo, de cómo jugaba. En los cinco años que estuve nos merecimos un título, porque la Intertoto no sé si contará, yo creo que sí, pero uno de más renombre. La mejor ocasión era esa Copa en la que pusimos todo nuestro empeño, pero que al final no se pudo conseguir.

No marcó demasiados goles, pero entre ellos hubo varios relevantes
No marcó demasiados goles, pero entre ellos hubo varios relevantes

-¿Cómo recuerda aquella Intertoto, con una temporada posterior de tantísimos partidos?

-En el partido de ida habíamos ganado 2-1 con un gol mío en el último minuto del partido y luego en el campo del Zenit empezamos perdiendo y logramos empatar para llevarnos la victoria. Fue una eliminatoria complicada, dura, en la que nos repusimos del frío y de todo y conseguimos el pase a la UEFA un año más.

-Años más tarde llegó llegó la Champions, donde anotó el primer gol de la historia del Celta en la competición.

-Sí, la verda es que el Celta nunca había jugado Champions y tuvimos la fortuna de que nuestros nombres quedarán grabados en la historia del club, y el mío si cabe un poco más por meter ese primer gol y también el 1.900 del equipo en Liga, frente al Racing de Santander. Por eso insisto en que fueron años fantásticos

- Como defensa, no marcó muchos goles, pero sí importantes.

-He tenido esa fortuna, sí. También en el Levante hace tres años marqué el primer gol en la historia de la UEFA. He metido pocos, pero algunos de ellos han quedado para la historia y siempre es algo grato para un profesional.

Militó en el Cetla entre los años 1999 y 2004
Militó en el Cetla entre los años 1999 y 2004

-Dejó su sello también en el 7-0 al Benfica. ¿Qué huella tiene de ese partido?

-Ese lo recuerdo mucho porque no es normal que se den esos resultados en Europa, y menos cuando dada la cercanía entre las ciudades medio campo era afición portuguesa, vino muchísima gente. Es ese partido en el que te sale todo, que cada vez que llegas metes mientras el Benfica apenas crea peligro. Fuimos una apisonadora. Sabíamos que teníamos que entrar bien al partido desde el principio y todo se nos puso de cara.

-Hablaba de resultados habituales, otro de esos fue el mítico 4-0 a la Juventus.

-Sí, habíamos perdido en casa 1-0 con gol de Kovacevic de falta y nos daban la eliminatoria por perdida. Era el equipo de Zidane, Conte... Jugadores importantísimos. Sabíamos que no iba a ser fácil, y más siendo un equipo italiano, que siempre se encierran tan bien. Pero confiamos en nosotros, teníamos claro que pese a la dificultad que suponía, podíamos darle la vuelta. Estábamos tan convencidos que prueba de ello es que marcamos a los 30 segundos. Luego ya ellos se quedan con uno menos y lo conseguimos. Rendimos a un nivel altísimo en competiciones europeas.

-¿Dónde residía para usted el secreto del éxito?

-Sobre todo en que nos conocíamos perfectamente todos. Cada futbolista sabía la forma de jugar del que tenía delante de su posición y el que tenía al lado. Jugábamos de memoria. Sabíamos lo que le venía mejor a cada uno, si le favorecía el pase largo o al pie... Diferentes cosas que uno estudia y trabaja todos los días en el entrenamiento y que habíamos aprendido a la perfección. Hubo un grupo que estuvo muchos años juntos y eso, quieras que no, termina saliendo por algún lado.

Celebrando un gol junto a Berizzo, Gustavo y José Ignacio
Celebrando un gol junto a Berizzo, Gustavo y José Ignacio

-¿Qué papel juega el Celta en la carrera de Juanfran?

-Prioritario. Para mí venirme al Celta fue el mejor acierto, lo he tenido siempre muy claro. Profesionalmente, este club me lo dio todo. Es lo que comentaba antes: cuando un equipo va a por ti dos años seguidos, por algo es, tienen un interés importante y creo que acerté plenamente. Me sentí valorado, querido por la afición y profesionalmente pude jugar todos los años en Europa y el último en Champions. El Celta también me dio la oportunidad de jugar un mundial. Cosas que sin el Celta no sé si las habría conseguido.

-Mencionaba su paso por la selección, en la que debutó siendo celeste. ¿Qué le supuso?

-Son cosas que jamás olvidas. Un futbolista profesional, aparte de sentirse querido y realizado en su campo, busca jugar un campeonato importante para defender a tu país, ya sea Eurocopa o Mundial. Me siento muy afortunado en ese sentido.

-Habla de que se sintió muy querido, pero su salida, en el 2004, generó cierta polémica. ¿Cómo vivió todo aquello?

-Es más fácil de lo que la gente piensa. El club necesitaba vender, necesitaba pasta, así de claro me lo dijeron. Había una oferta por mí de cuatro millones y medio, si no recuerdo mal, y no hay más. Me transmitieron que Segunda no iba a ser lo mismo y que necesitaban deshacerse de jugadores. Llegó la oferta del Besiktas y el Celta no se lo pensó.

Tras el partido en el que se consumaba el descenso del 2004
Tras el partido en el que se consumaba el descenso del 2004

-¿Se sintió injustamente tratado de manera puntual en ese momento?

-Hay que entender a la gente. Soy una persona que tanto profesional como personalmente entiende todo tipo de críticas. Hubo un sector que criticó mi salida porque decían que me iba por el descenso, cuando había imágenes mías llorando, tanto del descenso como de cuando me fui. Al final la realidad la conocemos el club y yo y desde la distancia no se pueden entender las cosas igual. Para mí aquel descenso fue muy doloroso. Y soy una persona que vino dos veces el Barcelona a por mí y no monté nada ni salí en prensa contándolo. Es la prueba más clara de que siempre fui fiel al Celta.

-Y a día de hoy, ¿se considera seguidor del club?

-Sí, claro, de hecho mantengo dos pases y vengo a Vigo un mes y medio todos los veranos, y en navidades. La considero mi casa y estoy encantando de venir. Mi mujer es de aquí, pero aunque no fuera por eso te puedo asegurar que seguiría viniendo, porque tengo grandes amigos aquí.

-¿Cómo está viendo al Celta actual?

-Lo veo muy bien, realmente ilusionante. Es un equipo que desde hace dos o tres años se veía que iba de menor a más, que estaba haciendo las cosas con muchas ganas, dando pasos cortitos pero con seguridad. Y el fichaje y la reciente renovación de Berizzo, que fue compañero mío, estaba seguro de que era otra garantía de éxito.

.

-Muchos de los compañeros del Toto dicen que se le veía claramente la madera de entrenador. ¿Está de acuerdo?

-Sí, sin duda, como compañero ya le veías ese futuro. Cualquier comentario que hacía en el vestuario se le veía que iba para técnico y que lo podía hacer muy bien. Ahora lo estamos viendo. La seguridad que le da al Celta tenerle en el banquillo es muy alta.

-¿Se parecen en algo, aparte de la clasificación europea, el Celta de hoy y el de su época?

-No lo sé, no puedo decir si sí o si no. No puedo compararlos porque son equipos, momentos y situaciones diferentes. Cada momento se ha vivido de una forma diferente y ojalá pueda llegar a ser igual que cuando estuvimos nosotros.

Votación
4 votos
Comentarios