Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

La nieve, el hielo y las consecuencias del temporal continúan dificultando la circulación en Galicia

La zona más afectada por la nieve en la mañana de este martes es Pedrafita do Cebreiro

Europa Press 16 de febrero de 2016. Actualizado a las 13:46 h. 1

0
0
0
0

La nieve, el hielo y las consecuencias del temporal continúan dificultando este martes la circulación en carreteras de las cuatro provincias gallegas, en las que es necesario transitar con precaución debido a las condiciones meteorológicas y a varios cortes.

Aunque las nevadas han disminuido en las últimas horas, la bajada de las temperaturas y las consecuencias que el temporal de lluvia y viento que afectó a Galicia durante el fin de semana mantienen la alerta en más de una decena de carreteras de la Comunidad.

Según los datos aportados por la DGT, la zona más afectada por la nieve en la mañana de este martes es Pedrafita do Cebreiro (Lugo), donde es necesario circular con precaución en la N-VI a su paso por la localidad y en la LU-633 hasta Triacastela. No obstante, el aviso en la zona es de nivel verde.

La nieve condiciona también la circulación en Ourense, donde es necesario transitar con precaución entre el kilómetro 11 y el 20 de la OU-121, en A Mezquita; y entre los kilómetros 18 y 26 de la OU-122, en Carballeda de Valdeorras, entre el Alto de Casaio y el límite provincial. En esta última zona el aviso continúa siendo de nivel rojo, se requiere el uso de cadenas y está prohibida la circulación de camiones, vehículos articulados y autobuses.

Cortes y desprendimientos

Un desprendimiento de tierra y piedras registrado el viernes mantiene cerrada por completo la circulación por la carretera LU-P-1410, que va hacia la parroquia de San Martín, en Cervantes (Lugo).

En Ourense, la autovía A-52 continúa afectada por el hundimiento de parte del pavimento y desprendimientos en las zonas de Melón -en el kilómetro 264 en dirección a O Porriño, con un carril cerrado-; y A Mezquita -en el kilómetro 115, con un carril cerrado-.

La misma vía, la A-52, también mantiene un carril de circulación cerrado en el kilómetro 301, a su paso por la zona de O Outeiriño, en Salceda de Caselas (Pontevedra), donde se ha registrado otro desprendimiento.

En Pontevedra, la DGT mantiene cortes parciales por desprendimientos y obstáculos fijos en la PO-253 a su paso por Cuartos de Borbén, en Pazos de Borbén -con un carril cerrado-; la PO-406 a su paso por la parroquia de Abelán, en Crecente -con circulación difícil-; y la CG-4.1 en Abelendo (Moaña).

El agua caída por las últimas lluvias también mantiene el aviso de nivel amarillo en la N-550 a su paso por Redondela, en Pontevedra, y la rotura el domingo de varias mamparas protectoras en el puente nuevo de la Variante de Noia (A Coruña) obliga a circular con precaución por el corte de la vía.

Heladas

La bajada de las temperaturas mínimas a lo largo de esta madrugada y la disminución de las precipitaciones ha activado la alerta por la posibilidad de que se produjesen placas de hielo en las vías gallegas.

Sin embargo, según la información facilitada desde el CAE-112 a Europa Press, esta circunstancia no ha motivado un gran número de incidencias en las primeras horas del martes.

Los servicios de emergencias de numerosos ayuntamientos de la montaña de Lugo y Ourense trabajan repartiendo sal en distintas vías para evitar la formación de placas de hielo, como es el caso de O Barco de Valdeorras, Manzaneda, A Gudiña o Folgoso do Courel.

En Castro Caldelas (Ourense), el GES solicitó poco antes de las 10,00 horas colaboración para ayudar a un vehículo que se había quedado atrapado en una placa de hielo.

Conductores particulares también han alertado a las fuerzas del orden de la presencia de hielo en carreteras de Triacastela (Lugo), en la N-640 en Silleda (Pontevedra) o en la PO-960 a su paso por Vila de Cruces.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0