Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

«Nuestra vida se paró en el 2013»

El 17 de julio de hace tres años, Mercedes Rivero vio a su marido por última vez. Era taxista en Ourense. Su esposa y su hija siguen buscándolo por Galicia y Portugal

Ourense / La Voz, 09 de marzo de 2016. Actualizado a las 17:59 h. 16

0
0
0
0

Es difícil entender el dolor que sufren. Solo se percibe por las lágrimas que asoman en sus ojos cada vez que hablan de Elías Carrera Colmenero. Hoy se celebra el día de las personas desaparecidas sin causa, y la historia de Mercedes Rivero y de Sandra y Tamara Carrera refleja lo que supone una pérdida tan inusual en una familia. Llevan tres años esperando en Ourense por su esposo y su padre.

Desapareció el 17 de julio del 2013 de su casa. «Solo recuerdo que al mediodía oí cómo se cerraba la puerta, pero no le di importancia», dice Sandra. No sabía que sería la última vez que vería a su padre. No fue hasta horas después, cuando comprobaron que el taxi que conducía seguía en el garaje, cuando se percataron de que algo pasaba. «Al principio pensamos que habría sido un arrebato y que volvería a las pocas horas. Pero no fue así», relatan

A lo largo de este tiempo, Mercedes y sus dos hijas han recorrido toda Galicia y la zona de la raia portuguesa que linda con Ourense repartiendo fotos de su marido y padre, reuniéndose con posibles testigos o con personas que aseguraban haberlo visto. Pero a día de hoy no hay pistas. En todos estos meses por sus cabezas ha pasado de todo. «Llevaba tiempo triste, había bajado el ritmo de trabajo. Sin ganas de hacer nada ni de ver a gente. Pero con nosotras estaba bien. No tenía problemas económicos. Se acercaba la boda de una familiar y eso a lo mejor lo puso nervioso.... No se llevó nada de valor, ni su móvil, ni su cartera,...», especula la esposa. En realidad poco saben de las causas. «Intentas buscar una explicación. Así día tras día. Todas las mañana me levanto pensando en dónde estará y creyendo que me va a llamar. Estoy atenta a todo lo que ocurre. Si escuchamos que ha aparecido un cuerpo, sea donde sea, llamamos....», relata Mercedes. Y cuenta cómo una pista la llevó hasta Vigo. «Hace un año nos llamaron, fuimos rápidamente. Incluso yo recogí ropa de mi marido, por si estaba mal y había que arroparlo. Pero al final era una pista falsa. Te llevas muchas decepciones y tienes que reponerte. Hacemos todo lo que podemos y más, pero nada de nada», relata casi llorando. La familia de Elías Carrera sigue buscando y esperando. «Ahora mismo solo queremos saber dónde está. Tener noticias de él, sean cuales sean. Nuestra vida se paró en el 2013», afirma Sandra. «Necesitas saber si lo está pasando mal, si tiene algún problema, si hay algo que puedas hacer...», dice. El caso de Elías Carrera sigue abierto, aunque no hay actualmente ninguna pista, ningún hilo del que tirar. Por eso su familia sigue recorriendo localidades, reuniéndose con posibles testigos y haciendo todo lo posible para buscar esa esperanza que pueda terminar con su sufrimiento. «Sabemos que es mayor de edad -Elías tiene 63 años- pero si la familia lo reclama, como es nuestro caso, algo habrá que hacer», explican. La Asociación de Familiares de Personas Desaparecidas sin Causa Aparente (Inter-SOS) calcula que al año desaparecen en España alrededor de mil personas sin saber el motivo. Hay casos muy mediáticos, como fue el del joven Hodei Egiluz, desaparecido en Amberes en el 2013, cuyo cuerpo fue encontrado este año, o el del niño Jeremy Vargas, que fue visto por última vez hace nueve años. Pero también de familias anónimas, como la de Mercedes, que sufren lo que se denomina la angustia infinita. La fecha del 9 de marzo, para recordar a las personas desaparecidas, fue elegida en el año 2010 en recuerdo de Cristina Bergua, ya que fue ese día de 1997 cuando la joven, de 17 años y residente en Cornellá, desapareció de su casa. Todavía no se sabe nada de ella.

«Necesitas saber si lo está pasando mal, si tiene algún problema, si puedes hacer algo»

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 4