Vlado Gudelj A Rúa se ha caracterizado siempre por ser una peña muy viajera

Vlado Gudelj A Rúa, 22 años poniendo al Celta por delante

La peña se fundó en 1993 y siempre se ha buscado que los niños sean celtistas frente a la competencia de los grandes


Vigo

Cuando echa la vista atrás y se pone a recordar momentos relacionados con la peña de la que fue el primer presidente, a Joaquín Macías Salgago, Juaco, se le agolpan los recuerdos. No en vano, el colectivo celtista de A Rúa, hoy bautizado como Peña Vlado Gudelj A Rúa, es uno de los más veteranos de cuantos conforman la familia celeste. Él mismo lo fundó en 1993 junto con otros dos amigos y, aunque hace tres años cedió el testigo a Alberto Pérez Forno, actual presidente, él también sigue completamente vinculado a la agrupación.

Ampliar imagen

CEDIDAAlgunos integrantes, pidiendo autógrafos a Míchel Salgado

Ampliar imagen

CEDIDAIntegrantes del colectivo, en Balaídos

Iniciaron su actividad en diciembre de 1993 y a partir de ahí vinieron los primeros -a la final de Copa frente de Sevilla o a Balaídos para un Celta-Barcelona- de mil y un viajes. Y las cenas, con presencia de multitud de jugadores. «Estiveron con nós Vicente, Ratkovic, Gudelj...», recuerda Juaco. Este último pasó a darles nombre en abril del 96, tras la firma de un convenio con el Celta. «Eu quería poñerlle o nome de Vicente, pero as mulleres xa sabes: Gudelj era o máis guapo. O caso é que deseguido nos conquistou a todos. É o noso patrón», le reconoce. Seguido de cerca, eso sí, por Moncho Carnero, que les ha apoyado siempre desde los inicios y al que le tienen especial cariño. 

La peña lleva todo este tiempo luchando por que el Celta se imponga en las preferencias de los más pequeños a Barcelona y Real Madrid. «Os nenos é normal que vaian cos que gañan. Durante moitos anos levamos aos rapaces de Primaria e Secundaria aos partidos de Balaídos o director dun dos colexios da Rúa, Alfredo Guitián e máis eu», destaca. Asegua que no cree en quienes dicen que son «primeiro do Madrid e logo do Celta, porque cando namoras falo dunha muller, non de dúas, e con isto pasa o mesmo», reivindica.

Ampliar imagen

CEDIDAEntrada de la final de Copa del 91, uno de sus primeros viajes como peña

Ese amor despertó en Macías cuando tenía doce años, aunque desde los seis ya había prestado atención al equipo por jugar allí un primo suyo, José Luis Abad Macías. «Daquela para ver un equipo de primeira había que ir a Vigo. Eu tiña envidia daquela afección, da festa que se vivía cada vez que xogaban. E quixen ser un máis deles», recuerda. Desde entonces ha tenido tiempo no solo de serlo, sino de transmitírselo a los suyos. «Á miña muller non é que lle guste moito o fútbol, pero é do Celta, por suposto. E o meu fillo, aínda que leva moitos anos vivindo na Coruña, tamén. ¡Pobre del se non!». 

Juaco recuerda que para una peña de fuera a veces la distancia no es demasaido llevadera. «Son douscentos quilómetros. Un de Vigo ten o estadio ao lado, pero a nós cústanos gosolina, o tempo, o carné, moitas veces a cea ou a comida... É complicado», indica. También por eso, pide al Celta que haga alguna que otra visita a las peñas que, como ellos, están lejos. «O ano que ascendeu o equipo a primeira co anterior presidente estiveron aquí grazas a Crespo, veciño noso que fora médico do clube. Foi na época de Gustavo López, Silva...». También Mouriño estuvo en A Rúa, en el año 2007, compartiendo tiempo con los escolares locales y acompañado por un Gudelj que «aunque desde que é delegado está máis liado», nunca les ha dejado de lado.

Ampliar imagen

CEDIDAEstán especialmente orgullosos de la labor realizada con los niños, llevándoles a Balaídos para fomentar el celtismo

Durante estos años llegaron a estar representados por la Federación de Peñas y a firmar convenios tanto con el Celta como con su Fundación. Incluso tuvieron un equipo de fútbol sala que en su día les dio un empujón importante en lo que se refiere al número. Actualmente superan el medio centenar de integrantes, y las cenas y los viajes vuelven a ser una constante, como en sus mejores tiempos.

Ampliar imagen

CEDIDACon su homenajeado y «patrón» de la peña, Vlado Gudelj

Coinciendo con unos problemas de salud del primer presidente, la peña -con sede en el Bar Paco de A Rúa- tuvo una etapa de parón. «Eu mesmo seguín pagando a cuota para seguir pertencendo á Federación de Peñas a pesar de que case non tiñamos actividade». Afortunadamente, él se recuperó y pudo retomarla. Además en el actual presidente ha encontrado el relevo perfecto. Y su esfuerzo durante tantos años con los niños se ha traducido un cetismo rejuvenecido y activo en A Rúa. Por otros 22 años. 

Votación
4 votos
Etiquetas
Zona celeste