: Acusan al delegado de Loterías de querer cobrar la primitiva perdida

El único hombre que reclamó el premio hace un año lo denuncia por estafa

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El caso de la primitiva perdida en una administración coruñesa y premiada con 4,7 millones de euros dio un giro inesperado y sorprendente. Aquel hombre de avanzada edad que había denunciado el extravío del boleto justo una semana después del sorteo, en junio del año pasado, ha denunciado por estafa nada menos que al delegado en A Coruña de Loterías y Apuestas del Estado, Miguel Reija.

El hombre está convencido de que el responsable de ese organismo urdió junto a su hermano y otro lotero una trama para quedarse con el billete. ¿Por qué está tan seguro? «Porque todo cuadra». Según el abogado del reclamante, Jaime da Pena Gutiérrez, su cliente fue la única persona que reclamó el premio «en tiempo y forma», nada más percatarse de que los números del boleto premiado eran los suyos. Selló el billete en la administración del centro comercial Carrefour, de una apuesta y automática. A los pocos días acudió a un despacho junto al cementerio de Oza, donde le dijeron que el boleto no tenía premio. Curiosamente, esa administración cerró a las pocas semanas. Y cuando se presentó en la delegación de Loterías hace un año para contar lo que le había pasado, su delegado le dijo que el premio ya había sido cobrado. Aquello lo desanimó, «pero le quedó la mosca tras la oreja».

Cuando hace un mes salió la noticia de que el Ayuntamiento buscaba al dueño de la primitiva y leyó en el periódico que el boleto había sido extraviado en el despacho de loterías del hermano del delegado de Loterías, le dio «un vuelco al corazón». No se lo pensó y buscó un abogado para denunciar el caso.

La policía ya se ha movido desde entonces. Ha tomado huellas en la delegación de Loterías y al denunciante por si sus dedos fueron los que tocaron la primitiva.

El abogado del reclamante, Jaime da Pena Gutiérrez, está seguro de la tesis de su cliente. Es más, afirma que «si La Voz de Galicia no descubre hace un mes que el Ayuntamiento busca al dueño de una primitiva premiada con 4,7 millones, nadie se habría enterado y en dos años los que lo encontraron lo hubiesen cobrado». Lo dice porque le extraña que el delegado de Loterías haya mantenido en secreto durante un año la existencia de un billete premiado y cuando lo anuncia en el BOP lo único que pone es que se abre un expediente para la búsqueda de un boleto de lotería, «sin especificar nada más, ni la fecha del sorteo, si es bonoloto, euromillón o de Navidad, cuál es el premio, dónde se selló o dónde se encontró. Nada de nada».

El abogado insiste en que su cliente (M.?F.), «a pesar de su avanzada edad, reconoce perfectamente el boleto». Así es como cuenta lo que vivió ese hombre: «Hace más de un año llevó el boleto premiado a una administración, donde le dijeron que no tenía premio. Pero luego vio los números y se dio cuenta de que eran los suyos. En cuanto se lo comentó a sus hijos, estos acudieron a explicar lo acontecido a la delegación de Loterías, donde se abrió un expediente, del que a día de hoy se niegan a darle una copia o resguardo».

Posteriormente, «la policía tomó las huellas dactilares en dos ocasiones, una en la delegación de Loterías y otra en la comisaría de Lonzas». Meses después, el delegado de loterías «le dice que es imposible que sea el propietario de dicho boleto porque ya había sido cobrado».

Añade que «si ya es complicado que toque un premio de esas dimensiones, más todavía acertar antes de que salga en la prensa que alguien ha perdido ese boleto. Hace un año, solo mi cliente sabía de la existencia del boleto premiado».

El abogado considera que sobrepasa la realidad y casualidad que su cliente invente que ha perdido un boleto premiado con la cantidad exacta, en el día y hora exactos, un año antes de salir en la prensa.

El delegado de Loterías, Miguel Reija, no ha querido responder a la denuncia.

Más información Selección realizada automáticamente

 

Miguel Reija. M. I. Lorenzo