Los jabalíes causan ya diez accidentes al día en las carreteras de Galicia

La Xunta ensaya con orina sintética de lobo como repelente de estos animales en varios tramos de la red autonómica

Los accidentes con jabalíes en cifras.$pieImg Los accidentes con jabalíes en cifras

redacción / la voz 16/02/2017 05:00 h

El jabalí se ha convertido en una amenaza para el tráfico en Galicia. Solo el año pasado se han producido alrededor de 3.500 accidentes en las carreteras gallegas (diez al día), una cifra que ha ido aumentando progresivamente en los últimos años. Galicia es, después de Castilla y León, la comunidad con más siniestros causados por estos animales salvajes. Los atropellos de jabalíes representan un tercio de todos los accidentes que se producen en la comunidad. El problema es grave. Lo demuestra este dato: solo en la red de carreteras dependientes de la Xunta, las más afectadas por el jabalí en Galicia, se han contabilizado 5.800 accidentes en los últimos diez años.

La lucha contra la expansión del jabalí y su entrada masiva en las carreteras no es fácil. Las Administraciones titulares de las vías han reforzado las vallas de protección en los tramos más complicados, pero los expertos saben que el jabalí es tozudo y sus rutas son difíciles de variar. Técnicos de la Consellería de Infraestruturas están probando orina sintética de lobo como repelente del jabalí. Las pruebas se están realizando en carreteras de la provincia de Lugo, las más afectadas por la invasión de esta especie salvaje. La orina de lobo como repelente se está utilizando en combinación con feromona de jabalí, una sustancia atrayente que se esparce en zonas de paso de fauna para desviar al animal hacia esas vías seguras.

La superpoblación de esta especie está causando numerosos problemas en fincas y cultivos. Al caer la noche, el jabalí inicia sus desplazamientos en busca de comida. Destroza cosechas y se aproxima a zonas urbanas en las que sorprende a una población poco acostumbrada a verlo tan cerca. Causa grandes daños, pero nada comparable a los que puede provocar en las carreteras. La irrupción inesperada de un animal en la calzada representa siempre un peligro para los conductores, y las consecuencias se miden en función de la velocidad a la que circulen los vehículos implicados. Por eso preocupa la frecuencia con la que el jabalí está entrando en la red viaria, en la que hasta el momento la mayoría de los siniestros se saldan solo con daños materiales.

Pero en Galicia no solo el jabalí es un problema en las carreteras. Si a los accidentes que provoca se suman los causados por el corzo, los datos se disparan. En los últimos diez años se han producido casi nueve mil accidentes por la irrupción de jabalíes y corzos en la calzada de las carreteras gallegas, los últimos anoche en carreteras de Begonte, un corzo, y de Castroverde, un jabalí.

El domingo es el peor día y las horas de más riesgo son entre las siete de la tarde y medianoche

Con la caída de la noche el jabalí sale a buscar su comida. Y atraviesa montes, caminos y carreteras. Entre las siete de la tarde y la medianoche se producen la mayoría de los accidentes de tráfico con estos animales de protagonistas, con una punta máxima entre diez y once de la noche, cuando se producen el 17 % de los siniestros. La falta de luz y el incremento de los movimientos de las manadas explican la accidentalidad con animales a esas horas. También puede coincidir con momentos de más intensidad de tráfico, en especial entre las siete y las nueve. Eso ocurre toda la semana, pero se produce con mayor claridad el domingo, sin duda el peor día para circular por tramos de carretera con riesgo de paso de fauna salvaje.

Los expertos encuentran una explicación para definir los domingos como el día de mayor riesgo en carreteras frecuentadas por jabalíes, también a esas horas de la noche. En esa franja horaria, en la que el jabalí se suele mover, se produce un repunte del tráfico en casi toda la red de carreteras con los conductores que regresan a sus domicilios habituales después de pasar el domingo o el fin de semana en las casas familiares o en segundas residencias.

Votación
15 votos
Comentarios