Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

La marcha de Turkish deja en evidencia la política aeroportuaria en Galicia

Oporto se queda en exclusiva con la ruta a Estambul en solo 13 meses

Vigo / La Voz, 11 de marzo de 2016. Actualizado a las 15:44 h. 24

0
0
0
0

Solo durante trece meses ha conseguido Galicia no sucumbir a la competencia de Oporto en la ruta que desde ambos lados de la frontera enlaza con Estambul, la puerta aérea de Oriente y Asia. De nada ha servido a Lavacolla haber comenzado a explotar dos años antes que el Sá Carneiro el vuelo con el que desde mayo del 2013 se unió por primera al noroeste de la Península Ibérica con la terminal turca.

La competencia de Oporto hizo que Santiago perdiese primero el año pasado cuatro de los siete vuelos semanales con los que había llegado a reforzarse tras el estreno inicial con tres frecuencias. Pero además, mientras el vuelo de Lavacolla cuenta con un desvío al norte para hacer una escala en Bilbao con la que aumentar el volumen de pasajeros en cada avión para hacer rentable el vuelo, el del Sá Carneiro fue dotado desde el primer momento de más capacidad, viaje directo y con precios más ajustados por la competencia que en la misma ruta generó la irrupción de la TAP portuguesa.

Aunque Turkish elude por ahora una explicación oficial de su marcha de Santiago, desde el entorno de la aerolínea se apunta a que no acabaron de ver cumplidas sus expectativas, fundamentalmente por la atomización del mercado aéreo gallego y no ser percibido como un vuelo para toda la comunidad. Ambas circunstancias acabaron por abrirles las puertas de Oporto dos años después de aterrizar en Santiago, para paradójicamente posibilitar que sus vuelos sean utilizados por viajeros de la zona sur de Galicia y bajar aún más su tráfico en Lavacolla.

Desde que llegó a Santiago Turkish movió en los seis meses del 2013 en los que operó 19.603 pasajeros; en el 2014 fueron 33.349, y el pasado año, con la pérdida de cuatro frecuencias, cayó hasta los 17.677. En enero de este año ya no llegó a los mil, con niveles de ocupación no muy altos, pese a reducir en ocasiones el tamaño de los aviones con los que opera ahora en Lavacolla. La «baja afluencia» que se argumenta extraoficialmente desde la aerolínea turca como motivo de su marcha de Galicia sirve pero en sentido contrario para que la que ha sido elegida como la mejor compañía aérea de Europa en los últimos años anuncie que a partir de mayo operará diariamente desde Oporto.

El nuevo fracaso de la inexistente coordinación aeroportuaria en Galicia, que se suma a la marcha Air France de Peinador en octubre pasado después de once años de servicio, no ha sido subsanada ni por un inoperante comité de rutas, en el que el Ministerio de Fomento no ha logrado poner de acuerdo en nada a los alcaldes de las ciudades gallegas con aeropuerto, ni tampoco la Administración autonómica ha acabado por proponer un plan convincente en el que las tres terminales no compitan entre sí por las mismas rutas.

Reconocimiento del fracaso

«É un fracaso, en consecuencia é un fracaso como Galicia. Volvemos a fracasar na nosa política aeroportuaria», reconocía ayer en ese sentido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, al valorar la marcha de Turkish, según informa Elisa Álvarez. Pero entonada así la culpa de manera colectiva, el responsable de la Administración gallega puso sus ojos en los alcaldes de las tres ciudades con aeropuerto en la comunidad. «Hai tres políticas aeroportuarias localistas, e ao final o local ás veces é incompatible co global, e esta é unha delas. Non é posible dividir entre tres, porque dividir aos galegos entre tres é ter menos Galicia», concluyó Feijoo.

El Ayuntamiento de Santiago trató de devolver la pelota acusando a la Xunta de «falla de implicación» en la consecución de una política aeroportuaria en Galicia, mientras la Cámara de Comercio compostelana también terció en el debate abierto por la marcha de Turkish asegurando que «no existe una política aeroportuaria» gallega.

El órgano cameral firmó hace solo quince días un convenio con la compañía turca para favorecer a los empresarios en sus desplazamientos comerciales, de la misma manera que el alcalde de la capital, Martiño Noriega, renovó el mes pasado un convenio con Turkish cuya validez queda ahora en nada. Eso sí, el regidor se abonó a una coordinación parcial con su homólogo de A Coruña, al considerar imposible llegar a un acuerdo con el socialista vigués.

La aerolínea ofrece vuelos de enlace gratis a los afectados por su marcha

Al día siguiente de conocerse los planes de marcha de Turkish Airlines de Santiago, la compañía de bandera turca ha empezado a enviar correos a los pasajeros que tenían billetes contratados para después del 3 de junio remitiendo al aeropuerto de Bilbao como nuevo punto de partida. Las comunicaciones no dan ningún tipo de explicación sobre el cambio de aeropuerto y remiten a un número de teléfono de atención al cliente. Sí ha trascendido que Turkish permitirá cambiar gratuitamente el billete de Santiago a cualquiera de los puntos en los que opera en la Península (Bilbao, Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia, Oporto y Lisboa), sin coste en el vuelo de conexión a cualquiera de esas ciudades con compañías con las que tenga la firma turca convenios de colaboración.

Publicidad

Comentarios 47