Los policías gallegos se adaptan a los últimos métodos de robo

Asisten a cursos sobre las nuevas técnicas que usan los ladrones


a coruña / la voz

«Los choros hacen cursos de cerrajería para abrir puertas. Así que nosotros tenemos que prepararnos para saber reconocer las herramientas en un registro, evitar robos o sortear una cerradura para entrar en un domicilio en una intervención». Con esta afirmación comenzó Juan Cundíns su exposición en el primer seminario de cerrajería y técnicas de apertura orientadas a la actividad policial que se celebra en España. Tuvo lugar en el cuartel coruñés de Lonzas, en donde el sindicato UFP y la Jefatura Superior de Galicia compartieron con los policías (se repetirá en toda la comunidad autónoma) los métodos más avanzados que se emplean en la actualidad para asaltar viviendas y vehículos. Desde un simple limpiaparabrisas hasta sofisticadas ganzúas eléctricas. La amalgama de herramientas que emplean los cacos es enorme.

Cualquier aparejo, por insignificante que parezca, puede ser útil para abrir una puerta porque, «según un estudio de la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), el 80 % de las cerraduras que hay en España son antiguas o de baja seguridad», subraya Cundíns.

Además, el secreto de una buena protección, más allá de una puerta robusta o unos buenos anclajes, está en disponer de un bombillo diferente a los de nuestro entorno. «Cada tipo de bombín tiene su método de ataque. Si tenemos uno de seguridad, mejor, pero a veces tener uno viejo te puede salvar de ser robado, porque ponemos en una dificultad al choro, que va preparado para un mecanismo diferente», subraya Cundíns antes de poner un sorprendente ejemplo: las cerraduras de las urbanizaciones.

Peligro en las urbanizaciones

«Cuando se construyen, pongamos, trescientas viviendas en una zona, nos encontramos con que se usa el mismo tipo de cerradura y bombín. Eso es una ventaja para el caco, que si lleva herramientas adecuadas para una puerta le servirán para todas. Ahora, si llega a una que tiene un bombillo diferente, entonces pasará de ese domicilio porque sus utensilios no le servirán», enfatiza. Por este motivo, recomienda «cambiar el bombillo de la puerta de casa y poner uno diferente al de los vecinos».

Más sorprendente aún resulta la revelación sobre la coincidencia de llaves. «Aunque las combinaciones de pitones y contrapitones podrían dar seiscientas variedades de llaves de cada modelo, la realidad es que solo se comercializan unas 65 de cada uno. Si volvemos a la urbanización de trescientas viviendas, cada vecino compartirá llave con cinco más, que podrían acceder a tu domicilio con su propia llave», explicó.

Entre los cuidados a tener, Cundíns se refirió a los vehículos. Y, a modo de anécdota, explicó la facilidad que existe para amplificar la señal de una llave de las que abren las puertas por proximidad. «Uno puede estar en casa durmiendo, que si tiene el coche en la calle se lo pueden abrir amplificando la señal. Para eso, o se desactiva este tipo de apertura, o se confecciona una caja especial para la llave o se mete en el congelador. Tan sencillo como eso», apostilló.

Votación
4 votos
Etiquetas
Sucesos Cuerpos de Seguridad Policía Nacional
Comentarios