Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Testigos aseguran haber visto a los sospechosos del accidente de Aguiño en un bar tras el choque

Los investigadores creen que la madre de uno de ellos habría llegado después para identificarse como la conductora del coche

Ribeira / La Voz, 03 de enero de 2016. Actualizado a las 13:42 h. 22

0
0
0
0

El misterioso accidente, de cuantiosos daños materiales, que tuvo lugar pocos minutos antes de la una y media de la madrugada del viernes en Aguiño, parroquia del municipio coruñés de Ribeira, sigue sin aclararse y, según parece, no habrá grandes avances hasta mañana. La principal hipótesis que maneja el equipo de la Guardia Civil de Tráfico que instruye las diligencias es que en el vehículo, un Volvo S?40, que chocó contra el muro de una casa, viajaban solo dos jóvenes de Ribeira que se habrían marchado del lugar tras el siniestro. El hecho de que luego apareciese la madre de uno de ellos y que es la titular del vehículo, para supuestamente identificarse como la conductora del coche en el momento del accidente, no hizo más que alimentar las sospechas de los agentes, sobre todo al comprobar que la mujer, de unos 50 años, no presentaba ninguna lesión pese a la violencia del accidente. Varios testigos explicaron que pocos minutos después del choque, los dos jóvenes fueron a un bar que hay en esa misma calle de Aguiño para tomar, supuestamente unas consumiciones con alcohol.

Huellas del accidente

En ese bar, lo ocurrido en la madrugada del viernes seguía siendo en la jornada del sábado el principal tema de conversación. Una persona relataba cómo los sospechosos tenían, en sus cuerpos, signos propios de haber sufrido un accidente de tráfico de cierta consideración, aunque no eran lesiones graves. Aún así, y según los mismos testigos, mostraban buen humor. Un vecino recordaba que uno de los ocupantes del coche, con sorna, le pidió a otro cliente del bar que le aparcase el turismo. A lo que este contestó: «Como vou aparcar o coche se ten o motor tirado na estrada».

Otro de los vecinos de Aguiño que estaba el sábado por la mañana en el bar añadió una frase muy ilustrativa para definir el estado en el que habrían aparecido los dos jóvenes en el local: «Estaban como nasas, non era o mellor estado para conducir un coche».

La Policía Nacional de Ribeira, que colaboró en el operativo de seguridad con la Guardia Civil de Tráfico, llegó a entrar en este bar de Aguiño para tomar declaración a algunos testigos que habrían coincidido con los dos chicos. Lo que parece estar confirmado es que ninguno de los dos fueron sometidos aquella noche a ninguna prueba de alcoholemia.

Publicidad

Comentarios 5