Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Una discusión por un perro desemboca en un ataque homófobo en Santiago

Un matrimonio gay fue agredido por dos hombres que lo siguieron hasta el hospital

Santiago / La Voz, 11 de febrero de 2016. Actualizado a las 12:53 h. 17

0
0
0
0

Todo comenzó por una discusión por un perro, pero desembocó en una agresión que para las víctimas, Antonio y Roberto, un matrimonio que reside en Santiago, fue un ataque homófobo en toda regla que ha terminado con el primero de ellos con golpes en la cara que incluso le dificultan el habla.

El incidente tuvo lugar el pasado lunes sobre las 21 horas. Antonio fue a hacer la compra al supermercado de la cadena Familia que hay en la compostelana calle Galeras. Aprovechó para pasear a su perro, pero cuando llegó al establecimiento y quiso atar al animal en la puerta se encontró con que allí había otro can suelto y temió dejar sola a su mascota. Entró en la tienda y preguntó si alguien había dejado suelto al can llamando la atención sobre la necesidad de atarlos en la entrada para evitar problemas. «Nese intre e sen mediar palabra un home saltou por riba da caixa rexistradora e pegoulle cos dous puños na cara», denuncia Roberto, el marido de Antonio.

Ahí no acabó la cosa. Tras ese primer golpe, Antonio comenzó a ser objeto de insultos por parte de su agresor, de entre 40 y 50 años de edad, y de otro varón que lo acompañaba. Esas descalificaciones, que figuran en el atestado que realizó la Policía Nacional, estaban todas centradas en la opción sexual del agredido. Según figura en la denuncia, en el supermercado se pudieron oír frases del tipo «te crees el dueño de la calle, maricón de mierda» que, asegura Roberto, «todos os presentes puideron ouvir e supoño que as cámaras de seguridade do establecemento tamén gravarían a agresión».

Antonio llamó a la comisaría y a su marido. Los puñetazos que le habían dado en la cara le habían hecho sangrar «polo que aínda tivo que escoitar insultos como sidoso de merda, aínda me vas contaxiar», relata Roberto, que llegó antes que la policía al supermercado y tuvo también que soportar insultos homófobos. Cuando se presentaron los agentes, tomaron declaración a los presentes e identificaron a los dos hombres que, según los denunciantes, habían protagonizado un ataque que califican de «brutal» y que consideran que «o único motivo foi a homofobia e o machismo destas persoas, o tema do can foi un simple pretexto», explica la pareja del agredido.

Escoltados por los médicos

Una vez que llegó la ambulancia, Roberto decidió que su marido fuese al hospital y él fue hasta casa «para deixar alí o can e reunirme despois con Antonio», explica. Cuando llegó al Punto de Atención Continuada (PAC) del Clínico vio que en las inmediaciones también estaban, según asegura, los dos agresores. «Foi saír a fumar un cigarro e xa comezaron a insultarme, así que tiven que entrar de novo e nos perseguiron polos corredores ata que Antonio se agachou nunha sala e ata unha médica tivo que evitar que entraran», afirma Roberto, que añade que la policía tuvo que volver a presentarse en el PAC «e de alí tivemos que saír case que escoltados por médicos, enfermeiros e os gardas de seguridade, porque eles seguiron insultándonos e ameazándonos ata que entramos ao taxi».

Colectivos como Ultreia LGTBI, 7 Cores Compostela o el PSdeG-PSOE, así como el Concello de Santiago y su alcalde, Martiño Noriega, han condenado el ataque que también consideran un acto homófobo. También el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, y la diputada nacionalista Carme Adán condenaron la agresión. El conselleiro, además, recordó que Galicia impulsó una ley que promociona la igualdad de trato y la no discriminación por identidad de género y avanzó que trabajan en un protocolo para cuestiones de identidad de género.

Publicidad

Comentarios 9