Galicia congela por quinto año los precios de las tasas universitarias

Cada crédito cuesta 12 euros, frente a los 18 de media en España y los 25 de Cataluña

.

santiago / la voz 25/05/2017 05:00 h

Galicia volverá a ser en el curso 2017-2018 la comunidad más barata de España para ganarse un título de educación superior. Por quinto año consecutivo se congelan las tasas en el conjunto de los grados, y sería el séptimo si solo se tiene en cuenta las primeras matrículas -el 78 % del total-. Para Feijoo, que informó de esta decisión tras la reunión semanal del Consello da Xunta, «este é o noso xeito de entender a defensa da educación pública, facéndoa accesible de verdade, e non só falando». El presidente cree que de esta forma ningún gallego dejará de acudir a las tres instituciones del sistema universitario por cuestiones económicas, «porque noutros lados pagarán máis», eludiendo además que el posicionamiento de la familia pese más que «o talento e o esforzo».

El acuerdo alcanzado entre la Administración autonómica y los tres rectores de A Coruña, Santiago y Vigo, que será avalado en dos semanas por el decreto que fija los tarifas académicas, permite mantener el precio del crédito en 11,89 euros, mientras que la media estatal se sitúa en los 17,77 euros y Cataluña se dispara hasta los 25,1 euros.

Segundo puesto en másteres

En el caso de los másteres, Galicia continúa en el segundo puesto de las comunidades con las tasas más bajas, con una media de 26,49 euros, mientras que en toda España suben hasta los 37 y en Cataluña, de nuevo la más cara, se acercan a los 66. Solo Castilla-La Mancha presenta unos precios medios más económicos, ya que los alumnos pagan algo menos de 16 euros por crédito. Según los datos del Ministerio de Educación, desde el 2011 el precio de los másteres en España ha subido de los 26 euros por crédito hasta los 37, con la comunidad catalana como punta de lanza, con una subida relativa de los precios de los másteres de un 137 % en tan solo un lustro.

«Isto é xusto para os estudantes e para Galicia», reivindicó el jefe del Ejecutivo, quien también quiso medir en clave doméstica el importe que la Xunta ha asumido en los últimos años. Así, cada familia con un hijo realizando estudios superiores de grado ahorró 350 euros por curso, y 660 si se trataba de un máster. En total, el ahorro en un ciclo completo es de 1.400 euros por estudiante. A efectos de la Administración, son 170 millones los euros que han dejado de desembolsar las familias gallegas.

Motivos de las diferencias

Esta cifra global se desprende de las subidas mínimas de los precios públicos -el IPC- entre el 2009 y el 2012, y de la congelación de las primeras matrículas que a partir del cambio del sistema para la actualización de las tasas se aplicó anualmente, ya con vigencia hasta el próximo curso 2017-2018. Antes de la reforma del 2012, era la Conferencia General de Política Universitaria, en la que participaban el Ministerio de Educación y las comunidades, la que aplicaba las subidas teniendo como referencia el IPC interanual del mes de abril, al que le ha llegado a añadir hasta cuatro puntos porcentuales. Desde entonces, los Ejecutivos autonómicos han iniciado una política de tasas muy dispar, generando notables saltos entre las universidades públicas.

El conselleiro niega inseguridad en la selectividad, casi «idéntica» a la anterior

El conselleiro de Educación, Román Rodríguez, negó en el pleno del Parlamento de Galicia que la actual selectividad (denominada ABAU) cause inseguridad jurídica a ningún grupo de estudiantes, ya que al final, y tras los cambios que fueron produciéndose, es «practicamente idéntica» a la anterior, a la PAU.

El conselleiro respondía así al socialista Luis Álvarez, quien recordó a Rodríguez la investigación abierta de oficio por la valedora do pobo. El titular de la cartera de Educación mostró su «máximo respecto» por el trabajo de la oficina de la valedora, que calificó de «absolutamente neutral», aunque «otra cousa é que acerte sempre». Para el conselleiro, las dudas que se planteaban en la citada investigación ya están aclaradas, y la Xunta se muestra firme en anular la exención de gallego a los que solo hicieron 1.º de bachillerato fuera de Galicia.

Financiación para cien contratos de investigadores predoctorales de hasta 23.500 euros

La Consellería de Educación va a financiar cien contratos temporales para garantizar la formación inicial de los investigadores gallegos entre este año y el 2020. El Consello da Xunta dio el visto bueno a la convocatoria de este curso para las ayudas de apoyo a la etapa predoctoral en las tres universidades gallegas, en organismos públicos de investigación y otras entidades vinculadas al I+D+i de la comunidad. En total, según el departamento dirigido por Román Rodríguez, se movilizarán 7,4 millones, con contratos que oscilarán entre 20.500 y 23.500 euros.

De esta última modalidad de contrato se impulsan 57 puestos predoctorales enfocados a potenciar las trayectorias de investigación vinculadas a áreas estratégicas. Otros 43 investigadores que preparan sus tesis en ámbitos con más dificultad de inserción en el mercado laboral -ciencias sociales, artes y humanidades- tendrán una ayuda máxima de 20.500 euros.

Ambas convocatorias incluyen estancias en el extranjero por tres meses -entre el 1 de marzo y el 31 de octubre del 2018- respaldadas por un máximo de 4.500 euros adicionales en función del destino.

Desde mantenimiento de barcos a pastelería o limpieza de edificios

La Xunta también ha aprobado seis nuevos currículos de Formación Profesional básica, así como otro más de grado superior. Los títulos son: Organización e control de obras de construción; Actividades de panadería e pastelería; Actividades domésticas e limpeza de edificios; Mantemento de vivendas; Fabricación de elementos metálicos; Instalacións electrotécnicas e mecánica; y Mantemento de embarcacións deportivas e de recreo. Con estos siete, son ya 112 los títulos de FP creados desde el 2009, una apuesta que ha permitido a esta opción educativa adelantar al bachillerato en número de alumnos. El Gobierno autonómico defiende que los nuevos currículos están adaptados a las necesidades de la economía gallega y se ajustan al sistema nacional de cualificaciones.

Votación
6 votos
Comentarios