: «Non podo adiantar o que non teño»

Los profesionales de las ortopedias y los pacientes rechazan de plano el adelanto del pago de las prótesis anunciado por la Xunta, porque implicará que la gente renuncie por falta de recursos

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La Consellería de Sanidade ultima una norma por la que los pacientes tendrán que adelantar el pago de las prótesis ortopédicas. La medida no satisface a casi nadie. Profesionales de ortopedias y afectados la rechazan de plano. Los unos y los otros por la misma razón: muchas personas deberán renunciar a implantaciones de prótesis por falta de recursos económicos.

Rosa Rodríguez, de Ortopedia Peñalver, de A Coruña, tiene la convicción de que la decisión perjudicará al paciente. Apunta que en el sector existe el temor de que suceda lo mismo que con el copago farmacéutico: «Al no disponer del dinero para pagar por adelantado, habrá muchos que no usarán los productos, igual que ocurre con los medicamentos».

También ha explicado que hasta ahora el médico prescribía una hoja de prestación ortoprotésica que se correspondía con un baremo por el cual el paciente pagaba o no, y en caso de hacerlo «en el 95 % de los casos no eran más de 30 euros». Ahora, esa cantidad puede incrementarse hasta un máximo de 40.

Rosa Rodríguez desaprueba, por ejemplo, que por artículos como las sillas de ruedas o prótesis mamarias haya que abonar por adelantado 150 o 290 euros.

La situación de María Dorinda Brandón, una vecina de Carballo de 61 años, es paradigmática. El año pasado le implantaron una prótesis en la cadera derecha. Los médicos ya le advirtieron entonces que la de la izquierda correrá la misma suerte. «En xullo teño revisión e entón confirmaranme a data definitiva da operación». Sin embargo esta pensionista -tiene reconocida una invalidez permanente revisable- se muestra preocupada por la decisión de la Xunta según la cual los pacientes deberán adelantar el pago de las prótesis. «Na miña situación económica non podo adiantar uns cartos que non teño. ¿Que fago? ¿Vou pedir á igrexa? Porque evidentemente non vou pedir un crédito para que me operen. Antes sigo coa cadeira que teño, pese a dores que teño, ata que acabe nunha cadeira de rodas», sentencia.

«Acaban coa Seguridade Social»

Desde hace unos 15 años, el boirense José Ángel Yáñez Hermo va en silla de ruedas. La que utiliza en la actualidad es la segunda y, hasta ahora, la Seguridad Social corría con el gasto. Yáñez Hermo sabe que ahora tendrá que afrontar una parte del coste y afirma: «Pouco a pouco van liquidando a Seguridade Social».

Este hombre afirma: «Teño sufrido máis por cousas da Administración que polas enfermidades». Así, rechaza la medida del Gobierno. José Ángel Yáñez asegura que «todas estas disposicións son para os ricos, ¿que lles importa a eles gastar seis mil euros nunha silla. Sempre pagan os máis débiles».

Yáñez se pregunta si se verá obligado a pedir un préstamo cuando tenga que cambiar de silla. También indica que cambiar la batería del motor es muy costoso, al igual que realizar los arreglos.

«Contexto excepcional»

Más comprensivo con Sanidade se muestra Daniel Vega, un ribadense que preside Novas Xeracións del Partido Popular de la provincia de Lugo. En el 2009 una máquina elevadora le aplastó el pie izquierdo. Desde entonces lleva una prótesis, que en su caso fue sufragada por una mutua. Ve razonables las medidas aplicadas por la Xunta en un «contexto excepcional».

«Un cidadán que ten que usar unha prótesis a vai pagar en base á súa renda, o que é máis xusto e equitativo, tendo en conta que ata agora xa se pagaba. Podo comprender que haxa xente que o critique, pero penso que o que se terá que pagar non é excesivo, tendo en conta que, por exemplo, unha persoa desempregada non se verá na obriga de pagar nada», explica.

Comentarios
Opinar
*Todos los campos son obligatorios ( Normas de uso )
Datos personales
Opinión
José Ángel dice que tendrá que pedir un crédito para una silla. s. balvís