primer proyecto de fusión de concellos : Los alcaldes de Oza y Cesuras celebran en el mes de enero el pleno definitivo

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Si no surge ningún contratiempo más, el año 2013 verá nacer el nuevo ayuntamiento formado por Oza dos Ríos y Cesuras, dos pequeños municipios de A Coruña que sumarán algo más de cinco mil habitantes. El proceso se ha convertido en otro campo de batalla de las fuerzas políticas gallegas, lo que ha obligado a sus alcaldes, Pablo González y Julián Lucas, a un sobreesfuerzo con el que no contaban a mediados de marzo, cuando posaron ante las cámaras junto al presidente Alberto Núñez Feijoo. En el próximo mes está prevista la celebración de los plenos en ambos concellos para la aprobación definitiva del expediente. De ahí será remitida a la Xunta y a la Diputación, y también pasará por el Consello Consultivo. Concluirá así la labor de estos dos pequeños ayuntamientos que se han convertido en el símbolo de una apuesta arriesgada para los tiempos de crisis. Por el medio aún se prevé una batalla judicial. El PSOE, en boca del secretario general provincial coruñés, Francisco Caamaño, anunció que recurrirá el sistema de votaciones. Así, en lugar de la mayoría simple, los socialistas exigen una votación favorable de dos tercios para dar luz verde a la fusión. Con esta medida, la mayoría del PP en Cesuras sería insuficiente.

Reunión previa con Rueda

Pero antes de ambos plenos, los alcaldes tendrán una reunión con el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, «para hablar de todo y más». El motivo es no dejar cabos sueltos una vez que el expediente llegue a los despachos de Compostela. Porque en este largo camino, Pablo González y Julián Lucas ya han comprobado las duras consecuencias de algunas promesas incumplidas de Administraciones y políticos del propio partido. De hecho, el regidor de Oza ha tenido que aparcar temporalmente sus esfuerzos en la fusión para acometer un duro ajuste con el despido de cuatro trabajadores municipales y la disección de su sueldo hasta dejarlo por debajo de los mil euros. El entorno de González habla aquí de esas «promesas con las que se contaba pero no llegaron».

Ambos alcaldes también han sido vistos con recelo por algunos colegas de la comarca, regidores también llamados a fusionarse pero que se resisten a compartir su cuota de poder. Muchos han anunciado a bombo y platillo la creación de consorcios de servicios. Pero la fusión de Oza y Cesuras llegará antes de que algunos de esos ayuntamientos consigan compartir el camión de la basura.