Imagen:

Choque de trayectorias

El Genk acumula ocho partidos sin perder como local en Europa y el Celta solo cayó en su salida a Ámsterdam por un resultado (3-2) que le llevaría a la prórroga

x. r. c. vigo / la voz

El Genk no ha perdido ninguno de sus ocho partidos como local en la Europa League, con cinco victorias y un empate en su haber. Pero el Celta solo ha caído en una de sus siete salidas e incluso el único resultado adverso (3-2 en el Ámsterdam Arena) le serviría en esta ocasión para ir a la prórroga. Además, los de Berizzo han ganando en las tres últimas visitas por 0-2 (Grecia, Ucrania y Rusia).

El Luminus Arena es por ahora un coto cerrado en la Europa League. Allí han caído el Buducnost montenegrino (2-0), el Cork City irlandés (1-0) y el Lokomotiva croata (2-0) en la previa. En la fase de grupos Sassuolo, Athletic y Rapid salieron derrotados en sus visitas a Flandes, lo mismo que el Astra rumano en dieciseisavos. El único que arrancó un empate, estéril, fue en Gent en una eliminatoria de octavos resuelta en la ida. «Ellos son muy buenos, con capacidad para hacer gol en cualquier momento. Tenemos que intentar estar muy bien atrás -comenta Andreu Fontás-. En las otras dos eliminatorias también conseguimos dejar la portería a cero, que sería para nosotros importantísimo en este partido. De no ser así, hay que salir a atacar y a intentar meter goles».

Ese último es el único resultado que metería al Celta en semifinales de cuantos se han dado, pero los números del conjunto vigués a domicilio también infunden respeto a cualquier rival. En cinco salidas: tres victorias, un empate y una derrota. Los triunfos han sido consecutivos y todos ellos por 0-2 en partidos con vitola de finales: en Atenas para superar la fase de grupos, en Járkov cuando estaba todo en contra y el Shakhtar ya casi tenía la bola metida en el bombo, y en Krasnodar ante un nuevo rico ruso. Antes, habían empatado a un gol en Bélgica con el Standard. La única derrota, por 3-2, llegó en la visita al Ajax con un once de circunstancias.

Fontás, el central, admitió ayer que estas citas sirven de guía para mañana: «Nos tomamos un poco los partidos que hemos jugado fuera de casa como referencia, creo que han sido muy buenos, hemos dejado la portería a cero en los dos, hemos marcado en los dos; los dos precedentes son muy buenos, pero no nos tiene que llevar a un exceso de confianza porque cada partido es diferente en el fútbol».

El choque estadístico todavía tiene un segundo punto de fricción. El Genk no conoce la derrota en casa cada vez que se ha medido a equipos de la Liga española. El pasado mes de octubre fue el Athletic quien cayó por un 2-0 inapelable, pero antes habían empatado allí Valencia, Real Madrid y Mallorca. Por contra, el Celta tampoco ha perdido ante un rival belga. Como visitante ganó una vez y empató otra en Lieja con el Standard. De su visita al Brujas también arrancó un empate. Mañana puede prolongar la serie.

 

Dos equipos con números ofensivos similares

La estadística de esta temporada en la Europa League pone de manifiesto la profunda vocación ofensiva del Genk y Celta y la igualdad de la eliminatoria de cuartos de final.

Para comenzar, el Genk demostró en Vigo su capacidad ofensiva y los números le colocan como el máximo goleador de la competición con 24 tantos, los mismos que la Roma, ya eliminada. Su promedio por partido es de 2,1. Cinco goles más de los marcados por los vigueses en idéntico número de partidos (once). La media del equipo de Berizzo es 1,7. Por contra, el Celta presenta un poco más de músculo defensivo, con dos goles menos encajados (11 frente a 13).

En el capítulo de acierto en el pase, la estadística solo arroja un punto de diferencia a favor del Celta. El Tucu Hernández es el mejor pasador de todos.

Votación
1 votos
Etiquetas
Liga Europa Eduardo Berizzo Andreu Fontás Claudio Beauvue Valencia Celta UEFA
Comentarios