Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

En Marea no se plantea otro escenario que no sea tener grupo propio en el Congreso

Los seis miembros de la coalición recogieron sus actas de diputados en el Congreso

Madrid, 09 de enero de 2016. Actualizado a las 01:34 h. 48

0
0
0
0

La coalición tripartita En Marea no se plantea otro escenario que no sea contar con grupo parlamentario propio en el Congreso, ya que considera que cumple los requisitos legales exigidos, como son superar las barreras de los cinco diputados -tiene seis- y del 15 % de sufragios en cada provincia. Así lo aseguró a la Voz Alexandra Fernández, que actúa como portavoz en un primer turno rotatorio de seis meses, tras recoger en el Congreso su acta de diputada junto a sus cinco compañeros. «Entendemos que no cabe otra opción», aseguró categórica, aunque el reglamento de la cámara no solo pone esas dos condiciones para permitirlo, sino también que no pueden formar grupo separado diputados que pertenezcan a un mismo partido ni los que «al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado».

«Es un día histórico para Galicia porque por primera vez los gallegos vamos a tener grupo parlamentario propio en el Congreso», señaló Fernández, dándolo por hecho, aunque el PP, el PSOE y Ciudadanos se niegan a que tanto En Marea, como En Comú Podem y Compromís lo tengan. La portavoz se cerró en banda y no quiso hablar de otras fórmulas, como sería formar un grupo técnico con el resto de diputados de las coaliciones valenciana y catalana con el argumento de que el reglamento establece que se puede formar grupo si se unen al menos 15 diputados. «Nosotros nos presentamos con la voluntad de conformar un grupo propio, eso es lo que está encima de la mesa y no contemplamos otra posibilidad», insistió. «Los diputados que fuimos elegidos por En Marea somos diputados de En Marea, no de Anova ni de Podemos ni de Esquerda Unida, somos más que la suma de las partes», añadió.

Para Fernández, si no se les permite lograr su objetivo sería por medio de una decisión política, no jurídica. «Si la mesa del Congreso, por una decisión política, nos negara tener grupo los partidos que tomen esa decisión tendrían que dar cuentas porque no estarían entendiendo lo que la ciudadanía pidió cuando votó a En Marea», sostuvo.

Peligra el pacto en el Congreso

Esta pretensión de la coalición tripartita, que Podemos amplía a Cataluña y a Valencia, colisiona con un eventual pacto para la elección de la Presidencia y de la Mesa del Congreso. El resto de partidos se niegan a cumplir las expectativas argumentando que el reglamento de la cámara no lo permite.

En este sentido, el presidente de la Xunta, explicó que el plan de Podemos y de En Marea tendría como consecuencia que el tercer grupo en apoyo electoral tuviera más subvenciones públicas y más tiempo en la cámara con los cuatro grupos parlamentarios, uno de ellos el gallego, que los partidos con más representación. «Sería unha cuestión moi sorprendente», indicó, informa Elisa Álvarez. Para Alberto Núñez Feijoo, Podemos ha dejado claras dos prioridades de momento, hacer un referendo de independencia en Cataluña y tener más dinero y tiempo de intervención en el Congreso. En la misma línea se pronunció la presidenta andaluza, Susana Díaz, que consideró «engañoso» que quien se presenta como un partido «quiera ser cuatro», es decir, «recibir el dinero de cuatro partidos, tener asesores por cuatro partidos o las iniciativas y los tiempos de intervención de cuatro partidos».

La portavoz también defiende el «derecho democrático» de los gallegos a decidir

«Galicia tiene una serie de especifidades y entre ellas, como nacionalidad, está el derecho democrático a decidir, que los gallegos y gallegas decidan lo que quieren ser democráticamente». De esta manera Alexandra Fernández defendió el derecho a decidir de los gallegos, pero no quiso aclarar si el referendo de autodeterminación de Cataluña, que exige Podemos a Pedro Sánchez, es una línea roja para pactar. En su lugar, prefirió lanzar la pelota al tejado de los socialistas. «La línea roja la tiene el PSOE entre Susana Díaz y Pedro Sánchez», señaló. La portavoz de En Marea insistió en mostrar la división interna de los socialistas, a los que instó a decidir cuál va a ser su apuesta de gobierno, «si está por un Gobierno alternativo de izquierdas o por continuar siendo la pareja de baile del PP». Además, recordó que el PSC defendió en el 2012 el derecho a decidir y pidió al PSOE que recupere esa propuesta. Tras la ambigüedad mostrada por Fernández sobre el tema del referendo catalán, fuentes de En Marea señalaron que el referendo catalán sigue siendo una condición para pactar con los socialistas y, por tanto, una «línea roja». Aseguraron que tanto en Cataluña como en otras «naciones periféricas» existe una demanda social por el derecho a decidir de las personas y de los pueblos como máxima expresión de democracia que debe ser atendida. No contempla ninguna rebaja en este criterio, que en todo caso saldría de una reunión de la denominada mesa de coordinación política.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 61