Aspas cierra su año inolvidable

El moañés superó su techo goleador, lideró al Celta y se consolidó en la selección

.

x. r. c. vigo / la voz 13/06/2017 15:46 h

Iago Aspas inició formalmente sus vacaciones el mismo día que se cumplían dos años de su regreso a casa. Tres semanas después de acabar su temporada con el Celta y tras vivir los dos últimos duelos de la selección española (uno desde el campo y otro desde fuera) pone punto y final al año de su consagración. Por protagonismo, por presencia y sobre todo por goles. Porque el moañés rompió su techo con 27 dianas, siendo el máximo realizador español, y por fin pudo cumplir el objetivo de alcanzar la selección española absoluta.

La evolución de Iago en los dos últimos años ha sido brutal. Llegó del Sevilla con menos del millar de minutos en el zurrón, muchos de ellos en la Copa del Rey, y en las dos temporadas completas que ha vivido en el Celta superó siempre el listón de los 3.000 minutos, registro que confirma la importancia capital del delantero en el cuadro vigués.

Además, Iago asumió el liderazgo del equipo de forma natural tras la marcha de Nolito. Aspas comprendió en el curso de su regreso que el andaluz era la referencia y que él tenía que redimirse tras dos malas experiencias. Lo hizo aportando 18 goles y participando en 40 de los 46 partidos que disputó el equipo de Berizzo en el ejercicio 15/16.

Fue el punto de arranque para la mejor temporada de su historia. Desde el principio asumió el mando (incluso con una capitanía) y poco a poco se fue convirtiendo en más importante en el juego. Tanto, que a Lopetegui no le quedó más remedio que convocarle para la selección y aunque entró por la lesión de Diego Costa en la cita de noviembre, lo hizo para quedarse. Desde entonces ya ha marcado en Wembley y se ha convertido en un fijo en todas las convocatorias. «Vine por la desgracia de la lesión de un compañero y el míster me dio la oportunidad en Wembley. Lopetegui siempre me da mucha confianza, charla bastante conmigo. Es ese plus que te da para seguir trabajando y hacer las cosas bien», comentó la semana pasada sobre su papel en la Roja.

La selección se ha convertido el premio a su rendimiento en el Celta, en donde rompió todos los registros para finalizar la Liga con 27 goles, lo que significa que ha marcado un tanto cada 136,9 minutos que ha jugado. Y eso que en el tercio final de Liga jugó como teórico extremo derecho, aunque su tendencia siempre fue jugar por dentró.

Renovado en el Celta, con cinco años más de contrato y con una cláusula de 40 millones, el gran reto es mantener el mismo nivel la próxima temporada con Juan Carlos Unzué en el banquillo.

Con el cuerpo técnico de Luis Enrique el moañés no coincidió en Vigo. Fue el año que estuvo en el Liverpool, en donde vivió quizás su peor experiencia como futbolista. Porque en estos dos años Iago ha demostrado por encima de todo que el Celta es su lugar en el mundo. De ahí la gran diferencia de rendimiento.

Votación
7 votos
Comentarios