: Colombia investiga la Carioca y halla una trama de hijos falsos

La operación había concluído que el dinero que generaba la prostitución en clubes de Lugo podía acabar en este país

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La Fiscalía de Colombia atendió las solicitudes de la jueza lucense Pilar de Lara y llevó a cabo una investigación para conocer algunas de las ramificaciones de la operación Carioca (relacionada con la prostitución en clubes) en dicho país. Uno de los resultados fue el hallazgo de una trama o negocio montado con hijos falsos. El padre de la compañera sentimental del responsable de uno de los burdeles investigados en Lugo acumuló multitud de hijos que no eran tales. Aprovechando su doble nacionalidad, supuestamente los registraba como propios para que pudieran conseguir documentación española. Esa paternidad no salía gratis: los interesados tenían previamente que pagar.

Los investigadores españoles hallaron 11 hermanos a K. L. F., la mujer que supuestamente estuvo vinculada sentimentalmente al que fue responsable del club Eros, que fue incendiado hasta en seis ocasiones diferentes. Cinco hijos se los atribuían al padre de esta, L. F. I. La Fiscalía colombina, sin embargo, considera legítimos o biológicos de este a seis y ninguno de ellos tiene nada que ver con los que le otorgan en Lugo, a excepción de la mujer vinculada al burdel de la zona de Garabolos.

El fiscal colombiano encontró otros hijos del investigado, pero son falsos. Aparecen registrados en algunos municipios de Magdalena, uno de los 32 departamentos del país. Forman parte de la trama montada para registrarlos irregularmente, en notarías y registros, como hijos para que puedan conseguir la nacionalidad española y se establezcan en el país.

Para conseguir un padre artificial era necesario abonar diversas cantidades que, por ahora, no fueron concretadas en la investigación.

Comisión rogatoria

La jueza De Lara planteó una comisión rogatoria a Colombia para poder completar la investigación después de que el Servicio de Vigilancia Aduanera, encargado de la realización de la investigación patrimonial en la operación concluyese que el dinero que generaba la prostitución en clubes de Lugo podía acabar en Colombia.

En este sentido, la instructora planteaba a las autoridades colombianas que investigaran aspectos relacionados con el que había sido propietario del club Eros y también de su compañera sentimental, por considerar que el dinero de los negocios de prostitución que dirigían pudo ser empleado para la compra de diversos inmuebles en el país sudamericano.

Aun cuando la jueza de Lugo solicitaba que la investigación se realizara con premura y agilidad para evitar que los imputados o colaboradores pudieran deshacerse de los bienes y ganancias, los trámites se demoraron. De Lara estaba interesada en que los jueces y fiscales colombianos pudieran resolver en un mes. Sin embargo, tuvo que esperar casi medio año para conocer los resultados de los primeros pasos dados por las autoridades del ministerio público del país colombiano.

La instructora considera que la pareja a la que investiga es responsable de uno o varios delitos de blanqueo de capitales. Entiende que, al no tener otra clase de recursos, sus ganancias fueron obtenidas con negocios ilícitos.