Detenido en A Coruña un okupa que se negaba a salir de una casa

Amenazó a los vecinos de A Sardiñeira: «Os voy a matar a todos»


A Coruña / La Voz

Agentes de la Policía Nacional lograron detener sobre las 16.20 horas de ayer a un joven okupa en la calle Agra de los Mallos, en A Coruña. El hombre fue trasladado a la comisaría para prestar declaración y se le acusa «de amenazas graves, incluso de muerte, de tenencia de armas y de okupar una vivienda».

Los hechos ocurrieron a partir de la una y media de la tarde. A esa hora, el joven llegó al número 6 del Agra de los Mallos, una pequeña casa unifamiliar. «Reventó la cerradura y se metió dentro», cuenta Manel, uno de los vecinos que denunció la ocupación.

Este vecino, encargado de vigilar la vivienda, le llamó la atención, «con toda educación, rogándole que se fuera», asegura. Pero el okupa no atendió a las peticiones «y vino hacia mí con un martillo en la mano amenazándome de muerte y con la intención de pegarme».

Los vecinos de Manel, incluida su mujer, embarazada de seis meses, salieron en su ayuda. «A mí me amenazó con un cuchillo. Tuve mucho miedo y me escondí detrás de mi marido», dijo la mujer. Mari, otra residente, le hizo frente, pero también tuvo que escapar ya que la amenazó con darle una paliza y con que no volvería a ver a sus hijos.

Tras estos enfrentamientos, el joven se encerró en la casa. Amarró la puerta al marco con una cadena que enlazó a un candado. Desde el interior aguantaba la puerta con sus manos para que nadie pudiese forzarla.

Sobre las tres de la tarde llegó una patrulla de la Policía Nacional. Los dos agentes le pidieron que abriese la puerta para tratar de identificarlo, pero el joven no les hizo caso. Al contrario, aun sabiendo que los policías estaban allí, continuó insultando y amenazando de muerte a los vecinos, entre los que había menores. «A ti, mierda -refiriéndose a Manel-, por la noche te vas a enterar. Voy a ir a por ti. Te voy a matar», decía. 

«Teño medo, xa non saio hoxe»

«Voy a traer a todos los yonquis de la ciudad. Voy a convertir esto en otro Penamoa», gritaba el hombre desde el interior de la casa. «Os vamos a matar a todos, chivatos de mierda», decía.

Un vecino, ya mayor, estaba en estado de nerviosismo. «Hoxe hai fútbol pola noite, pero teño medo, xa non saio a velo», dijo muy preocupado.

Mientras, uno de los agentes del 091 llamó solicitando refuerzos. Hasta el lugar llegó otra patrulla de la Policía Nacional con otros dos agentes. Uno de ellos tomó el mando. Se dirigió a la casa y trató de convencer al okupa. «Ábreme la puerta. Quiero identificarte», le dijo. El joven se negaba. «Si me abres no te llevo detenido, si tengo que derribar la puerta tendrás que venir a comisaría», le dijo el agente.

La negativa continuaba. En ese momento los cuatro agentes del 091 comenzaron a patear la puerta con fuerza y cuando estaban a punto de derribarla el okupa la abrió. Los policías le dijeron que saliera con las manos en alto. Una vez fuera lo agarraron por debajo de ambos brazos y lo llevaron hasta uno de los coches patrulla y desde allí a la comisaría.

Otros dos agentes se quedaron en el lugar. Uno de ellos recogió del interior de la vivienda el martillo y el cuchillo con los que el hombre amenazó a sus vecinos y los guardó en el coche patrulla. Luego llegó la titular de la vivienda, le hicieron entrega de ella y ahora va a tapiar los accesos.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdegalicia.es Port 80
Etiquetas
Policía Nacional Okupas A Coruña ciudad
Comentarios