Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

El PSdeG retrasa hasta el verano la elección de su candidato y le da oxígeno a Besteiro

El aplazamiento de las primarias responde a un acuerdo con Abel Caballero y Pedro Sánchez

Santiago, 07 de marzo de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 23

0
0
0
0

En tiempos de tribulación, no hacer mudanza. Los socialistas gallegos se autoaplicaron ayer el dicho atribuido al fundador de los jesuitas y detuvieron el reloj de la elección de su candidato a la Xunta, al menos hasta que se despeje el mapa de la gobernabilidad a nivel de Estado y quede claro si habrá o no que repetir las elecciones generales. El PSdeG reunió ayer a su comité nacional, el máximo órgano del partido, con el único propósito de aprobar el calendario de unas primarias que estaban preseñalizadas para la primavera, pero el secretario general, José Ramón Gómez Besteiro, le dio un volantazo a los planes iniciales que pospone hasta el verano la llamada de los militantes a las urnas, al tiempo que le permite ganar tiempo y tomar oxígeno para intentar resolver su imputación judicial en el caso Garañón, un asunto que limita sus opciones de poder competir por la presidencia de la Xunta.

Todo indica que la decisión trasladada ayer por Besteiro al comité nacional es el resultado de un acuerdo a tres bandas, en el que participaron la dirección federal, con Pedro Sánchez al frente, y el alcalde de Vigo, Abel Caballero. Nadie ignora ya en el partido que el pacto sobre el aplazamiento de las primarias pudo cerrarse el pasado jueves por la mañana, cuando el líder del PSdeG se reunió con Caballero en el Concello de Vigo para compartir la nueva hoja de ruta.

Todos sin candidato

El propio Caballero se desplazó a Santiago para participar en un comité al que hacía muchos meses que no acudía para lanzar el siguiente mensaje: «No dejemos que nadie nos marque nuestros tiempos, por qué hacerlo nosotros cuando los demás no los marcaron todavía», dijo el alcalde, recordando que ninguna de las formaciones políticas que concurrirá a las autonómicas dispone todavía de candidato, «ni siquiera el partido que gobierna», en alusión al PP de Feijoo.

El hecho de que Caballero fuera el primero de las más de cuarenta personas que intervinieron antes el comité, que lo hiciera sin límite de tiempo y que sus palabras fueran para respaldar la posición de Besteiro, lo que hizo fue aplacar las críticas que algunos tenían ya preparadas para cuestionar abiertamente el aplazamiento de las primarias.

Y es que el número uno del PSdeG argumentó que convenía posponer la llamada de los militantes a las urnas debido «a todo o que está acontecendo neste país». En su opinión, el PSOE ha de centrarse ahora mismo en «poder formar goberno» en España e intentar que la celebración de unas nuevas elecciones «sexan a última opción».

Más aun, Besteiro destacó su plena disposición a escuchar primero la opinión del comité nacional socialista y de la dirección federal antes de decidir la mejor fecha para situar las primarias. Con el aval de Caballero, explícito, y con el plácet de Ferraz, implícito, pocos se atrevieron a cuestionar abiertamente la nueva hoja de ruta que, en la práctica, trasladará las elecciones primarias hacia el mes de julio, cuando se sobrepase la fecha estimada para la celebración, de ser el caso, de nuevas elecciones generales.

La posición oficial fue apoyada con intervenciones de personas como Lara Méndez, alcaldesa de Lugo; Alfredo García, presidente de la Fegamp; Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra o Álvaro Santos, portavoz de la Diputación de Lugo. Otros dirigentes críticos con Besteiro optaron por replegar velas, como José Blanco, Sánchez Bugallo o Mar Barcón, mientras que la voz más crítica se la reservó Marisol Soneira, ya que Beatriz Sestayo, secretaria local de Ferrol, acabó renunciando al uso de la palabra.

Los críticos dan un plantón en el comité y trasladan los reproches a las redes sociales

En el comité nacional que el PSdeG celebró ayer estaban casi todos los notables del partido. Tirios y troyanos. La guardia pretoriana de Besteiro, detractores como Pachi Vázquez, predecesor en el cargo, y otros que prefieren moverse por las zonas templadas como José Blanco.

A muchos de los críticos, que en los últimos días se creían legión, los cogió con el pie cambiado el apoyo de Caballero al aplazamiento de la elección del candidato a la Xunta. Antes incluso de que el alcalde de Vigo empezara a hablar para defender la vía propuesta por el secretario general, Pachi Vázquez ya había subido un comentario a su cuenta de Twitter en el que decía que el comité se convocó para aprobar la fecha de primarias y al final no hay fecha. «Suena raro», reprobaba. Curiosamente, el exlíder del PSdeG eludió intervenir dentro del comité, lo que provocó que le afearan su conducta exhibiendo su comentario. «É especialmente grave vindo dun exsecretario xeral», dijo el lucense Álvaro Santos, ganándose la ovación más cerrada de la reunión. También la ourensana Laura Seara trasladó su crítica a Twitter, sin hablar dentro, mientras por los pasillos no faltaban voces díscolas con su propio relato: «Aquí o que pasou é que houbo una cesión de poderes de Besteiro a Caballero. ¿Está claro, non?», comentó un cargo institucional.

Publicidad

Comentarios 14