Galicia suma ya casi 10.500 hectáreas de cortafuegos, el 74 % en la zona oriental

Nueve de los diez distritos con más franjas de seguridad están en Ourense y Lugo

.

santiago / la voz

Galicia cuenta con una red de cortafuegos en sus montes que alcanza ya un total de 10.445,48 hectáreas y que está concentrada en aquellas zonas en las que hay más riesgo de incendios o en las que el fuego puede ocasionar más daños. Es decir, en Ourense y Lugo, en las que están diseminadas el 74,4 % de las franjas de protección contra los fuegos que existen en la comunidad. No en vano, de los diez distritos forestales con mayor extensión de cortafuegos, nueve están en estas dos provincias, mientras que el único fuera de estos territorios está en Pontevedra, concretamente en Caldas-O Salnés.

Ourense es la provincia gallega en la que el fuego es un mayor problema y también, por lo tanto, en la que más cortafuegos hay. Exactamente, 4.391,05 hectáreas, el 42 % del total. Sus cinco distritos forestales están entre los diez con más franjas de protección contra los incendios. El que más tiene es el de Verín-Viana, con 1.619,65 hectáreas; seguido de Valdeorras-Trives, que con 842,78 hectáreas ocupa el tercer puesto en el ránking global; A Limia (725,84) figura en el sexto; O Ribeiro-Arenteiro (669,62), en el séptimo; y Miño-Arnoia (533,16), en el noveno. 

Lugo cuenta con 3.386,02 hectáreas de cortafuegos, el 32,4 % del total de Galicia, y cuatro de sus cinco distritos forestales están entre los diez con más extensión de esta red. El que se sitúa a la cabeza en esta provincia es Lugo-Sarria, que con 871,47 hectáreas es el segundo en el ránking gallego. Le siguen Terra de Lemos, con 835,58 hectáreas y en cuarto puesto, Terra Chá (820,12 y quinto) y Fonsagrada-Os Ancares (624,88 y octavo). A Mariña Luguesa es el único distrito forestal de esta provincia que no figura entre los diez primeros en Galicia en lo que a superficie de cortafuegos se refiere y es uno de los territorios que siempre se ponen como ejemplo de cómo un monte ordenado sufre menos incendios. Y así es. Por eso tan solo precisa de 233,97 hectáreas de franjas de protección, una extensión que le coloca en el puesto decimosexto del ránking.

Medio Rural lanza una campaña para sensibilizar a la población con el lema «Faite cortalumes» La siguiente provincia con mayor extensión de cortafuegos es Pontevedra, con un total de 1.525,7 hectáreas, el 14,6 % del total. Caldas-O Salnés, con 502,19 hectáreas, es el distrito forestal con más franjas de seguridad y el único no situado en la zona oriental de la comunidad que entra entre los diez de esta clasificación. Le siguen Deza-Tabeirós, con 416,31 hectáreas, Vigo-Baixo Miño (369,68) y O Condado-A Paradanta (257,52).

A Coruña, con 1.142,72 hectáreas, solo representa el 11 % de los cortafuegos que hay en Galicia. Donde más hay es en el distrito forestal de Barbanza, con 262,07 hectáreas, seguido de Ferrol (246,47), Santiago-Meseta Interior (226,33), Bergantiños-Mariñas Coruñesas (223,44) y Fisterra, con tan solo 184,41.

Precisamente, la idea del cortafuegos como elemento de protección contra los incendios es la que ha escogido la Consellería de Medio Rural para la nueva campaña que, bajo los lemas de Son cortalumes y Faite cortalumes ha lanzado para sensibilizar a los gallegos del peligro que representan los fuegos en los montes y de la necesidad de que todos los ciudadanos se impliquen activamente en esta lucha. Se trata de una iniciativa que busca sensibilizar a través de mensajes en los medios de comunicación y las redes sociales que serán difundidos por conocidos personajes del mundo de la cultura, la comunicación y las artes, como Xosé Ramón Gayoso, Susana Seivane, Luis Davila o Lucía Pérez, entre otros.

Votación
6 votos
Comentarios