Imagen:

El triunfo de la identidad

El Celta propuso fútbol, presumió de oficio y añadió ilusión para dar forma a una noche histórica en la que derrotó al Krasnodar (0-2) y se clasificó para cuartos


Con oficio, con ganas, con fútbol y con corazón alumbró el Celta una nueva página en su historia al derrotar al Krasnodar por 0-2 en Rusia. Por cuarta vez estará entre los ocho mejores de la Europa League, y esta vez lo hace gracias a los goles de dos canteranos y al esfuerzo coral. La amarga despedida de la Copa en Vitoria enseñó a los hombres de Berizzo que renunciar a su identidad era un callejón sin salida, por eso en Krasnodar jugaron a lo suyo, a querer ser protagonistas, a buscar la puerta contraria y a echar mano de la experiencia cuando la noche se torna más oscura.

el once

Un equipo de postín

Esta vez Berizzo fue a lo seguro. No hubo experimentos y el Celta salió a jugar al fútbol y a buscar un gol que le metiese en cuartos. Lo hizo con un once de gala plagado de jugones habituados a tener la pelota en los pies. Con Fontás en la defensa para dar más salida de balón, con tres centrocampistas internacionales que llevan la posesión en el ADN y que aportan jerarquía y entrega, y con una línea de vanguardia tan variopinta como de calidad. Porque las prestaciones de Aspas, Sisto y Guidetti son tan diferentes como necesarias.

el planteamiento

El debate de la presión

Celta y Krasnodar honraron al fútbol con sus planteamientos. Los dos quisieron la pelota, fueron ambiciosos y elevaron a la enésima potencia la teoría de la presión. Porque si algo marcó el partido fue la intensidad con la que los dos equipos fueron a por el balón y el triunfo. Los célticos llevaron al extremo los marcajes individuales y cada vez que se quedaban sin la pelota acosaban a su par de manera agónica para robar balones. El doble pivote formado por Radoja y Hernández hizo un trabajo brutal de recuperación, sobre todo en el primer tiempo, donde la colocación celeste brilló especialmente, ya que el segundo estuvo más roto y las pizarras se relajaron.

el ataque

Nombres a falta de ocasiones

Al Celta le costó atacar. El Krasnodar defendió con corrección y a los vigueses les pesaban las piernas a la hora de superar la línea de tres cuartos. Abrir el campo y que los laterales doblasen a Pione y Aspas resultaba casi imposible, y a los de Berizzo les faltó un poco más de tranquilidad y precisión para encontrar espacios. Pione Sisto, que ya es de la escuela de Bongonda empezando las jugadas de forma brillante y acabándolas a trompicones, fue el que más daño hizo desbordando una y otra vez a su lateral, pero sin concluir. Quizás faltó pausa y sobró precipitación, pero entre Hugo Mallo y el Rey de las vaselinas encontraron la llave de la portería rival. Porque a donde no llega la pizarra, lo hace la calidad.

la clave

Defender con balón

Vitoria, la eliminación del Sevilla en la Champions, o incluso la del Manchester City, sirvieron al Celta para tomar nota. Defenderse sin balón no acostumbra a dar buenos resultados para los vigueses, así que tras marcar el primer gol, y tras soportar las embestidas normales del Krasnodar, optaron por defenderse con la pelota al pie y en campo contrario. Manteniendo la ambición inicial, pero sin arriesgarse lo más mínimo en la finalización. De este modo, si el equipo perdía el esférico, a los vigueses les daba tiempo a replegarse y reconstruir la muralla. La teoría de que la mejor defensa es un buen ataque puesta en escena en el brillante estadio del Krasnodar.

sufrimiento

Hora de tener oficio

Si algo se ha achacado al Celta en algunas contiendas ha sido la falta de oficio para cerrar partidos y manejar tiempos, algo que sí tuvo ayer el equipo vigués, que fue capaz de leer el duelo, calmar los nervios -con algún rifirrafe innecesario- y jugar con inteligencia, aunque eso no conlleva vivir en una balsa de aceite. Los chicos del Toto supieron sufrir en los momentos delicados a base de ayudas, esfuerzo y un trabajo defensivo colectivo que estuvo a gran nivel. Las ayudas y la solidaridad cortaron cada arreón de los rusos. Cuando fue preciso, Hernández retrasó más metros y afianzó el trabajo del apercibido Radoja; entre Aspas y Wass se turnaron para echar una mano a Hugo Mallo, Guidetti se encargó de fijar a los centrales para impedir que todo el Krasnodar se echase al ataque y apabullase al Celta, Aspas recorrió kilómetros a destajo y los centrales presumieron de solvencia.

seguridad

Sin encajar a cuartos

Europa cura los males visitantes del Celta. De toda las salidas que ha tenido el equipo, tan solo en el Ámsterdam Arena, con un once con muchos cambios, perdieron los vigueses. En el partido de Krasnodar los célticos fueron capaces de ganar y de no encajar goles, un examen mayúsculo para un equipo al que las dudas defensivas parecen amontonársele en la Liga. Los célticos han contado por victorias sus últimos cinco compromisos continentales y quieren seguir adelante. Prolongar el sueño y encontrar en Europa la recompensa a un trabajo encomiable.

SERGIO ÁLVAREZ 7

La Europa League le va como un guante al portero, que ayer volvió a realizar paradas de muchísimo mérito. Se crece en el continente.

HUGO MALLO 9

Su esfuerzo fue encomiable. No pudo mostrarse tanto como le gustaría en ataque, pero cuando lo hizo, marcó un gol fundamental.

FONTÁS 7

Cumplió cada vez que el Krasnodar se acercó. Dio salida de balón al equipo y estuvo seguro en todas sus intervenciones. A gran nivel.

CABRAL 7

No se permitió ninguna licencia. Cortó y solventó por la vía rápida cada balón que llegaba cerca de sus dominios. Aporta tranquilidad.

JONNY 7

Tan solo una vez logró el Krasnodar penetrar por su banda. Está a un nivel estratosférico. Ayer no se permitió tantas alegrías ofensivas.

RADOJA 7

Muy serio durante todo el partido y concentrado. Recuperó balones y en la segunda parte supo frenar las embestidas. Se manejó con una amarilla.

HERNÁNDEZ 8

Gran partido del chileno, cortando y creando. Aportó en el juego aéreo y se sacrificó. Acabó el partido machacado a golpes.

WASS 7

Nunca negocia su entrega. Quemó kilómetros, se dejó la piel ayudando en tareas defensivas y sacó un par de faltas bien botadas.

PIONE SISTO 7

Sacó a relucir su cambio de ritmo característico. Percutió por la banda pero se queda sin ideas a la hora de finalizar jugadas o centrar.

IAGO ASPAS 9

Puso más esfuerzo que ocasiones y, como los grandes jugadores, en el momento clave marcó el gol de la tranquilizad. Y de vaselina.

GUIDETTI 9

Fue el autor de las dos asistencias. Supo leer el desmarque de Aspas y habilitó el balón para el primer gol de la noche. Esforzado y enchufado.

JOZABED -

Entró en el campo para refrescar al agotado Wass y aunque no aportó nada nuevo, sí cumplió con su cometido ayudando al grupo.

RONCAGLIA -

Con el partido atado, entró al terreno de juego para reforzar la defensa y cumplió su labor. Estará fresco para el partido en Riazor.

BEAUVUE -

Fue el último cambio, casi anecdótico. Tocó un par de balones y se echó una carrera por la banda derecha, pero sin llegar a generar peligro.

Votación
7 votos
Etiquetas
Champions League Iago Aspas Eduardo Berizzo Liga Europa Pione Sisto John Guidetti ADN Hugo Mallo Theo Bongonda Manchester City Facundo Roncaglia Sergio Álvarez Jozabed UEFA Claudio Beauvue Celta
Comentarios