«Estar entrenando con la gente de la que eres aficionado es un sueño»

Brais y Alende se muestran felices por realizar la pretemporada con el primer equipo y motivados para intentar ofrecer su mejor versión

.

Vigo

Dos de los canteranos que realizan la pretemporada con el primer equipo, Diego Alende y Brais Méndez, han sido los protagonistas en sala de prensa esta mañana. El central del filial ha valorado su reciente renovación, anunciada ayer. «Estoy muy contento, llevábamos tiempo hablándolo, el club ha confiado en mí y espero devolvérselo en forma de trabajo». Sobre su futuro, recordó que es jugador del filial, pero que estará «para o que necesiten». «Hacer la pretemporada para mi es un premio enorme. Voy a estar en el filial todo el ano y si me necesitan voy estar ahí».

Brais, por su parte, también ha incidido en el privilegio que le supone estar a las órdenes de Unzué. «Es un sueño, todos lo que venimos de abajo queremos estar arriba, competir y estar entrenando con la gente de la que eres aficionado es un sueño», repitió. En ese sentido, explicó que aunque se fijan y se sienten bien tratados por todos los jugadores por igual, los canteranos siempre son un ejemplo especial. «Todos son cercanos, no te puedes quedar con uno, pero siempre te fijas más en los que vienen de abajo como tú, el caso de Hugo o Iago, porque son de la cantera».

Alende comentó que se siente «bien» como lateral, aunque va «poco a poco». «Estoy a disposición para la posición en la que me necesite, central o lateral, no tengo ningún tipo de problema». Y preguntado por la marcha de Samu al Barcelona B, no ahondó en el tema. «Creo que es una decisión personal suya, no he hablado con él en los últimos días. Es un tema que hay que respetar y si él decidió eso seguro que es porque vio que era lo mejor».

También Brais está a disposición de Unzué con la idea de «luchar, porque el sueño es el primer equipo». No cree que el cambio de técnico les afecte. «Tú eres jugador del filial y que te llame el primer equipo es un premio. El trabajo suele ser parecido, no se nota mucho», algo que aplicó también al B. «El nivel de exigencia siempre es muy alto aquí y cuando lleguen los que faltan va a ser mayor. Hay que estar al máximo siempre para intentar no notar la diferencia», resaltó Alende.

Votación
2 votos
Comentarios